#CosasIncreíbles: La historia del día, contada en primera persona

historia

Una foto que llegó a Aire de Santa Fe se viralizó rápidamente durante el temporal de este jueves por la mañana: la imagen muestra una -lamentable- postal urbana de Santa Fe: dos personas que a bordo del transporte público de pasajeros, se ven obligados a abrir el paraguas para protegerse de la constante caída de agua en el interior del colectivo. Tras la amplia repercusión que tuvo la publicación, pudimos hablar con Nadia, la protagonista de esta historia.

La joven, incluso, filmó un video, que muestra cómo cae agua desde el techo de la unidad, y que compartimos al pie de esta nota.

“No soy una usuaria frecuente del servicio de colectivos, pero cuando subí y vi asientos libres y gente parada, me resultó sospechoso. Me acerqué y noté que todos los asientos estaban mojados. Pensé que alguien se había olvidado la ventana abierta pero, cuando miré con atención, vi que en realidad el agua caía del techo del colectivo, de la zona de las luces, como se ve el video“, contó la entrevistada.

“Como ya estaba totalmente mojada, me senté igual, pero unas cuadras después se sentó al lado mío un chico de secundaria que me dio muchísima lástima, porque se ve que venía de la escuela, estaba mojado y llevaba el tablero de dibujo, y a él sí le caía de lleno la gotera. Fue ahí cuando decidí abrir el paraguas para protegernos los dos. Le dije: ‘esto te va a parecer ridículo, pero voy a abrir el paraguas’. Pensé que nadie había prestado demasiada atención, pero se ve que sí, porque me sacaron una foto”, agregó en su relato.

Nadia precisó que ella y su ocasional compañero de desventura viajaron 20 minutos en esas condiciones. “El chico fue muy amable y al bajarse del colectivo me agradeció por haber abierto el paraguas”, recordó.

Respecto a la reflexión que puede hacer sobre la situación vivida, la joven dijo: “Me pareció irónico después de haber soportado tanta agua, subir a un lugar donde uno cree que va a estar a resguardo y tener que seguir soportando agua”.

Además, opinó que “es ridículo” porque “el gobierno está tratando de incentivar el uso del transporte público, pero con estas cosas no se puede. Yo, por suerte, puedo contar con mi vehículo propio y uso el colectivo sólo los días de lluvia, pero la verdad es que desanima que con lo que te cobran el boleto tengas que sentarte en un lugar mojado y terminar abriendo el paraguas. Uno espera no mojarse adentro del colectivo”, añadió con indignación, apelando al sentido común.

Nadia acotó que no le comentó puntualmente la situación al conductor de la unidad: “Abrí el paraguas adentro del coche como prueba suficiente para que el chofer vea lo que estaba sucediendo. Es entendible que en días de lluvia se filtre algo de agua por las ventanas, pero que te caiga una gotera desde la luz del colectivo no es normal”, señaló.

Finalmente, con resignación, la joven manifestó que no realizará la denuncia en la Municipalidad, porque sabe que no tendrá resultados: “Cada vez que denunciamos, todo queda en la nada y los coches siguen así durante años. Los aumentos en el costo del boleto no se destinan jamás a mejorar el servicio”, concluyó.

 

► Volvé a escuchar la historia de Nadia

 

► ¡Mirá el video!

NOTICIAS DESTACADAS