jueves 14 de octubre de 2021
Policiales juez |

El "profe Juan" y las denuncias: cómo es la causa que investiga los abusos en el jardín de barrio Yapeyú

El lunes el juez Gustavo Urdiales ordenó que el docente acusado de haber manoseado de tres niñas menores de edad permanezca detenido con prisión preventiva. El defensor dijo que "jamás existió un abuso", mientras que el fiscal sostuvo que ninguno de los padres "tiene motivos para perjudicar ni al colegio ni al docente".

La causa que investiga a un docente del jardín Ceferino Namuncurá por el abuso de alumnas de entre 5 y 6 años, reveló durante el lunes los pormenores del caso en una audiencia que tuvo lugar en el subsuelo de tribunales y que duró un poco más de tres horas y media. Durante la misma, el fiscal Matías Broggi expuso cuáles son las evidencias del caso que hasta el momento tiene tres víctimas, aunque no se descarta que en las próximas horas aparezca una nueva, según indicó el funcionario judicial.

Las pruebas fueron expuestas antes el juez penal Gustavo Urdiales, que tras escuchar al fiscal consideró dictar la prisión preventiva, sin plazos, para Juan Trigatti (45) y a su vez rechazar las medidas alternativas que fueron propuestas por el abogado defensor Marcos Barceló, que propuso que su cliente transite la causa libre, mediante el pago de una fianza sobre un bien valuado en 500 millones de pesos, presentarse de manera periódica ante el Ministerio Público de la Acusación, no dar más clases en el establecimiento y tener prohibido acercarse o mantener contacto con las víctimas de los hechos.

El caso salió a la luz el último jueves cuando un grupo de padres de alumnos que asisten al jardín del barrio Yapeyú, se concentraron fuera del establecimiento educativo ubicado avenida 12 de Octubre al 9400. Allí, mediante aplausos y quema de cubiertas exigieron respuestas a las autoridades educativas. En tanto, pusieron la lupa sobre el profesor de educación física.

Tras tener conocimiento de la denuncia que pesaba en su contra, Trigatti se puso a disposición de la Justicia por lo que el fiscal Broggi, que sin tener una Cámara Gessell realizada a las víctimas, ordenó su detención para su posterior imputación en tribunales. El sábado, el funcionario judicial le atribuyó al docente el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado porque, al momento de los ilícitos, era el encargado de la educación y de la guarda de las víctimas”.

Leer más ► Abuso en el jardín de B° Yapeyú: el fiscal descarta que pueda tener un trasfondo intrafamiliar

Dos días después, y en medio de un contexto marcado por brutales ataques a la propiedad del acusado, por el entorno de las víctimas, el fiscal expuso las evidencias del caso y solicitó que Trigatti permanezca detenido tras argumentar que la pena en expectativa -que parte de las 8 y puede llegar hasta los 50 años de cárcel- podría generar que el imputado pueda fugarse o por lo menos entorpecer la investigación.

Casa docente jardín ceferino namuncurá 2.jpg
La vivienda del docente fue atacada salvajemente.

La vivienda del docente fue atacada salvajemente.

Tres víctimas y una en camino

En su acusación, Broggi indicó que el inicio del caso tuvo su origen cuando la madre de una niña de 6 años llevó a su hija al hospital Iturraspe a las 2.35 de la madrugada del 6 de octubre porque la menor decía que tenía un dolor en sus zonas genitales. Sin embargo, en el efector público una doctora que revisó a la niña entendió que no había síntomas compatibles con abuso.

Ese mismo día, cerca de las 22, la mujer radicó la denuncia en la Comisaría de la Mujer en donde aclaró que su hija había dicho que le dolía “acá abajo” y que se había caído en el jardín. Además, relató que la niña le dijo que “tenía algo malo en el corazón, pero que no le quería decir para que no se enoje”.

