menu
search
Policiales Reconquista |

Jury a una jueza de Familia de Reconquista por demoras en los procesos y acoso laboral

Un tribunal de enjuiciamiento deberá analizar la prueba de la Procuración y de la defensa de Ileana Sinchez, tras denuncias por prolongadas demoras en las causas y malos tratos laborales.

La jueza de familia de Reconquista, Ileana Sinchez, se encuentra suspendida en su cargo desde febrero de 2023 sometida a un jury de enjuiciamiento. Este martes se realizó la audiencia de vista de causa en el Salón de Actos de la Corte de Santa Fe, en la que las partes expusieron sus pretensiones ante el tribunal de enjuiciamiento.

La acusación contra Sinchez fue sostenida por el procurador de la Corte, Jorge Barraguirre, quien, tras ventilar la evidencia contra la magistrada solicitó que sea destituida de su cargo. En tanto, los defensores Marcelo Parachú Marcó y Esteban Romero cuestionaron lo esgrimido por Barraguirre y solicitaron que Sinchez permanezca en el cargo que ocupa desde 2010.

El tribunal de jury, conformado por los Ministros de la Corte Roberto Falistocco, Maria Angélica Gastaldi, Rafael Gutiérrez, Mario Luis Netri y Eduardo Spuler, el senador Raúl Gramajo, la diputada Gerogina Orciani y los abogados Miguel Murtagh y Lilia Sosa Gerelli tendrán 10 días para analizar el expediente y resolver el destino de Sinchez.

LEER MÁS ► Admitieron una denuncia contra una jueza de Reconquista y la suspenden del cargo

TRIBUNAL ENJUICIAMIENTO.png
El tribunal de enjuiciamiento, conformado por los ministros de la Corte, representantes de la Legislatura y abogados de la matrícula tendrán diez días para resolver el destino de Sinchez

El tribunal de enjuiciamiento, conformado por los ministros de la Corte, representantes de la Legislatura y abogados de la matrícula tendrán diez días para resolver el destino de Sinchez

Demoras excesivas en causas de adopción

Sinchez atraviesa el jury con una doble acusación: excesivas moras en los procesos, en especial los que involucran a niños, niñas y adolescentes vulnerables, que deben definir su situación de adoptabilidad y tramitar la adopción; y malos tratos –acoso y abuso laboral- a empleados de su juzgado y otros funcionarios judiciales.

Barraguirre expuso una serie de casos en los que Sinchez excedía los plazos que establece el Código para controlar la legalidad de una medida de protección excepcional: de los tres días previstos, en algunas causas el proceso lleva “ocho años y contando”.

En similar sentido para resolver la situación de adoptabilidad de un niño o una niña, el Código establece 90 días; en algunas de las causas que tramita Sinchez esta situación llevó tres, cinco y hasta seis años, además de extensos períodos de tiempo en los que las causas se encontraron paralizadas.

El procurador remarcó que la jueza activó y dio curso a las causas una vez que llegó el pedido de informes de los expedientes desde la Procuración.

Otra de las demoras excesivas que según la acusación cometía Sinchez al frente del juzgado era con la guarda con fines de adopción, situación que según el Código se debe resolver de manera inmediata y a la magistrada le llevaba meses definir.

Finalmente, Barraguirre sostuvo que la jueza también acumulaba situaciones judiciales que debían resolverse de manera independiente, y que otorgaba guardas de menores a través de una llamada telefónica, sin ningún tipo de documentación.

Malos tratos

En cuanto a las situaciones de acoso y abuso laboral, el procurador sostuvo que Sinchez tenía un trato abusivo y humillante para con sus empleados y empleadas. Barraguirre expuso los términos con los que la jueza se dirigía: “atorranta, tonta, inútil, burra, bruta, cagón”, entre otras. Las situaciones fueron relatadas por 14 empleados del juzgado y siete integrantes del Poder Judicial (jueces, camaristas y fiscales).

