sábado 7 de diciembre de 2019

Policiales |

Los puntos claves del fallo: por qué Carlos “Tata” Baldomir fue condenado a 18 años de prisión

Mediante un fallo de 79 páginas, los tres jueces que condenaron al excampeón del mundo por el abuso sexual de su hija difundieron los fundamentos de la sentencia.

Por Ignacio Mendoza

A dos semanas de haber sido condenado, Carlos “Tata” Baldomir, a 18 años de prisión efectiva por haber abusado sexualmente a su hija, cuando esta tenía entre siete y doce años, los jueces del tribunal que dictaron la sentencia difundieron los fundamentos que explican por qué el exboxeador y campeón del mundo fue declarado culpable en el marco de un juicio oral y que se tramitó a puertas a cerradas.

Mediante un fallo de 79 páginas, que fue emitido por medio de la Oficina de Prensa de la Corte, los magistrados del Colegio de Jueces Penales de Santa Fe, Susana Luna, Rodolfo Mingarini y Pablo Busaniche, consideraron que existió “una relación asimétrica de poder por parte del agresor  a los fines de lograr mantener en secreto y oculto los actos perversos desplegados” y que tuvieron como víctima a su hija.

Con una mirada basada en la perspectiva de género, la jueza Luna se refirió al testimonio de la víctima -el cual se expuso en el juicio mediante una Cámara Gesell- y destacó que la misma, a la hora de relatar los hechos que fueron juzgados “ubicó los mismos relacionándolos con determinados momentos de su vida”.

Leer más ► Mirá el video del momento en que “Tata” Baldomir hace “fuck you” a la prensa

La importancia de la palabra de la víctima de este tipo de delitos es hoy una prueba de gran valor en el proceso penal, a pesar de la desconfianza histórica que se tiene del “testigo único”, y ello esencialmente se debe al carácter oculto o secreto en que estos hechos se cometen”, destacó la magistrada. “Por lo general no hay otras pruebas más que la propia palabra de la víctima, sobre todo cuando se trata de hechos ocurridos tiempo atrás donde, si hubo lesiones físicas las mismas ya no están presentes, siendo las secuelas psíquicas las únicas que se deberán -y podrán- evaluar a partir de lo expresado por la persona agredida”, agregó Luna.

En esa línea, la jueza se refirió además a que la declaración de la víctima no significa que cobre “mayor valor probatorio” en los casos de delitos contra la integridad sexual, sino que “seguramente, no podemos prescindir de ella ante la ausencia de otras pruebas”.

Leer más ► Caso Baldomir y los abusos sexuales intrafamiliares: cuando el monstruo está en casa

Otro de los fundamentos que valoró la presidenta del tribunal fue el testimonio de la testigo clave que impulsó la Fiscalía y que sirvió para reforzar la hipótesis que denunció la hija de Baldomir. Se trata de la excuñada de la víctima, la cual recibió un mensaje -vía WhatsApp- por parte del acusado días previos al inicio del juicio. “Fue contundente y sin un ápice de dudas, pese a haber recibido días antes del inicio del presente debate una audio por lo menos llamativo del propio imputado”, indicó.

Susana Luna, la jueza que presidió el debate y que analizó parte del juicio. Maiquel Torcatt/ Aire Digital

Los dichos de la magistrada hicieron hincapié en torno al procedimiento que llevó a cabo el personal de Requisa del Servicio Penitenciario, por orden de la fiscal Alejandra Del Río, y que derivó en el secuestro de un teléfono celular de la celda en donde se encontraba alojado Baldomir. De dicho teléfono, el imputado envió una serie de audios a distintas personas ligadas a testigos del caso, entre ellas, la persona que presenció uno de los abusos denunciados.

“Esto -por el caso- no solo fue lo denunciado por la víctima sino que además contó con una testigo privilegiada -e inesperada- avalando sus dichos; esta circunstancia otorga un ‘plus de credibilidad’ a lo expresado”, agregó la jueza.

Leer más ► Tras la sentencia, la hija del “Tata” Baldomir rompió el silencio y aconsejó: “No se callen”

Por último, la jueza apuntó contra Baldomir y su intento de defensa a lo largo del juicio tras considerar que el mismo “puso en tela de juicio la conducta y moral de la víctima utilizando para ello nuevamente un estereotipo de género”. Cabe destacar que el mismo, en su declaración al tribunal, mostró una foto de su hija a un mes de hacer la Cámara Gesell y dijo “miren como esta vestida una chica que fue abusada”, “preparada para ir al boliche“.

“Claramente sus dichos no deben ser ubicados como una forma de compadecerse de la niña por el mal sufrido, para lo cual resulta elocuente la inexistencia de emociones en Baldomir al hablar de su hija, de cómo se vestía o si iba al boliche. Por el contrario, lo hace en términos moralizadores o sancionatorios, esto es, indirectamente, descalificando sus dichos por un estereotipo de aspecto”, sentenció la jueza Luna.

Dejá tu comentario