menu
search
Policiales Germán de los Santos | armas |

La historia de un empresario que se convirtió en el mayor traficante de armas de Sudamérica y fue atrapado en un pueblo cordobés

El empresario Diego Dirisio y su esposa Julieta Nardi tenían pedido de captura internacional por vender armamento a grupos criminales de Brasil por más de 230 millones de dólares.

La investigación que se originó en Brasil y que tomó el nombre de Dakovo, una ciudad turca donde se adquiría parte del armamento, sospecha que las armas terminaban en grupos criminales brasileños, como Primer Comando Capital (PCC).

La historia criminal de Dirisio no se gestó en Argentina, sino en Paraguay, donde se asentó hace poco más de una década, atraído por las supuestas ventajas de ese país para la importación de autos de alta gama.

Pero poco tiempo después, los vehículos de lujo quedaron al margen y el principal negocio pasaron a ser las armas, que Dirisio importaba de manera legal desde Paraguay de distintos países europeos.

Diego Dirisio 2.jpg

A través de la empresa International Auto Supply SA, que el argentino había instalado en Asunción, Dirisio importó más de 43.000 armas de Turquía, Serbia, República Checa y Eslovenia a Paraguay.

Esa cantidad de pistolas y fusiles estaban destinadas en teoría al mercado interno de Paraguay, pero a los investigadores brasileños no les cerraba una cuenta: según datos oficiales de la Dirección de Material Bélico (DIMABEL) en ese país hay registradas sólo 22 armerías para vender armas.

LEER MÁS ► Un empresario argentino importaba autos de lujo en Paraguay y terminó siendo el líder de una organización que traficaba armas a Brasil

En los papeles, las operaciones que ejecutaba Dirisio y Nardi parecían legales, salvo que para lograr la autorización de esas compras pagaba millonarios sobornos a militares de que “controlan” la DIMABEL, según confirmó a AIRE la fiscal paraguaya Fabiola Molas.

Y otra cosa más grave: las pistolas y fusiles –a los que les adulteraban la numeración en Ciudad del Este- terminaron en manos de los grupos criminales Primer Comando Capital (PCC) y Comando Vermelho.

El negocio no era el abastecimiento de armas al mercado legal a nivel local, sino que el destino final de las armas eran los grupos criminales brasileños”, explicó Molas a este medio.

Diego Dirisio y Julieta Nardi.jpg
Las operaciones que ejecutaba Diego Dirisio y su pareja Julieta Nardi parecían legales, salvo que para lograr la autorización de esas compras pagaba millonarios sobornos a militares.

Las operaciones que ejecutaba Diego Dirisio y su pareja Julieta Nardi parecían legales, salvo que para lograr la autorización de esas compras pagaba millonarios sobornos a militares.

Dirisio y su pareja estaban prófugos desde fines de noviembre, cuando el matrimonio desapareció de Asunción. El empresario sabía que la Policía brasileña estaba detrás sus pasos desde 2020. Lo acusaban de haber importado de manera legal más de 230 millones de dólares en armas que terminaban con la numeración limada en manos de PCC y Comando Vermelho.

La justicia brasileña sospecha que en Paraguay se filtró la información de su detención. Tienen argumentos para sospechar por los altos niveles de corrupción en Asunción. Luego de huir de Paraguay se habría instalado en Buenos Aires, donde este viernes fue detenido por efectivos de la Policía Federal y de Interpol. Ahora resta saber si la justicia federal argentina lo someterá a un juicio de extradición a Brasil, un trámite que puede durar mucho tiempo.

LEER MÁS ► Cayó en Medellín uno de los prófugos en la causa del aeródromo narco que funcionaba en Campo Timbó

Se sospecha que Dirisio pagaba coimas millonarias a los militares y funcionarios de la Dirección de Material Bélico (DIMABEL) para que habilitaran las importaciones de pistolas y fusiles de Croacia, Turquía y República Checa. Como Dirisio sabía que lo investigaban esperó el momento justo, más de 50 allanamientos en Paraguay y Brasil, para esfumarse con su pareja que era directiva en la empresa.

