menu
search
Policiales Narcotráfico en Rosario | Pablo Javkin | Claudio Brilloni

En Rosario, una ciudad marcada por el narcotráfico, sólo una causa de lavado llegó a juicio en el fuero federal en 2022

La repercusión que tuvo el ataque al supermercado del suegro de Messi expuso las deficiencias del Estado para enfrentar la violencia y el narcotráfico. Nunca se investiga quién maneja la renta del negocio de los tiros y la droga.

A los soldaditos que disparan contra las casas y negocios les llaman “tiratiros”. No tienen destreza con las armas y los ataques no tienen tampoco demasiada preparación. Se paran frente al blanco y disparan muchas balas. A veces, incluso, con mala puntería. Lo hacen a cara descubierta sin ningún cuidado. Saben que nadie los va a atrapar.

El ataque al supermercado Único de Rosario, cuyo dueño es José Rocuzzo, suegro de Lionel Messi, el jueves a las 2.46 de la madrugada fue diferente. Las imágenes que aportaron las cámaras de seguridad muestran a dos pibes en una moto enduro que paran frente al local. Uno se baja con el arma empuñada y dispara 14 tiros. Lo llamativo para los investigadores es la ropa que usaron. Con un calor sofocante ese día, los “tiratiros” vestían pantalón largo y buzo con capucha. También usaron guantes y barbijo, para evitar ser reconocidos.

Después de disparar dejaron el mensaje con la frase que hacía alusión a Messi y al intendente de Rosario Pablo Javkin. Ese es otro punto extraño. ¿Por qué apareció mencionado el intendente a quien en la amenaza acusan de narco? En los últimos episodios de balaceras los mensajes que los grupos criminales dejan son para pedir dinero o para enviarse mensajes entre las bandas narco. Hasta ahora nunca había sido mencionado un dirigente político.

amenaza messi rosario 3.jpg
El ataque al supermercado Único de Rosario, cuyo dueño es José Rocuzzo, suegro de Lionel Messi, generó conmoción mundial.

El ataque al supermercado Único de Rosario, cuyo dueño es José Rocuzzo, suegro de Lionel Messi, generó conmoción mundial.

Por eso, Javkin sigue con el mismo planteo inicial. Tiene dudas sobre si detrás de este hecho están los grupos narcos que utilizan este tipo de ataques como un negocio. La mirada y las sospechas apuntan a que pudo haber sectores de las fuerzas de seguridad involucradas. La fuga de la comisaría 10º, en la zona norte, el viernes a la noche, aportó otro grano de arena a esta hipótesis. Sospechan de sectores de la policía que están operando en las sombras luego de que fuera designado Claudio Brilloni. El gobernador Omar Perotti coincide con una mirada parecida. Lo dejó sobre la mesa el presiente Alberto Fernández tras reunirse con el gobernador de Santa Fe. "Uno de los problemas es la policía santafesina", afirmó Fernández.

LEER MÁS ► Alberto Fernández apuntó contra la policía de Santa Fe: "Me mandás a trabajar con la policía que vos mismo me decís que está contaminada por el narcotráfico"

Por ahora no hay ningún elemento en la investigación que lleva adelante el fiscal Federico Rébola que despierte sospechas sobre la participación de una estructura superior. Y quizá nunca se conocerá, como ocurrió con las balaceras a escuelas y a estaciones de servicio que se produjeron durante el final de la campaña electoral de 2019. La fiscal Valeria Haurigot imputó a Celestina Contreras, madre del líder de Los Monos Ariel Cantero, de ordenar balear dos escuelas y dos estaciones de servicio. En la investigación detectaron que la Cele pagó a un preso en Coronda, Nelson Pandu Aguirre, que con su pareja coordinaban los ataques. Lo que nunca se pudo establecer fue el móvil. ¿Por qué generaron un estado de conmoción en medio de la campaña electoral? ¿Alguien contrata sus servicios?

