menu
search
Policiales |

Escándalo en el caso San Roque: postergan el juicio hasta el viernes porque Fiscalía perdió una prueba clave

Se trata de un dispositivo de almacenamiento que contiene las imágenes de las cámaras de seguridad del jardín. Desde el Ministerio Público Acusación informaron que se iniciará una investigación para determinar qué ocurrió. El debate pasó a un cuarto intermedio y se reanudará el viernes.

El juicio oral contra el docente Darío Céspedes, imputado por el presunto abuso de un alumno del jardín San Roque de Santa Fe, pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo viernes luego de que el Ministerio Público de la Acusación informó la perdida de una prueba que fue requerida por los abogados defensores, Sebastián Oroño e Ignacio Alfonso Garrone.

Se trata de un dispositivo de almacenamiento (disco externo) en donde supieron recopilarse (en el inicio de la causa) las imágenes de las cámaras del establecimiento educativo durante el periodo, posiblemente, en que la madre de la víctima radicó la denuncia que apuntó al docente.

El contenido de ese dispositivo fue requerido a partir de la declaración del último testigo del caso, un ingeniero en sistemas, que durante este martes pasó por la sala de audiencias de tribunales y confirmó que fue él quien pasó las imágenes del establecimiento educativo a un disco externo que luego fue remitido a la Fiscalía.

A partir de su relato la defensa de Céspedes solicitó al tribunal incorporar al debate los registros fílmicos que contenía ese disco externo. Sin embargo, horas después, los fiscales del caso informaron que el dispositivo no pudo ser localizado. Inclusive, aclararon que iniciarán una investigación interna para determinar qué sucedió, según revelaron fuentes judiciales a AIRE.

allanamiento abusos en jardin de infantes.jpg
El caso generó una fuerte conmoción la comunidad educativa.

El caso generó una fuerte conmoción la comunidad educativa.

El intrincado incidente judicial hizo que el tribunal postergue el juicio hasta el viernes, fecha en la que se definirá si se hacen los alegatos de cierre del juicio que comenzó el pasado 21 de junio ante un tribunal conformado por los jueces Gustavo Urdiales (presidente), Pablo Ruiz Staiger y Rosana Carrara.

"En el día de ayer una de las testigos (la exdirectora del colegio) declaró que había puesto a disposición del MPA las cámaras de seguridad que filmarían los ingresos a la escuela y al jardín San Roque. Ella dio el nombre del técnico que realizó la operación y el cual vino hoy y confirmó esa situación", explicó al respecto el abogado Sebastián Oroño.

sebastian oroño.jpg
Sebastián Oroño, el abogado particular del caso.

Sebastián Oroño, el abogado particular del caso.

"El técnico manifestó que él efectivamente grabó las cámaras de seguridad y que el periodo grabado se corresponde con el cual la madre había denunciado que el niño fue abusado en la escuela San Roque. Por eso solicitamos que se pongan a disposición las cámaras de la defensa y el Ministerio Público para su análisis", agregó el letrado.

El abogado, en este sentido, señaló que el pedido de revisión de las cámaras fue para cotejar si en ese periodo se registró el ingreso de su asistido al establecimiento educativo. "Entendemos que si no se registran los ingresos entonces la investigación se tendría que ver de buscar a otra persona, si es que esos abusos existieron, porque claramente no pudieron haber sido cometidos por Céspedes", destacó.

>> Claves del juicio

* El debate arrancó el pasado 21 de junio en la sala 1 de tribunales.

* El imputado es Darío Céspedes, docente de música, y quien llegó al juicio detenido, con prisión preventiva, imputado como autor de abuso sexual con acceso carnal calificado por ser encargado de la educación, en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada.

* La acusación, a cargo de los fiscales Alejandra Del Río Ayala y Matías Broggi, se basa en que los abusos se concretaron entre marzo y noviembre de 2018, y entre marzo y el 26 de julio de 2019. Para ambos funcionarios, los hechos de 2018 ocurrieron cuando la víctima fue alumno del docente en el jardín de infantes; mientras que los restantes un año después, cuando el niño concurría a la escuela primaria que pertenece al mismo complejo educativo.

* Por el caso, la Fiscalía pretende una condena de 16 años de prisión efectiva, mientras que la querella, a cargo de Carolina Walker, solicita una pena aún mayor de 20 años de cárcel para el docente. A su vez, desde la otra vereda, los abogados plantean la inocencia de su pupilo.