“Los de Avellaneda merecen morir” y “a los negros hay que quemarlos” fueron dos frases endilgadas a Sinchez con las que el procurador finalizó su alocución y solicitó la destitución de la jueza.

LEER MÁS ► Reconquista: denuncian por violencia y maltrato laboral a una jueza de Familia

PROCURACION.png
El procurador Jorge Barraguirre solicitó la destitución de la jueza Sinchez

El procurador Jorge Barraguirre solicitó la destitución de la jueza Sinchez

Empleados vagos

A su turno, los abogados que representan a Sinchez, Romero primero y a continuación Parachú Marcó, sostuvieron que “no es un jury cualquiera, se va a definir a quien le creemos más: si a los empleados que no cumplieron con sus deberes, que son vagos y que por eso la denunciaron, o a la doctora Sinchez, que sólo intentaba que cumplan con su trabajo”, expresó Romero.

Luego, el letrado cuestionó la acusación de la Procuración, y sostuvo que no se le puede dar importancia a los “plazos rígidos” del Código, sino que hay que tener una mirada más abarcativa y buscar las razones profundas sobre las demoras en los juzgados de familia: “¿por qué no pueden cumplirse los plazos?”, se preguntó Romero, y agregó que los fueros de Familia son los más complejos y que en el último tiempo aumentó la litigiosidad casi en un mil porciento.

Parachú Marcó sostuvo que los jurys no pueden ser “un arma de los empleados que no cumplen con sus funciones”, y que hay “abrumadora prueba” que demuestra lo contrario a lo que expuso la Procuración, que remarca el buen trato de Sinchez y que los empleados abusaron de la ley laboral al denunciarla.

Finalmente, en cuanto a la demora en los procesos, los abogados insistieron con la complejidad de las causas que involucran a menores, que todos los casos que expuso el procurador son niños y niñas que hoy están con familias, escolarizados, sanos y con buenos vínculos sociales y humanos: “habría que preguntarles a estas familias que piensan de la doctora Sinchez; en esas respuestas va a estar la resolución de este jury” sostuvieron.

Réplica

Barraguirre replicó que si esos casos habían tenido resolución favorable fue porque la procuración realizó los pedidos de informe y la jueza reactivó las causas, y que en este proceso se intentan definir las responsabilidades individuales. En tanto, los defensores respondieron con testimonios de instituciones allegadas a las causas que tramita Sinchez con manifestaciones favorables sobre el trabajo de la jueza.

SINCHEZ Y DEFENSORES.png
La jueza Ileana Sinchez junto a sus abogados defensores

La jueza Ileana Sinchez junto a sus abogados defensores

“Son los minutos más importantes de mi vida”

Ileana Sinchez fue la última presente en la sala en hacer uso de la palabra: “me toca enfrentar un jury de la misma manera que comencé a ejercer la profesión a principios de los 90’, y desde el 2010 frente al juzgado de familia. El fin último de mi trabajo es cambiar la vida de las personas que van a mi juzgado; sabemos la dinámica, los tiempos, las instituciones involucradas y debe prevalecer la calidad de vida”, sostuvo la jueza. “Tenemos la vida de niños y niñas en nuestras manos”, remarcó.

Luego, Sinchez explicó que “tenemos gran carga de trabajo, atendemos miles de casos, no se puede analizar de manera abstracta. La mayor satisfacción es ver las sonrisas: su futuro estuvo en nuestras manos y pudimos cambiarlo para mejor. Debemos actuar en terreno y saber escuchar”, manifestó.

Finalmente, la jueza sostuvo que “le dedico mi vida a este trabajo, la pandemia cambio la forma de trabajar y si alguien se sintió afectado solo puedo pedir disculpas y aprender; sólo me queda enmendar mis errores y dar lo mejor de mí”.

“Si un grupo de personas disconformes con mi trabajo puede conseguir un jury y destituir un juez, la justicia queda atada de manos; la independencia de la justicia debe ser defendida. Estos minutos deben ser los más importantes de mi vida. Muchas gracias”, concluyó.

Temas