Es posible que en el caso del ataque al supermercado de Rocuzzo ocurra lo mismo. Se detenga a los responsables materiales y no haya explicación sobre quién planeó ese atentado para causar conmoción. Es probable que todo quede encerrado en dos pibes que ganaron dinero disparando contra un supermercado. El problema plantea algo más profundo. La violencia en Rosario se usa como una herramienta para cualquier objetivo. Es un negocio que mueve montañas de dinero. Como señaló el fiscal general Jorge Baclini la lógica de los disparos y el mensaje tiene que ver con el negocio de la “protección”, algo que sucede todo el tiempo en Rosario. También muestra, en la visión de otros funcionarios judiciales, que los grupos criminales, que tienen un perfil rústico y poco sofisticado pero efectivo a la hora de marcar su territorio, “están empoderados”. Y eso ocurre porque no hay nadie desde el Estado que pueda poner un límite, un freno. La herramienta que tiene el Estado de detener a una persona y juzgarla y condenarla por el delito que cometió no alcanza. Las cárceles están llenas de pibes como los que dispararon al supermercado de Rocuzzo.

local antonela roccuzzo peritajers4.jpg
No hay ningún elemento en la investigación que lleva adelante el fiscal Rébola que despierte sospechas sobre la participación de una estructura superior en el ataque al supermercado Único.

No hay ningún elemento en la investigación que lleva adelante el fiscal Rébola que despierte sospechas sobre la participación de una estructura superior en el ataque al supermercado Único.

Todo el negocio que mueve el narcotráfico y la violencia va a algún lugar, por ahora desconocido, porque nadie lo investiga. En la serie The Wire se plantea ese conflicto. El detective más veterano Lester Freamon repite siempre la misma frase mientras investigan a un grupo de vendedores de droga de lo que podría ser una especie de Fonavi en Baltimore: “Sigue la droga y encontrarás adictos y traficantes; sigue el dinero de las drogas, y no tienes ni idea de hasta dónde te llevará el caso”.

¿Qué pasa con las investigaciones de lavado en Santa Fe?

En Santa Fe nadie quiere arriesgarse al misterio que puede develar quiénes están detrás del dinero sucio. La causa por la megaestafa inmobiliaria que se planeó en el quincho de uno de los edificios más caros de Rosario, como la torre Aqualina, que tuvo y tiene a gente “empoderada” económicamente como imputados, tardó siete años en llegar a juicio.

Patricio Serjal fue designado como jefe de los fiscales de Rosario en 2017. El objetivo que tuvo su designación fue correr a sus pares Sebastián Narvaja y Adrián Mac Cormack de la Unidad de Delitos Económicos y Complejos. Serjal desmanteló el área, y seis meses después, en noviembre de 2017, el Senado y la Cámara de Diputados sancionaron -en horas- una "ley antifiscales" –impulsada por Armando Traferri- que los dejó “absolutamente subordinados al poder político”, según dijo en su momento en la Legislatura la presidenta de la Asociación de Fiscales de Santa Fe Gisela Paolicelli.

detenidos narcotráfico de la gorda sole en rosario 006 _9x16.jpg
En el fuero federal de Rosario llegó una sola causa por lavado de dinero a juicio en 2022.

En el fuero federal de Rosario llegó una sola causa por lavado de dinero a juicio en 2022.

Serjal luego fue preso por la causa que investigaron otros fiscales, como Luis Schiappa Pietra y Matías Edery. Traferri nunca pudo ser imputado en la causa de juego clandestino porque el Senado rechazó retirarle los fueros. El poder político es el principal responsable de lo que ocurre en Rosario.

En el fuero federal de Rosario llegó una sola causa por lavado de dinero a juicio en 2022. En realidad, esa causa que tenía como acusado a Leonardo Popea, un narco, cuyo hijo Alejandro, también acusado era dueño de una joyería y testaferro del exjefe de la Policía de Rosario Néstor Arismendi. “¿Nadie lava plata en Rosario?”, se preguntaba un juez federal ante la consulta de Aire de Santa Fe. Nadie quiere toparse con los misterios que puede deparar quién maneja la plata del narcotráfico. Desde 2022 sólo cinco causas están en trámite por lavado en la justicia federal en los tres tribunales orales. Nadie investiga qué pasa con la renta de la violencia y la droga. El fuero federal de Rosario sólo tiene tres fiscales, que son los encargados de investigar. A nadie le interesa escarbar dónde está el dinero sucio.