lunes 10 de agosto de 2020
Ocio | terror | Crimen | Cine

¿Qué sucedió realmente en Amityville? La historia paranormal más famosa y sus tenebrosos detalles

Como suele suceder con las historias de fantasmas que vienen con la etiqueta de basadas en hechos reales, la portada del libro incluye un subtítulo en grandes letras rojas que dice "UNA HISTORIA REAL", el libro fue un éxito.

«¡Pero también tenemos un museo histórico y una linda playa!» deben pensar todo el tiempo sus habitantes.

El problema es que a mediados de los 70 Amityville fue el escenario de un horrible asesinato múltiple que causó conmoción en el lugar y, como consecuencia de ésto, la casa en la que se cometió el crimen fue luego considerada «poseída» por fuerzas sobrenaturales y malignas.

El libro que comenzó todo

En 1977, tres años después del crimen, el autor Jay Anson publicó su libro The Amityville Horror, en el que detalla cuidadosamente los eventos sobrenaturales que presuntamente azotaban la casa de los asesinatos y que acosaron a la familia que vivió en ella después.

The Amityville Horror estaba dando paso al nacimiento de una nueva historia de terror que sacudiría a la cultura popular, y que no tardaría en llegar al cine.

Una de las ediciones del libro incluye una cita de una reseña en Los Angeles Times que dice que se trata de «la más aterradora historia real que se haya leído en años», mientras que el tagline promocional asegura: «Una historia más horriblemente aterradora que El exorcista, ¡porque realmente sucedió!».

En la década del 70, la mención a El exorcista no era casual ni gratuita, se trataba del fenómeno de horror más popular de los últimos tiempos, el que había moldeado el gusto del público por estas historias de posesiones y demonios.

¡Pero lo de Amityville realmente sucedió!

amityville
Historias de terror: la verdadera historia de Amityville

Historias de terror: la verdadera historia de Amityville

¿Qué fue lo que sucedió realmente?

En noviembre de 1974 Ronald DeFeo Jr., de 23 años, asesinó con un rifle en su casa de Amityville a su madre, su padre, sus dos hermanos y sus dos hermanas. Los asesinatos ocurrieron alrededor de las 3 de la mañana y todas las víctimas estaban en sus camas, boca abajo y sin señal alguna de lucha.

El propio autor del crimen apareció a las 6:30 pm en un bar cercano a su casa y exclamó: «Necesito ayuda, creo que mi padre y mi madre fueron asesinados». Cuando la policía llegó a la casa descubrió que, en efecto, los padres del joven estaban muertos, y también sus cuatro hermanos menores.

La policía puso bajo custodia a Ronald DeFeo Jr., luego de que este sugiriera que los asesinatos habían sido cometidos por un mafioso local, pero cuando en su versión de los hechos comenzaron a aparecer inconsistencias y se probó que el mafioso tenía una coartada, el joven no demoró en confesar ser él mismo el autor. «Una vez que comencé a disparar no pude parar. Todo sucedió demasiado rápido» declaró.

¿Cómo hizo el joven para asesinar a toda su familia tan rápidamente y sin que ninguno de ellos fuera alertado antes? La policía comprobó que el rifle no tenía ningún mecanismo de supresión del ruido y no había evidencia alguna del uso de sedantes en las víctimas. ¿Todos permanecieron dormidos o inmóviles en sus camas mientras Ronald ingresaba en las habitaciones a los disparos?

Los investigadores que primero llegaron a la escena del crimen creyeron por un momento que los asesinos eran más de uno, debido a la velocidad y la magnitud de los asesinatos.

Estos detalles nunca fueron del todo aclarados, y el propio autor ha cambiado las versiones de los hechos en diferentes oportunidades, incluyendo una en la que dice que fue la mayor de sus hermanas la que comenzó todo matando a su padre y que en respuesta a ésto su madre mató a todos sus hermanos hasta que él le disparó.

Agradable familia.

Pero siempre que hay un misterio de difícil explicación, la posibilidad sobrenatural se presenta tentadora.

La familia Lutz y los demonios

Después de un juicio que duró cerca de un año Ronald DeFeo Jr. fue encontrado culpable de los seis asesinatos y fue sentenciado a seis penas consecutivas de 25 años a cadena perpetua.

Más o menos al mismo tiempo, en diciembre de 1975, el matrimonio de George y Kathy Lutz y sus tres hijos se mudaron a la casa en la que habían ocurrido los asesinatos.

El diálogo con los agentes inmobiliarios debe haber sido más o menos así: «Es una enorme y hermosa casa de estilo colonial holandés, con cinco dormitorios, piscina y hasta una caseta para botes, y la buena noticia es que pueden comprarla por nada más que $80.000 dólares. La mala noticia es que hace un año aquí tuvo lugar un espantoso asesinato múltiple».

«¡La compramos!» dijeron los Lutz, que quizá dejaron de escuchar después de la parte de los $80.000 dólares.

