Autopsia confirmó que el ex boxeador murió atragantado con una medialuna

Mario Melo participaba de una competencia en la localidad bonaerense de Pinamar en la que ganaba quien comía más de este alimento en un minuto, y según la investigación falleció por “atragantamiento”.


Una muerte por atragantamiento arrojaron los resultados de la autopsia realizada a los restos del ex boxeador Mario Melo, durante la fiesta de la medialuna en la ciudad de Pinamar. Un evento en el cual una niña también se descompensó por ingerir en forma excesiva dicho alimento, pero afortunadamente fue asistida con eficiencia por uno de los presentes. No fue el caso de Melo, y justamente sus seres queridos y testigos de la tragedia apuntaron a las fallas del sistema de emergencias.

“La verdad fue terrible porque todo esto pasó delante de muchas familias y chicos que había en la fiesta”, señaló a CrónicaFrancis, quien estaba presente en la jornada del domingo cuando Mario Melo, se desplomó tras comer dos medialunas y media durante una competencia. En este sentido, Cristian Echeverría, periodista local, detalló que “este evento fue declarado de interés municipal, pero en ningún momento el municipio especificó que se realizaría un certamen en el que los participantes tenían que comer muchas medialunas en un minuto”.

En principio, la actividad impulsada por varios empresarios de la ciudad de Pinamar, se centraba en seleccionar la mejor medialuna. Sin embargo, durante el desarrollo de la misma, que tuvo lugar el sábado y el domingo, se convocaba a los presentes a subir al escenario y mostrar su resistencia al comer en forma excesiva en un breve espacio de tiempo. Al respecto, Francis añadió que “los propios animadores bromeaban y decían que los participantes no podían hablar. Se daban cuenta de lo peligroso que era, pero lo minimizaban”.

Leer más► Un ex campeón de boxeo murió en pleno concurso de “quién come más medialunas”

No obstante, durante la puesta en marcha de la competencia de niños, una pequeña, de 9 años, acudió en ayuda tras ingerir dos medialunas. Uno de los presentes, con conocimientos en primeros auxilios, le practicó la maniobra de heimlich y la menor expulsó parte de una medialuna. Sin embargo, “en el caso de Mario falló toda el sistema de salud contratado porque le hicieron RCP, cuando le tendrían que haber realizado la misma mecánica que a la nena”, consideró Echeverría. En tanto, en coincidencia, el director del hospital local, Walter Ciamci, enfatizó que “fueron un fracaso los ejercicios de reanimación”.

Por su parte, Francis, reveló que “no había un vaso de agua. Eso pidió Melo al animador con las pocas fuerzas que le quedaban, porque casi que no podía hablar, y enseguida se cayó”. En ese instante, el conductor del evento expresó ante el público que “estamos sorprendidos. Recién nos enteramos que él es diabético y eso pudo haber provocado el shock que ustedes vieron. Pensábamos que era una joda, hasta que pasó lo que pasó”. Pero desestimando la versión de los impulsores del festival, la autopsia precisó que “murió por atragantamiento, desencadenando una asfixia, no por diabetes”, aseguraron fuentes judiciales.

En la mañana de este lunes, Matías Roa, empresario que formó parte de la organización, expresó, con cierto arrepentimiento, que “a veces nos preguntamos para qué mierda nos metimos en esto”. En tanto, Miguel “Cachilo” Ledesma, amigo del ex boxeador, con quien fundó una escuela de box, describió a su ser querido como “el ídolo de Pinamar. Toda la ciudad está triste por la clase de persona que era, siempre ayudando a la gente. Estaba muy contento, decía que iba a comer medialunas e invitó a mucha gente. No podemos entender la forma que se fue”.

Importantes detalles

La maniobra de Heimlich se implementa cuando una persona se atraganta tras ingerir un alimento, mediante compresiones, que se realizan tomándola por la espalda. Posteriormente los brazos se colocan a alrededor de la cintura y con la mano derecha, con el puño cerrado en la parte superior del abdomen, y la otra mano tomando el puño, se comprime con fuerza hacia arriba. Una acción que se repite hasta que el damnificado expulse la comida. Este método puede hacérselo la misma persona, pero en ese caso clavando o posicionando el cuerpo contra el respaldo de una silla, para presionar el pecho hasta expulsar el objeto extraño.

 

Noticias Destacadas