miércoles 18 de mayo de 2022
Policiales mujer | Gálvez | Salud

Acusan a la dueña de un geriátrico de Gálvez de causar "graves daños" en cuatro ancianas

El caso se ventila en los tribunales de Santa Fe y tiene como imputada a una mujer de 49 años que fue detenida por orden del fiscal del departamento San Jerónimo, Marcelo Nessier.

Una mujer de 49 años, identificada como M.C.F., oriunda de la ciudad de Gálvez, fue formalmente imputada en los tribunales de Santa Fe como la responsable de los daños que sufrieron en su salud cuatro ancianas que tenían asilo en un geriátrico de esa localidad. El caso forma parte de una investigación que lleva adelante el fiscal del departamento San Jerónimo, Marcelo Nessier, quien ordenó la detención de la propietaria de la residencia ubicada en Dorrego al 600.

El fiscal le atribuyó a la mujer el delito de “abandono de persona agravado (por el daño ocasionado a la salud de las víctimas)” y además solicitó que se trate la medida cautelar de prisión preventiva, la cual fue fijada para el próximo lunes a horario a definir por la Oficina de Gestión Judicial.

Mediante un comunicado de la Oficina de Prensa del Ministerio Público de la Acusación, el fiscal indicó que “la persona investigada, cuyas iniciales son M.C.F., estaba a cargo del asilo y tenía la obligación de cuidar a once ancianos que residían allí”. En tal sentido, manifestó que “con su accionar delictivo, la mujer causó graves daños en la salud de al menos cuatro octogenarias”.

marcelo nessier.jpeg
Marcelo Nessier, el fiscal del caso.

Marcelo Nessier, el fiscal del caso.

Nessier expuso que “los ilícitos sucedieron entre el lunes 28 de diciembre de 2020 y el jueves de la semana pasada”, y precisó que “la mujer puso en peligro la vida de quienes debía proteger”. Explicitó que “las víctimas son incapaces de satisfacer sus necesidades básicas sin la asistencia de otra persona y pasaron meses en una situación de total desamparo”.

El fiscal aseguró que “la imputada no les brindó a los ancianos la asistencia médica correspondiente, omitió higienizarlos de forma adecuada y les negó una alimentación acorde a sus requerimientos físicos”. En tal sentido, “se constataron úlceras, escoriaciones y alteraciones por falta de movilización en diferentes partes del cuerpo de las víctimas, así como signos evidentes de desnutrición”, sostuvo.