Eventualmente, de todas maneras, debieron enterarse de la oscura historia de la casa, y quizá ya venían algo predispuestos a experimentar fenómenos paranormales, ya que el día en que se mudaron decidieron llevar con ellos un sacerdote, el Padre Mancuso (nombrado como Ray Pecoraro en el libro por asuntos de privacidad), para que bendijera la casa (¿habrían visto El exorcista recientemente?).

Según narra el libro The Amityville Horror, al ingresar en la casa el padre Pecoraro sintió voces que le murmuraban «¡fuera de aquí!», y también sintió como si una mano lo abofeteara, al tiempo que comenzó a experimentar síntomas similares a los de un resfrío y sus manos comenzaron a sangrar.

No era una situación especialmente tranquilizadora, pero los Lutz increíblemente decidieron mudarse igual. Quizá escuchando voces que les susurraban «¡$80.000 dólares!».

Gran parte de los muebles de la familia DeFeo estaban incluidos con la compra de la casa y permanecieron en ella.

amityville
Historias de terror: la verdadera historia de Amityville

Historias de terror: la verdadera historia de Amityville

El libro describe alguno de los siguientes eventos misteriosos y de pretendida explicación sobrenatural en la casa, durante la estadía de los Lutz:

  • George Lutz solía despertarse inexplicablemente todas las noches a las 3:15. Luego se enteraría que esta era la hora aproximada en la que Ronald DeFeo había asesinado a su familia.
  • La casa estaba plagada de moscas, pese a que era pleno invierno (¿habrían visto El exorcista recientemente?
  • Kathy tuvo pesadillas relativas a los asesinatos, que le revelaron el orden y las habitaciones en que habían ocurrido.
  • La casa tenía algunos puntos extremadamente fríos, ciertos olores que iban y venían, puertas que se golpeaban, sonidos en medio de la noche... lo habitual.
  • Missy, la hija de 5 años de los Lutz, conoció a un nuevo amigo imaginario, que el libro describe como una criatura demoníaca parecida a un cerdo con ojos rojos brillantes.
  • Kathy dijo sentirse «abrazada» por una fuerza invisible
  • En el sótano había una habitación oculta con las paredes rojas que no aparecía en los planos de la casa, y a la que el perro de los Lutz se negaba a acercarse.

Estos y muchos otros eventos que se describen en el libro se han convertido, gracias a este mismo libro y sus numerosas adaptaciones, en clichés del cine de terror.

La estadía de los Lutz en la casa sería finalmente de nada más que de 28 días.

Tras experimentar estos acontecimientos, a principios de enero de 1976 intentaron bendecir la casa nuevamente, en la que terminaría por ser su última noche allí.

Los Lutz nunca dieron detalles de qué sucedió esa noche, argumentando que era algo «demasiado espeluznante» como para rememorarlo, pero lo cierto es que huyeron de la casa de la noche a la mañana, dejando en ella todas sus pertenencias, sus ropas en los armarios y comida en el refrigerador.

Nace un mito

La experiencia de los Lutz no solamente captaría la atención del autor Jay Anson que plasmaría todo esto en su libro y dejaría entrever una explicación demoníaca de los asesinatos cometidos por Ronald DeFeo Jr., sino también de otros investigadores y de la natural curiosidad e inclinación popular a hurgar en esta clase de misterios.

En marzo de 1976, Ed y Lorraine Warren, hoy célebres por tener sus historias adaptadas en la saga El conjuro (la primera de ellas inspirada en la historia de Amityville), se presentaron en la casa para investigar sus presuntos demonios, acompañados por reporteros de un canal local de televisión.

Uno de los miembros del equipo de investigación tomó en la casa unas fotografías con cámara rápida infrarroja y en una de ellas captó lo que presuntamente era un «niño demonio» con ojos resplandecientes que miraba desde el otro lado de la habitación.

La fotografía no fue revelada hasta 1979, coincidentemente durante la promoción de la película de ese año que marcaría la primera adaptación al cine de la historia de Amityville.

La primera película The Amityville Horror se estrenó en julio de 1979 y se convirtió en una de las películas independiente más exitosas comercialmente.

Sería seguida por casi una decena de películas más entre secuelas, reboots o remakes, incluyendo una con Ryan Reynolds y Melissa George estrenada en 2005, y la más reciente y metacinematográfica Amityville: The Awakening.

Eso sin contar las versiones no oficiales o lateralmente inspiradas que de todas maneras usan el nombre Amityville, aprovechando el impacto publicitario de éste y el hecho de que nadie posee sus derechos de propiedad, por ser un lugar y una historia (a grandes rasgos) real.

El costado más demoníaco y sobrenatural de la historia de horror en Amityville probablemente sea un relato construido —con convencimiento o no—por George y Kathy Lutz y por el autor del libro Jay Anson.

Un relato contundente y atrapante, sí, impulsado y potenciado por los sangrientos hechos reales que lo preceden. Un relato que, en definitiva, se ubica como una de las más populares y fascinantes historias de fantasmas de la cultura popular, los haya tenido o no.

FUENTE: Vix