Análisis de la corrupción: Argentina-Brasil

Aunque ambos eligieron la misma estrategia, en el fondo, los ex presidentes Lula Da Silva y Cristina Fernández de Kirchner no se parecen en casi nada.


Lula, logró durante su mandato convencer a sus partidarios que gobernaba a favor de los pobres, los desamparados, contra la oligarquía financiera y las grandes empresas. Pero la verdad es que, según las estadísticas, los bancos y las grandes constructoras nunca ganaron tanto dinero como durante su gobierno. Y lo siguieron haciendo durante la gestión de Dilma, aunque el relato progresista a favor de la distribución de la riqueza nunca fue abandonado por ninguno de los dos.

En el gobierno de Cristina, en cambio las cosas fueron distintas, el punto de inflexión sucedió a principios de 2011, cuando pronunció la frase: “Vamos por todo”, inmediatamente después de la tragedia de Once. Ya había tomado la decisión de inaugurar el denominado cepo cambiario, hecho que impactó considerablemente en el bolsillo de casi todos los argentinos. Cristina Fernández fracasó en su intento de imponer a su candidato Daniel Scioli. Según allegados a la ex presidente tenía muchos “desencuentros” con Scioli, esto terminó favoreciendo el triunfo de su adversario, Mauricio Macri. Además propuso como candidato a Aníbal Fernández  para gobernador de la provincia frente a la candidatura de María Eugenia Vidal. Esa decisión clave fue la que terminó aportando a Macri los votos necesarios para doblegar a Scioli.

Nadie duda de la capacidad de ambos para manejar los tiempos políticos en el medio de la tormenta. El ex dirigente metalúrgico estuvo casi a punto de lograr su deseo de
transformarse en presidente una vez más. De hecho, todavía las encuestas lo muestran como uno de los candidatos con más posibilidades de ganar las elecciones nacionales de octubre próximo. Tanto en la primera como en la segunda vuelta electoral. Aunque la mayoría de los expertos sostienen que al final la interpretación de las leyes no se lo permitirá, llegará a las últimas instancias con una expectativa cierta de triunfo.

En cambio en el caso de Cristina Fernández algunos analistas vaticinan su caída final. Aunque que todavía conserva una intención de voto de más del 25% a nivel nacional. Pero también es cierto que esa expectativa, lo único que hace, es favorecer la fragmentación del voto de la oposición. O para decirlo de otra manera: garantizar una nueva victoria de Macri candidato a presidente para el año 2019.

Tampoco se parecen tanto las denuncias que pesan sobre Lula y las que tienen en vilo a Cristina Fernández de Kirchner. El delito que lo puso al ex presidente de Brasil en una cárcel vip es la presunta aceptación de una dádiva de una constructora, quien le habría comprado un triplex en Guaruyá y habría pagado además las refacciones y los arreglos. Todo, por un total de u$s 1.200.000. En el caso de la ex presidenta de la Argentina, se la acusa de ser la jefa de una asociación ilícita y de favorecer a los mismos empresarios que le entregaron retornos en diferentes modalidades y por decenas de millones de dólares.

La otra gran diferencia entre Lula y ex presidente de nuestro país es el sistema judicial. En Brasil, un juez de Curitiba, Sergio Moro, pudo privarlo de su libertad en un tiempo relativamente breve. En la Argentina, el Senado habilitó a Claudio Bonadio a que pueda allanar tres propiedades de Cristina Kirchner en la causa de los cuadernos de las coimas. Se estima que el juez hará los procedimientos durante la mañana de este jueves.

El magistrado ya está en condiciones de buscar pruebas en dos propiedades de Cristina en Santa Cruz, ubicadas en las ciudades de El Calafate y Río Gallegos, y en el departamento que tiene en Recoleta.

La Justicia sospecha que Cristina instrumentó junto a varios exfuncionarios una red de sobornos provenientes de la obra pública y del sector energético. Oscar Centeno, el ex chofer de Roberto Baratta, la mencionó en sus anotaciones donde describió cómo llevaba bolsos llenos de dinero en su auto.

Durante la sesión en el Senado, la ex mandataria negó todo. Se desentendió de las denuncias en su contra, dijo que son “cuadernos que nadie vio” y afirmó que “armaron las fotocopias”. Desde su banca también gritó: “Bonadio es un instrumento, un títere”.

Leer más ► Los allanamientos a Cristina se harían este jueves

Fuentes:  www.infobae.com / www.cronista.com / www.tn.com.ar

NOTICIAS DESTACADAS