sábado 4 de diciembre de 2021
Ocio Yoga |

Rutina básica para iniciarse en el mundo del yoga

Te contamos los 12 pasos más sencillos para empezar el día con una práctica de yoga que ayude a tu flexibilidad, a evitar dolores de espalda, a sentirte mejor y encontrar un momento propio.

Dedicar unas horas a la semana a cuidarte. No es una frase hecha, es Salud. Sí, en mayúsculas, porque la salud es primordial, a nivel físico y mental, y más en los momentos de estrés y ansiedad que estamos viviendo. Si en los países del Norte de Europa se está recetando por parte de los médicos ejercicio físico como algo de obligado cumplimiento, deberíamos tomarnos más en serio el tener un momento personal de cuidado. Y con la salud no se juega.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

image.png
El yoga es una práctica que conecta el cuerpo, la respiración y la mente.

El yoga es una práctica que conecta el cuerpo, la respiración y la mente.

Por qué empezar a hacer yoga es beneficioso para tu organismo

Hacer yoga es la disciplina perfecta para empezar a dedicarnos momentos de autocuidado. Es una actividad que podrá ser realmente beneficiosa y que es apropiada para todas las personas sea cual sea su nivel.

Yoga te aporta concentración, flexibilidad, relajación, evita dolores de espalda y lumbares, mitiga los dolores articulares, favorece la circulación, te enseña a relajarte mediante la concentración y potencia el equilibrio, entre otras cosas.

Leer más ► Razones por las que deberías practicar Tai-Chi

Rutina básica para iniciarte en el yoga

Parte uno: comienza tu momento del día.

  • Pon una música relajante y siéntate en el suelo en posición flor de loto (piernas cruzadas o como estés cómodo). Dedica un minuto a respirar y prestar atención a vuestra respiración.
  • Después colócate de pie con los pies juntos y comienza a mover el cuello haciendo círculos muy despacio, hacia un lado y hacia otro.
  • Más tarde, mueve los hombros. Haz suaves rotaciones hacia delante y hacia detrás.
  • Y, por último, toca mover las caderas. Haz círculos grandes hacia un lado y hacia el otro.
  • Nota: no quieras controlar la respiración en todo momento y relajarte.

Parte dos, inicio de los ejercicios:

  • Una vez hechos estos primeros movimientos, haz un saludo al sol. Para hacerlo correctamente te invitamos a que pongas un video de Youtube, pero, en cualquier caso, aquí te dejamos el paso a paso:
  • Expira y, con la espalda recta y el peso de tu cuerpo repartido sobre las plantas de los pies, une tus manos frente al pecho.
  • Inspira y estira los brazos lo más alto que puedas y después, tíralos hacia detrás (puedes curvar la espalda hacia detrás si deseas).
  • Expira y lleva tus manos al suelo. Llega hasta donde puedas.
  • Inspira y lleva la pierna derecha hacia detrás. Apoya la rodilla en el suelo y también las manos. Mantén el cuerpo elevado con la mirada hacia arriba.
  • Mantén la respiración. Apóyate fuerte con las manos y lleva la otra pierna atrás. Colócate en forma de plancha con los brazos estirados.
  • Expira. Flexiona las piernas y apoya las rodillas el pecho y la frente en el suelo.
  • Inspira y apoya las caderas y las piernas en el suelo mientras con la fuerza de tus brazos abres el pecho. Curva tu espalda hacia atrás y mira al cielo.
  • Expira y lleva las caderas hacia arriba y la mirada hacia el abdomen.
  • Inspira y lleva el pie derecho entre las manos y apoya la otra rodilla en el suelo.
  • Expira y lleva la otra pierna delante. Junta los pies e inclina tu cuerpo hacia delante hasta donde puedas (intenta tocar con tu cabeza las piernas)
  • Inspira y lleva de nuevo tus brazos hacia el cielo y hacia atrás todo lo que puedas.
  • Para terminar, junta las palmas de las manos, colócalas en tu pecho y expira.

Temas