domingo 20 de septiembre de 2020
Ocio | Perro | Historia | Vida

La historia de Hachiko, el perro que esperó a su dueño durante 10 años

Hachiko fué durante casi diez años, todos los días a la estación de Shibuya, en Japón, a la hora en la que llegaba el tren en el que volvía su dueño del trabajo.

La historia de Hachiko, el perro fiel es tan enternecedora que es imposible que no te conmueva. Gracias a Hollywood muchos la conocimos en el año 2009 con la película “Siempre a tu lado”, que protagonizó Richard Gere y fue escrita por Stephen P. Lindsey, y dirigida por Lasse Hallström.

El dueño de Hachiko, Hidesaburo Ueno, era un agrónomo que daba clases en la Universidad de Tokio. Lo encontró cuando apenas era un cachorro, en 1924. En un principio no quiso quedárselo, pero después se encariñó con él y cambió de opinión. Al notar que el perrito sufría una desviación en las patas delanteras, decidió llamarle Hachi.

Ueno y Hachiko se hicieron inseparables. El perro acompañaba al profesor por la mañana a la estación de tren de Shibuya, donde se lo podía ver al final del día laboral mientras esperaba su vuelta. Aquellos con los que se encontraban en su trayecto diario, transeúntes o dueños de comercios, observaban con simpatía la devoción del perro por su amo.

Sin embargo el 21 de mayo de 1925, el profesor murió de una hemorragia cerebral. Hachiko, a partir de ese momento, siguió acudiendo invariablemente a la estación, como si Ueno tuviera que llegar en cualquier momento. Iba a vivir allí, en Shibuya, el resto de su vida. Los viajeros que pasaban por allí se encargaron de alimentarlo y cuidarlo, y así empezó a ser conocido por todos como “el perro fiel”.

En homenaje a su constancia, en abril de 1934 se inauguró una estatua en su honor. El propio Hachiko se hallaba entre los asistentes a la ceremonia. En esos momentos ya lo habían convertido en una estrella. Al acto acudieron altos funcionarios, además de Kishi Kazutoshi, autor de un libro sobre su historia, y Sakano Hisako, sobrina del profesor Ueno.

El perro fiel murió al año siguiente, el 8 de marzo de 1935 mientras se encontraba en la estación ferroviaria. Las autopsias determinaron que Hachiko falleció a causa de un cáncer, así como de filariasis, es decir, una infección parasitaria.

FUENTE: La cien