menu
search
Policiales | Inseguridad en Santa Fe | Policía de Santa Fe |

Inseguridad en Santa Fe: la cadete asaltada contó que le apuntaron el arma contra el pecho

La cadete, que fue abordada, robada y logró recuperar su moto con la ayuda de más de 60 repartidores, contó cómo fue el hecho que sufrió. "Si no hubiera sido por mis compañeros, hoy no tendría la moto", afirmó.

María, nombre ficticio que se utilizó durante el diálogo para resguardar su integridad, relató los pormenores del suceso que lamentablemente la tuvo como protagonista. La joven, que hace dos años trabaja como repartidora, contó que eran las ocho de la noche y recién arrancaba su turno de trabajo. Al llegar a Urquiza y Hernandarias, tres hombres la sorprendieron al cruce y la amenazaron con un arma. "Me apuntaron al pecho, me pidieron el celular y dinero. Les dije que por favor no me hagan nada y que las cosas estaban bajo el asiento y se fueron", relató la víctima por AIRE.

Como pudo, entre los nervios y el llanto, la víctima se trasladó corriendo hacia Facundo Zuviría en donde los vecinos la asistieron y contactaron al 911. "Justo de casualidad para un compañero que avisó al grupo que tenemos con los chicos", relató la joven, que ya había dado aviso a través de su celular a sus colegas sobre lo sucedido.

Embed

"Empezaron a llegar mis compañeros de la zona, llaman todos al 911. No sé cuánto estuvimos esperando que se acercara un patrullero, una compañera localizó un móvil al que le pidió que se acercara", contó María.

Los agentes trasladaron a la víctima hacia Aristóbulo, siendo que la moto se ubicaba en el norte. "Mis compañeros se empiezan a mover, porque la Policía mucha bola no me daba", relató la cadete.

Luego de tres horas de espera y tras la recuperación de la moto pudo hacer su declaración. En primer lugar fue trasladada a la Seccional 9°, jurisdicción del robo, pero ante la falta de impresora fue llevada a la Comisaría 11°.

Cadetes.mp4

"A todo esto, se movieron mis compañeros, nada más. Si hubo ayuda del Comando Radioeléctrico en la zona donde marcaba la moto, fueron varios compañeros, los comandos a custodiar para que la moto no salga porque era una zona de pasillos", afirmó.

La Policía recuperó la moto en una vivienda ubicada en Juan Díaz de Solís, sin embargo, al ingresar a la vivienda no había nadie. "Recuperaron la moto, no había ningún sospechoso. A mí en ese momento me estaban tomando declaración. Supuestamente, el fiscal nunca atendió el teléfono, supuestamente no se le notificó. No sé qué paso en realidad", relató la joven.

Todos los días es un robo distinto, todos los días ves gente en la calle que buscan robar. Si llamas a la policía rara vez aparece, hay pocos operativos, lamentablemente declinó bastante.

Consultada sobre el momento del robo, la víctima aseguró que el trabajo diario está lleno de interrogantes y temores. "No sabes con quién te vas a encontrar en la calle, si te van a hacer algo. La verdad es que fue muy angustiante. En el momento me agarro una crisis, corrí como puede, hubo mucha gente que me vio y dio vuelta la cara como otra que se acercó para tranquilizarme", destacó.

Dejá tu comentario