El empresario argentino estaba seguro de que tarde o temprano la Policía Nacional de Paraguay iba a tocar la puerta de su mansión. Por eso, su abogado presentó un habeas corpus el 4 de diciembre en el que planteó que la importación de armas se hizo de manera legal.

La jueza civil y comercial Vivian López rechazó el planteo. “La presentación se hizo de manera simultánea a los allanamientos, con lo cual queda claro que tenía la información de que se lo iba a detener por pedido de la justicia brasileña”, advirtió la fiscal. Brasil sospecha que en Paraguay le filtraron la información al empresario argentino.

Diego Hernán Dirisio empresario argentino en Paraguay importador de autos y traficante de armas 2.jpeg
La compras de armas a Croacia, Eslovenia, República Checa y Turquía, Diego Hernán Dirisio las realizaba con la firma International Auto Supply SA.

La compras de armas a Croacia, Eslovenia, República Checa y Turquía, Diego Hernán Dirisio las realizaba con la firma International Auto Supply SA.

Brasil llamó a la operación Dakovo, que es el nombre de una de las ciudades croatas de donde provenían las armas. La operación de adquisición de material bélico que montó Dirisio era bastante compleja.

Su principal estrategia giraba por las relaciones políticas que tenía en Asunción, donde tejió –según las fuentes judiciales consultadas por AIRE en Paraguay- un vínculo cercano con el exvicepresidente Hugo Velázquez, que renunció a su cargo y a la carrera presidencial en agosto de 2022, luego de quedar envuelto en un escándalo que no tiene muchos antecedentes en el mundo.

El gobierno de Estados Unidos le prohibió la entrada a ese país por considerar que participaba en “actos significativos de corrupción”. Velázquez era el favorito dentro del partido Colorado, que lo tiene como líder histórico a Horacio Cartes, para suceder a Mario Abdo. Fue finalmente otro dirigente colorado quien asumió al frente del país guaraní, el economista Santiago Peña.

Cómo era la estrategia del mayor traficante de armas de Sudamérica

La estrategia que usaba Dirisio para importar armas tenía aspecto legal. Por lo menos, contaba con la autorización de DIMABEL para comprar armas de Croacia, República Checa, Eslovenia y Turquía. Según detalló a este medio la fiscal Molas, en los últimos tres años adquirió unas 43.000 armas por un valor de unos 240 millones de dólares. La operación se realizaba con la firma International Auto Supply SA.

Diego Dirisio 1.jpg

El otro engranaje que había montado Dirisio era para pagar: la empresa contaba con las autorizaciones en Paraguay, pero no podía sortear los controles en el exterior. Para el giro de los fondos uno de los alfiles era un estadounidense que vive en Kansas, que también se encuentra prófugo. Por su participación tomó relevancia en la investigación el rol de Homeland Security.

Lo que se sospecha es que esta operación comenzó a montarse después de que Estados Unidos prohibiera la exportación de armas a Paraguay en 2019.

El gobierno norteamericano tomó esta medida porque el 41 por ciento de lo que se adquiría terminaba en el mercado negro y alimentaba la violencia de las organizaciones criminales brasileñas, como PCC, que coparon Paraguay, cuya matriz narco cambió en los últimos años, convirtiéndose a través de la hidrovía Paraná-Paraguay en un hub logístico de la cocaína que se produce en Bolivia y Perú.

Las armas que llegaban a Asunción no tenían como destino las 22 armerías que están registradas en Paraguay, sino Ciudad del Este, la zona de la triple frontera. El rol de los militares paraguayos era clave en la operación, ya que la Dirección de Material Bélico era la encargada de aportar las autorizaciones para la importación de las armas, como así también los controles de que llegaran a destino, algo que no ocurría.

Dirisio tenía aparte de los contactos políticos vínculos con la plana mayor de las fuerzas armadas paraguayas. Su nexo, según la investigación, era con el general Arturo González que utilizó influencias para nombrar al general Jorge Orué Roa en DIMABEL.

La justicia brasileña tiene conversaciones y mensaje de Whatsapp entre Arturo González y Eliane Marengo Subeldía, imputada y vendedora externa de International Auto Supply SA.