menu
search
Ocio verano |

5 consejos para cuidar tu piel en verano

Es necesario cuidar y tener una buena rutina para el cuidado de nuestra piel a diario, en especial en los meses de verano. Enterate cómo hacerlo.

Cuidar adecuadamente de nuestra piel es esencial para un mejor aspecto y salud. Es necesario cuidar y tener una buena rutina para el cuidado de nuestra piel a diario, en especial en los meses de verano.

Es en esta época del año cuando nuestra piel necesita un plus de hidratación, cuidado y protección. Y es que a corto plazo una piel que no ha sido cuidada adecuadamente puede volverse seca, áspera e incluso descamarse.

Un grupo de dermatólogos preparó algunos consejos para cuidar tu piel en verano. Enterate cuáles son, a continuación.

image.png
En verano nuestra piel necesita un plus de hidratación, cuidado y protección.

En verano nuestra piel necesita un plus de hidratación, cuidado y protección.

Cómo cuidar la piel en verano

  • Limpieza, preparación e hidratación de la piel

Para disfrutar de una piel sana y gozar de un bronceado uniforme es muy importante que la piel esté limpia y preparada. Es muy importante, en especial en temporada estival, la limpieza diaria de la piel con productos suaves que eliminen la suciedad sin alterar el manto ácido de la piel.

Si hay algo realmente importante en verano es una adecuada hidratación de la piel tanto de forma externa como interna. La falta de agua e hidratación en la piel se traduce en un aspecto seco, apagado e incluso descamado. Las duchas, baños y el hecho de beber abundante agua pueden prevenir la deshidratación de la piel.

Además, es conveniente aplicar cremas hidratantes en abundancia sobre todo el cuerpo después de cada ducha, y usar jabones syndet sin jabón u oleogeles de ducha, que la deshidratan menos. Esto ayuda a proteger la superficie cutánea, haciendo que el agua quede retenida en el interior, hay que prestar especial atención a las zonas más secas, como talones, codos y rodillas. También al rostro, cuya piel es más fina y requiere de tratamientos dermatológicos específicos.

  • Protección solar diaria

Uno de los principales errores que cometemos en verano es el de aplicar protector solar exclusivamente si vamos a la playa o piscina a tomar el sol. Lo cierto es que el sol nos toma igualmente en cualquier zona exterior, aunque llevemos la ropa puesta. Por ello, debemos incorporar a nuestra rutina de cuidado corporal y facial el uso de protectores solares a diario, siempre de factor 50 y renovarlos con frecuencia.

image.png
Es necesario usar protección solar siempre.

Es necesario usar protección solar siempre.

  • Tomar mucha agua

Como ya hemos comentado, la hidratación de la piel debe realizarse tanto por fuera como por dentro. Y es que el cuerpo pierde agua con el calor y es necesario reponerla. La falta de agua en el cuerpo puede producir envejecimiento prematuro y sequedad en la piel. Para mantener nuestra piel bien hidratada debemos beber mucha agua, unos 2 litros.

  • Usar ropa adecuada

Otro aspecto a tener en cuenta para cuidar tu piel en verano es la ropa que usamos en verano, lo ideal son tejidos naturales, frescos que permitan la transpiración. De esta forma evitamos excesiva sudoración, reacciones por falta de transpiración, etc.

Cuando vayas a la playa o piscina no uses colonias o productos que lleven alcohol, ya que podrían causar irritación o manchas en la piel. Debemos proteger y cuidar las zonas que presentan mayor exposición al sol como el rostro, cuello, pecho, brazos, piernas y nuca. Utiliza fulares, sombreros, pareos, etc., puesto que ayudan a proteger estas zonas de una exposición muy prolongada y mantienen fresco el resto del cuerpo.

image.png
Debemos utilizar ropa adecuada.

Debemos utilizar ropa adecuada.

  • Tener una alimentación equilibrada

Hay que comer de todo, pero es cierto que la ingesta de determinados alimentos ayuda a mejorar el aspecto y salud de tu piel. Para cuidar tu piel en verano consume frutas, verduras y alimentos ricos en antioxidantes, ya que ayudan a prevenir la degeneración celular y estimulan el flujo sanguíneo de la piel.

Algunos de estos alimentos son: leche, huevos y pescado como fuentes de Vitamina A, almendras, nueces y duraznos como fuente de Vitamina B. Naranjas, ananá y kiwis son fuentes de Vitamina C, y frutos secos y tomates para la Vitamina E. Si mantenemos una dieta equilibrada se favorece la hidratación de la piel y el bienestar general del organismo.

Temas