menu
search
Policiales |

Cayó “Jorgito”, acusado de acribillar a balazos al florista en Barranquitas

Lo detuvieron este jueves en el departamento de su novia. Tiene 18 años y el próximo sábado será llevado a tribunales para ser imputado. Buscan al cómplice del asesinato.

 

Redacción Aire Digital

La Tropa de Operaciones Especiales (TOE) detuvo este jueves a uno de los implicados el asesinato de Javier Bustos (31), un florista que en mayo de este año fue aniquilado a balazos por dos sicarios en el barrio Barranquitas. Se trata de un joven de 18 años identificado como J.E.L., alias “Jorgito”, sobre el cual existía un pedido de captura nacional e internacional librado por la fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Ana Laura Gioria.

El mismo fue capturado en horas de la mañana en una departamento de Callejón Funes al 5400, en una vivienda que había sido alquilada por su novia a sabiendas de que lo requería la Justicia provincial. Cuando la TOE ingresó al domicilio, el joven no opuso resistencia ni intentó huir por lo que su detención fue inmediata.

El próximo sábado, según revelaron fuentes tribunalicias a Aire Digital, se llevará a cabo la audiencia de imputación, la cual estará a cargo de la fiscal Gioria que investiga el violento episodio.

Balacera fatal

El caso remonta al 5 de mayo pasado, cuando Bustos se encontraba fuera de su casa, en Juan Díaz de Solís y su intersección de calle Perú. En horas de la tarde, dos sicarios pasaron en una motocicleta y abrieron fuego con total saña.

El florista no logró cubrirse y terminó siendo impactado con tres balas que causaron su muerte horas después en el hospital José María Cullen donde fue asistido tras el violento ataque armado. Con el devenir de la investigación, la Fiscalía convocó a la Tropa de Operaciones Especiales para dar con ambos sospechosos los cuales lograron ser identificados.

Fue así, que durante tres meses se intentó dar con el paradero de ambos sicarios pero su resultado fue negativo en los distintos allanamientos que la fuerza ejecutó en diversos domicilios.

Inclusive, en un procedimiento llevado a cabo por la Policía de Investigaciones (PDI), el pasado 3 de julio, los pesquisas secuestraron un arma de fuego que posiblemente habría sido utilizada el día del crimen de Bustos. Dicho allanamiento se ejecutó en Estrada al 4400, donde fue encontrada una pistola calibre 9 milímetros sin balas marca Bersa Thunder.

Mecánica del crimen

Según logró establecer la investigación, Bustos fue abordado por dos sujetos los cuales primero le gritaron algo y luego, al retirarse, el motociclista que iba como acompañante disparó e hirió al florista. Seguidamente bajó de la moto y lo remató con más disparos.

Tanto la palabra de los transeúntes del lugar como el testimonio de familiares de la víctima fueron claves para que  los investigadores logren dar con ambos sicarios. En este sentido, según trascendió, el móvil del hecho pudo haber sido a raíz de un accidente transito que supo tener Bustos con la hermana de uno de los principales sospechosos.

El caso aún no está cerrado, ya que los investigadores tratan de dar con el cómplice del crimen el cual ya fue identificado y sobre quien pesa otro pedido de captura librado por la Fiscalía de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación.

 

 

Dejá tu comentario