La Revolución iraní cumple 40 años en medio del endurencimiento de las sanciones de EE. UU.

El Gobierno de Donald Trump endureció las sanciones que pesan sobre Irán para presionar al país a renunciar a su programa militar, un cambio de rumbo respecto a los últimos años, en los que las relaciones entre ambos países se habían distendido.


Hace 40 años que la Revolución iraní derrocó al sha Mohammad Reza Pahleví y desembocó en un teocrático islámico. Desde entonces, las relaciones internacionales del país han tenido altos y bajos marcados por las tensiones con las distintas administraciones estadounidenses.

El liderazgo de Donald Trump, que asumió la presidencia del país en 2017, se ha caracterizado por un endurecimiento de las sanciones hacia el país persa. Su política contrasta con la de su antecesor, Barack Obama, quien en 2015 firmó un acuerdo con Irán y con cinco países más (China, Francia, Inglaterra, Rusia y Alemania) para limitar el programa nuclear iraní a cambio de levantar las sanciones internacionales.

Leer más►La Cumbre Iberoamericana apunta al “desarrollo sostenible” para 2030

Las primeras sanciones se implementaron en agosto

Trump anunció el 8 de mayo de 2018 que Estados Unidos se retiraría del acuerdo de 2015 al considerar que no tenía efecto. El mandatario anunció que su objetivo era buscar un nuevo acuerdo que no solo controlara el desarrollo nuclear de Irán sino que también le impidiera interferir en las políticas de sus países vecinos.

Para lograrlo, Trump diseñó una primera ola de sanciones que se implementaron en agosto. Para empezar, prohibió que Irán comprara dólares estadounidenses y restringió las transacciones en riales iranís en el exterior.

Los efectos de estos impedimentos se sintieron sobre todo en la industria automovilística, en la venta de metales, de alfombras y de pistachos.

La segunda fase de sanciones atacó las finanzas y el petróleo

En noviembre de 2018, el Gobierno estadounidense puso en práctica una segunda fase de sanciones económicas para Irán, esta vez dirigidas a la industria petrolera y a las finanzas.

Trump forzó a países y empresas a cortar sus compras de crudo al país y suspendió los bancos iraníes del Sistema Global de Transferencia, conocido como Swift.

El impacto de las sanciones económicas dejó la economía iraní maltrecha. En 2018, el rial perdió el 60% de su valor respecto al dólar y la inflación no ha dejado de aumentar desde entonces.

Leer más►Francisco pidió denunciar y combatir “la plaga” de la trata de personas

Las negociaciones están bloqueadas

El presidente de Irán, Hasan Rohani, rechazó sentarse en la mesa de negociaciones y tachó al bloqueo estadounidense de “guerra psicológica”.

Trump declaró el pasado 5 de febrero durante el discurso del Estado de la Unión que Irán es el “principal patrocinador estatal del terrorismo”. El carácter islamista del Gobierno iraní siempre ha sido el escollo principal entre los dos países.

Antes de la Revolución, la dinastía Pahlaví había sido una aliada de las potencias occidentales. De hecho, una de las motivaciones de la Revolución fue oponerse a la influencia de Estados Unidos y el Reino Unido y sus ingerencias en la política interna iraní.

 

Fuente: www.france24.com

 

NOTICIAS DESTACADAS