miércoles 18 de mayo de 2022
Ocio Plantas |

Poto, una planta de interior muy fácil de cultivar para alegrar la casa

En esta nota conocerás algunas claves para que tu poto crezca sano y fuerte. Continúa leyendo para saber más detalles.

Si buscas una planta de interior bella y frondosa, capaz de decorar cualquier rincón de la casa con sus hojas de brillantes tonos verdes, el poto es una alternativa genial que debes tener en cuenta. Es sencilla pero también muy bella y resistente, y no te planteará grandes problemas de cultivo, ya que no presenta demasiadas exigencias.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Planta de interior bella y frondosa
P lanta de interior bella y frondosa

P lanta de interior bella y frondosa

Una planta colgante que decora por sí misma

Perteneciente a la familia de las aráceas, el poto (Epipremnum aureum) es una planta trepadora de interior muy reconocida en las casas españolas, aunque es originaria del sudeste asiático.

Tiene tallos largos repletos de hojas grandes de un brillante color verde y matices amarillos y blancos. Elegirla es un acierto porque, aunque no tiene flores, es perfecta para aportar un toque fresco a tu casa.

Alicientes para cultivarla

Si te decides por el poto como planta de interior descubrirás que presenta varias ventajas que la convierten en una alternativa genial. No solo es bella y fácil de cuidar, sino que además purifica el aire de tu casa.

El poto purifica el aire de tu casa
El poto purifica el aire de tu casa

El poto purifica el aire de tu casa

Leer más► Cuáles son los beneficios y propiedades del pomelo

Un estudio realizado por la NASA en 1989 lo avala, asegurando que el poto es capaz de filtrar sustancias perjudiciales como el benceno, el xileno y el formaldehído. Posteriormente han sido varias las investigaciones que refuerzan esta teoría, aunque también se han realizado otras que afirman que el poder purificador de las plantas es poco relevante. Sea como sea, tener un poto (o varios) en casa es una opción perfecta para refrescar el ambiente con un toque natural.

El sustrato perfecto

El poto no requiere de un sustrato especial para crecer feliz. Más que un tipo determinado de tierra, lo que verdaderamente necesita es que esté bien drenado, ya que sus raíces no toleran los encharcamientos.

El poto no requiere de un sustrato especial para crecer
El poto no requiere de un sustrato especial para crecer feliz

El poto no requiere de un sustrato especial para crecer feliz

Para conseguirlo podés añadir a un sustrato ligeramente ácido una tercera parte de arena fina o mezclar la arena con turba, mantillo y un sustrato universal para plantas de interior.

Regala con cuidado

Moderación es la palabra que ha de definir la pauta de riego para tu poto. Debes ser muy cuidadoso con el agua, ya que un exceso le puede perjudicar bastante. De hecho, es una planta de interior que prefiere que la tierra esté seca, antes que demasiado húmeda.

Un sustrato empapado puede afectar considerablemente a las raíces de la planta. Por eso debes regar solamente cuando notes la tierra bastante seca. En lo que a la humedad ambiental se refiere, la cosa cambia. A tu poto le encantará que lo pulverices con agua al menos una vez a la semana, para que sus hojas no se resequen y estén lustrosas y frescas.

Regala con cuidado
Regala con moderación y cuidado

Regala con moderación y cuidado

¿Es necesario podar el poto?

Como buena planta trepadora (o colgante) le vendrá de perlas una buena poda anual de mantenimiento, que conviene hacer en primavera. Así estimularás el crecimiento de nuevos tallos y hojas, y controlarás la forma del poto. Tu planta se llenará de brotes nuevos y estará más densa.

Leer más► Qué quiere decir realmente que un perro mueva la cola

Los peligros que la acechan

Es sencilla pero también muy bella y resistente
Es sencilla pero también muy bella y resistente

Es sencilla pero también muy bella y resistente

Además de las plagas y enfermedades que pueden afectar al poto, hay otros elementos que pueden perjudicarlo bastante. Debes estar atenta a los signos que muestre la planta, ya que es su forma de decirte qué le está ocurriendo.

- Si tu poto tiene las hojas demasiado amarillas puede que esté sufriendo de clorosis férrica. Es decir, que le falte hierro. La solución pasa por añadir un sustrato ácido a la maceta o quelato de hierro, un producto que solucionará esa carencia.

- Si las puntas de las hojas están secas, puede que el sustrato tenga demasiadas sales por un exceso de abono. Riega de forma abundante para tratar de equilibrarlo.

- ¿Hojas lacias y débiles? Es probable que tu poto haya recibido demasiado sol de forma directa, o también puede ser que lo hayas regado en exceso. Corrige ambos factores y verás cómo mejora.

Temas