sábado 29 de febrero de 2020
Policiales | robo |

Avanza la investigación contra una banda criminal que robaba casas en Colastiné y revendía las cosas a través de las redes sociales

La fiscal Martí concretó las imputaciones contra todos los involucrados este mediodía en el MPA. Hasta el momento sólo un imputado fue identificado como autor de los robos y quedó en prisión.

Una banda que asolaba a los vecinos de Colastiné fue desbaratada por el accionar del personal de la sub comisaría 4ta de la zona, tras una investigación originada a raíz de dos denuncias radicadas el 2 y el 7 de febrero.

La pesquisa derivó en un allanamiento realizado en dos viviendas ubicadas en calle Guillermo Tepper al 200, donde se secuestraron una gran cantidad de elementos de origen sospechoso, y se aprehendió a siete personas.

La fiscal María Laura Martí dispuso la detención de dos jóvenes mientras que el resto de los detenidos, en su mayoría mujeres y un personal policial fueron citados a audiencia imputativa en estado de libertad.

Leer más ► Investigan una banda dedicada a cometer robos en viviendas de Colastiné

Robo, venta y acopio

Según explicó la fiscal Martí en audiencia imputativa, estas siete personas y algunas más aún no identificadas, conformaban una asociación ilícita dedicada a ingresar a robar en viviendas de Colastiné, llevarse objetos varios que luego eran vendidos a través de las redes sociales. Se sospecha que además recibían elementos robados por otras personas.

Los ilícitos fueron cometidos todos en la zona de Colastiné, cuando los moradores de las viviendas no se encontraban, o en horarios nocturnos cuando estos dormían. Los integrantes de la banda forzaban aberturas, rompían las cercas perimetrales o saltaban tapiales y se llevaban los elementos de valor que estaban a mano, en su mayoría bombas hidráulicas y herramientas de trabajo de todo tipo.

Lo robado era acopiado en las viviendas de calle Guillermo Tepper al 200, donde residen integrantes de la banda, y desde allí se coordinaban las ventas a través de perfiles de facebook y whatsapp.

Espionaje

Para la Fiscalía, la banda operaba por lo menos desde los meses de julio/agosto, si bien la investigación comenzó hace apenas una semana. Martí explicó que se radicaron dos denuncias los días 2 y 7 de febrero: una por un trabajador del camping de AMSAFE, y la otra por una vecina de la zona. La mujer aportó capturas de pantalla de grupos de facebook donde se vendían elementos robados, entre ellos lo que le habían sustraído de su vivienda.

A raíz de esto, una oficial de la sub comisaría creó un perfil de facebook y se puso en contacto con la vendedora.

Con esta tarea de espionaje realizado por la policía se pudo establecer que las fotos de los elementos que se publicaban en facebook eran imágenes obtenidas de la web Mercado Libre, pero al momento de establecer el contacto directo vía whatsapp, la vendedora enviaba las fotos de los elementos que tenía en su poder, presumiblemente los robados.

Es así que con la intención de comprar una bomba, se establece el contacto que culmina cerrando la transacción. Para esto, la vendedora envió a la supuesta interesada la ubicación por dónde debía pasar a buscar la compra: era la vivienda de calle Guillermo Tepper al 200.

Fue así que se puso en conocimiento a la fiscal, quien solicitó la orden de allanamiento para el inmueble referido. El operativo se concretó el pasado 8 de febrero y se logró el secuestro de una gran cantidad de elementos y herramientas. En el lugar también se encontró una credencial de policía de la provincia de Santa Fe. Hasta el momento se pudo determinar que el uniformado sería integrante de la banda, y habría amenazado con su arma por lo menos a un testigo de uno de los robos cometidos.

Robos calificados, encubrimiento y más

De las siete personas detenidas, hasta el momento Martí pudo vincular a dos de ellas con por lo menos cuatro robos ocurridos en los meses de septiembre, noviembre y diciembre. En estos hechos, vecinos de la zona y testigos pudieron identificar a Federico "Pelado" C. y a un tal "Lautaro" que cumplió la mayoría de edad el pasado 15 de enero. En tanto el resto de los investigados hasta el momento fueron imputados por el delito de encubrimiento.

Federico C. quedó en prisión preventiva por disposición del juez José Luis García Troiano, a pedido de la fiscal Martí. Si bien el magistrado puso en crisis la imputación de asociación ilícita, dio por acreditados los robos endilgados con los agravantes de la participación de un menor de edad y por ser en poblado y en banda. El magistrado remarcó que las víctimas y testigos conocen al imputado, que pudieron identificarlo como autor de los hechos y que además viven todos en la zona, por lo que se debe garantizar que comparezcan a declarar en un eventual juicio con total tranquilidad.

En tanto, Lautaro L. cuenta con su primera imputación en la justicia ordinaria por haber cumplido la mayoría de edad hace un mes. Esto le permitió recuperar la libertad bajo una serie de medidas alternativas entre la que se encuentran fijar residencia en Santo Tomé y no volver a Colastiné, y someterse a un tratamiento de recuperación de adicciones.

Ahora la investigación intenta precisar el rol que tenía cada uno de los sospechosos en la organización criminal, a fin de sostener la imputación de asociación ilícita. Del mismo modo definir cómo y quién organizaba la venta de los bienes robados, hecho que constituye el delito de estelionato, es decir, vender como propios bienes que son ajenos.

Temas

Dejá tu comentario