domingo 17 de enero de 2021
Ocio | beneficios | Recetas | arroz

¿Cuáles son los beneficios de la comida tailandesa?

Cada vez son más las personas que se sienten atraídas por las cocinas orientales. Las más extendidas son la japonesa y la china. Pero ¿qué ingredientes y beneficios esconde la comida tailandesa?

La dieta tradicional de la comida tailandesa es un reflejo de sus valores nutricionales y culturales que pretende combinar el placer para el paladar con las cualidades medicinales de sus ingredientes. Estos aportan cantidades notables de nutrientes, como fibra, vitaminas, minerales y proteínas. Tiene en su base abundantes verduras y hierbas frescas, además de arroz, mariscos y carne que se condimentan con especias. Los currys, sopas y ensaladas son platos de fácil preparación que no requieren mucho tiempo.

Por lo que no resulta difícil disfrutar de los beneficios de la comida tailandesa también en casa. En el siguiente artículo aportamos algunas ideas de ingredientes y recetas a preparar.

Principales ingredientes de la comida tailandesa

La cocina de Tailandia está repleta de sabores intensos con un amplio abanico que comprende salado, amargo, picante y dulce. Aunque puede parecer complicada de preparar en casa, es posible elaborar platos sencillos con unas nociones básicas. Estos son los productos que no pueden faltar para iniciarse en la comida thai:

  • Arroz: este es el cereal básico en el país oriental. El trigo no suele estar presente, lo que resulta positivo para las personas con celiaquía. Los tipos más usados son el jazmín y el glutinoso. Si se elige la versión integral aumenta la cantidad de fibra, minerales y vitaminas.
  • Leche de coco: este tipo de grasa no falta casi nunca en los currys y algunas sopas tradicionales tailandesas. Aporta ácido láurico que contribuye a dismunuir el colesterol LDL (más conocido como malo) y aumentar el HDL o bueno.
  • Papaya verde: es la fruta no madura del árbol con el mismo nombre. Se utiliza como si fuera un vegetal y forma parte de una de las ensaladas más conocidas. Aporta vitaminas, fibra y licopeno, un componente con gran actividad antioxidante.
  • Especias: estas son habituales en las cocinas y se usan de forma abundante. Gracias a ellas, los platos adquieren colores y aromas muy típicos. Algunas de ellas, como el galangal, la cúrcuma o el cardamomo, son fuente de antioxidantes, vitamina C y sustancias antiinflamatorias. También destaca el uso de albahaca tailandesa, ajo y chiles.
  • Tofu: en Tailandia se elabora fresco cada día. Aporta proteína vegetal con todos los aminoácidos esenciales, por lo que se convierte en una buena alternativa a la carne o el pescado. Además, contiene isoflavonas de las que se han estudiado posibles efectos positivos en la disminución del riesgo de diabetes tipo 2 y osteoporosis.
  • Productos del mar: muchos platos se cocinan con gambas, camarones, calamares o pescado blanco. Estos representan una buena fuente de nutrientes básicos, entre los que se encuentran los ácidos grasos omega 3, las proteínas, las vitaminas liposolubles y los minerales.

¿La comida tailandesa tiene contraindicaciones?

Por norma general, esta dieta tradicional puede considerarse una opción saludable para alimentarse. Se basa en una variedad de ingredientes con gran presencia de vegetales. Sin embargo, algunas de sus formas más típicas de cocinar y condimentar los platos pueden tener algunos efectos no tan positivos.

En primer lugar, uno de los condimentos presentes en muchos platos es el glutamato monosódico, que se usa para dar un toque salado. La Food and Drug Administration lo considera un ingrediente inocuo, pero su uso genera controversia, por lo que es necesario especificarlo en las etiquetas de los productos.

En algunas ocasiones, su consumo genera la presencia de efectos negativos, como los siguientes:

  • Náuseas.
  • Sofocos y sudoración.
  • Dolor de cabeza.
  • Presión o tensión facial.
  • Entumecimiento y hormigueo.
  • Debilidad.

Otro ingrediente habitual es el azúcar, que se usa incluso en recetas saladas. Es común que los tailandeses lo añadan a las sopas o salsas para aderezar verduras y ensaladas. Un consumo excesivo de azúcar añadido tiene probados efectos negativos en la salud, por lo que es mejor reducir su presencia y eliminarlo a la hora de elaborar los platos.

También existen recetas con una importante presencia de grasas. Esto ocurre con los rollitos, arroz y fideos que se cocinan fritos. También algunos currys a los que se agrega leche de coco. El resultado son platos con elevada presencia de lípidos y calorías que puede ser preciso controlar.

FUENTE: Mejor con salud