La mujer llevó a su hija luego hasta el hospital de niños Orlando Alassia, en donde una ginecóloga atendió a la menor, pero nuevamente detectó que tenía irritado en la zona genital, por lo que consideró que eso no sería un comprobante de que habría existido un posible abuso.

Broggi fiscal.jpg
Matías Broggi, el fiscal a cargo de la investigación.

Matías Broggi, el fiscal a cargo de la investigación.

Con la denuncia radicada, el caso fue abordado tanto por personal de la Agencia de Investigación Criminal, como así también del equipo interdisciplinario de la Municipalidad de Santa Fe. Justamente esos organismos fueron los que sacaron a la luz que la niña tenía signos de abuso tras realizarle un examen ginecológico y una entrevista.

Confirmado el abuso, el fiscal abrió una investigación contra el docente y además sumó otras dos nuevas denuncias que se incorporaron a la causa. Una de ellas, con el eje puesto en una niña que dijo a su madre que había sido manoseada cuando jugaban al “juego del oso” durante la clase de educación física. En tanto, la restante fue el de una nena que contó que el docente presuntamente le tocó la cola cuando jugaban al “al juego del gato”.

Leer más ► La esposa del maestro sospechado de abuso lo defendió en una carta pública: "Quiero contarles quién es Juan"

Para el fiscal, el caso tiene sus pautas de credibilidad, ya que “ninguno de los padres tiene motivos para perjudicar ni al colegio ni al docente”. En esa línea, pidió la detención del docente porque los menores quieren “sentirse seguros para declarar en cámara gesell”.

En paralelo, el fiscal aclaró que fue registrada una denuncia del padre de una las víctimas que inicialmente denunció al docente, pero que luego se echó atrás en su versión y apuntó a la pareja actual de quien es la madre de la menor. Sin embargo, el funcionario judicial indicó que no existen elementos para continuar con esa línea investigativa.

Abordaje cuestionado

Desde la otra vereda, el abogado Barceló cuestionó el abordaje que tuvo el caso. Es que según el letrado, le llamó la atención que el equipo interdisciplinario que evaluó a una de las menores víctima haya sido el municipal y no el que tiene el gobierno provincial.

De hecho, apuntó a la abogada Agustina Taboada, que trabaja en dicho equipo, pero a su vez litiga en un estudio jurídico que realiza querellas de temas vinculados a delitos sexuales, violencia de género y femicidios. En tanto, es el mismo estudio que también representa a las fiscales Alejandra Del Río Ayala y Celeste Minitti -del área de Violencia de Género, Familiar y Sexual- las cuales interpusieron ante el Tribunal Colegiado Extracontractual N°1 una medida de distancia contra Barceló por haber realizado “menciones difamatorias, calumniosas e injuriantes, y hostigamiento público, mediático y en redes sociales” contra las funcionarias.

Marcos Barceló Abogado.jpg
Marcos Barceló, el abogado defensor del caso.

Marcos Barceló, el abogado defensor del caso.

En lo que respecta al caso de Trigatti, el abogado descartó que haya existido un abuso sexual luego de leer la mayoría de las denuncias que forman parte de la investigación. En este sentido, marcó una contradicción entre lo que dijeron los médicos que asistieron a una de las niñas (la primera denuncia) en los hospitales Iturraspe y de Niños, que descartaron que hubo abuso y los que forman parte del “abordaje para ese tipo de casos”, como los son los de la Agencia de Investigación Criminal y del equipo interdisciplinario de la Municipalidad. De hecho, aclaró que la niña dijo que tenía dolor en la zona inguinal y no en la genital.

“Este hecho no existió”, dijo el letrado. “Toda esta causa se origina en un estado de alineación”, agregó Barceló y apuntó a que el resto de las denuncias que surgieron con posterioridad se dieron por “identificación por contagio”.

Concluidos ambos alegatos, el juez Urdiales resolvió ordenar la prisión preventiva contra Trigatti. Dicha medida fue sin plazos y cuyos argumentos serán dados a conocer de manera escrita durante los próximos días.

Temas