menu
search
Ocio sueño | Salud | Limpieza

Cada cuánto tenes que lavar las sábanas y almohadas de tu cama

Descubrí la importancia de cambiar regularmente tus almohadas y sábanas para asegurar un sueño reparador y preservar tu bienestar.

Un sueño reparador es fundamental para ser más productivos y mantener un buen estado de ánimo. La comodidad de nuestra cama, incluyendo almohadas y sábanas, juega un papel esencial en la calidad de nuestro descanso. ¿Pero sabes cuándo es el momento adecuado para renovar estos elementos esenciales?

Dormir bien no solo mejora tu productividad y ánimo, sino que también es crucial para afrontar los desafíos diarios. Una almohada adecuada es un componente clave para lograr un descanso óptimo, por lo que es importante saber cuándo es momento de reemplazarla.

Las almohadas, con el uso continuo, tienden a deformarse y pueden acumular suciedad, ácaros y otros alérgenos. Esto no solo afecta la comodidad durante el sueño, sino que también puede tener consecuencias negativas para la salud, como provocar dolores de cuello o problemas cervicales.

LEER MÁS ► Qué significa soñar que estás atrapado: el mensaje de esta pesadilla

Por qué es crucial cambiar las sábanas regularmente

Las sábanas acumulan células muertas de la piel, sudor, aceites corporales y pueden ser un caldo de cultivo para ácaros del polvo. Cambiarlas regularmente ayuda a reducir la acumulación de alérgenos y a mantener un ambiente de sueño saludable.

Según la doctora Lindsay Browning, psicóloga y experta en sueño, citada por la BBC, lo ideal es cambiar las sábanas "una vez a la semana o cada dos semanas como máximo".

lavar ropa.png
Lavar las sábanas de tu cama de forma regular ayuda a tener un ambiente de sueño saludable.

Lavar las sábanas de tu cama de forma regular ayuda a tener un ambiente de sueño saludable.

Factores que afectan la frecuencia de cambio de sábanas

Existen circunstancias específicas que pueden requerir un cambio más frecuente de sábanas:

  • Condiciones de salud: Si sufres de alergias, acné o problemas de piel, es aconsejable cambiar las sábanas con mayor regularidad.
  • Clima: En climas cálidos y húmedos, o durante las estaciones donde se suda más, puede ser beneficioso cambiar las sábanas más a menudo.
  • Épocas de enfermedad: Durante la temporada de gripe o en presencia de enfermedades contagiosas, lavar las sábanas a una temperatura más alta es crucial para desinfectarlas adecuadamente.

Cada cuánto hay que lavar las sábanas

Especialistas en venta de ropa de cama sugieren que es recomendable lavar los acolchados, sábanas (tanto inferiores como superiores) y fundas de almohadas al menos una vez cada dos semanas. Sin embargo, para aquellos que duermen sin ropa o que no se duchan antes de acostarse, lo ideal sería lavar estas prendas cada semana.

Un estudio reveló que el 62% de las mujeres y el 29% de los hombres renuevan sus sábanas cada quince días. Curiosamente, se observó que las parejas tienden a cambiar la ropa de cama con menor frecuencia, siendo solo un 17% los que lo hacen con regularidad.

Para un lavado efectivo de las sábanas, se recomienda usar agua caliente, idealmente a unos 60 grados Celsius, para eliminar gérmenes y ácaros eficazmente. No olvides que también es importante lavar regularmente las fundas de almohada.

Elegir una buena almohada: la clave para dormir más y mejor
Se recomienda cambiar las almohadas cada 1 o dos años.

Se recomienda cambiar las almohadas cada 1 o dos años.

Por qué y cada cuánto cambiar las almohadas

Las almohadas pueden deformarse y acumular suciedad con el tiempo, lo que puede provocar molestias en el cuello y problemas cervicales. Según la Fundación del Sueño, se recomienda cambiar las almohadas cada 1 a 2 años, dependiendo de su calidad y del uso que hayan tenido.

Las sábanas, por otro lado, acumulan células muertas de la piel, sudor y aceites corporales, lo que puede atraer ácaros y aumentar la presencia de alérgenos. La mayoría de los expertos aconsejan cambiarlas al menos una vez a la semana, aunque esto puede variar según condiciones personales como alergias o el clima.