martes 24 de mayo de 2022
Evita | CGT |

La CGT pidió a la Iglesia que inicie la beatificación de Evita en el centenario de su nacimiento

La iniciativa fue presentada en mayo al Papa Francisco y el jueves, desde la central obrera, enviaron una carta al Cardenal Mario Poli en la que se solicita que se realice el proceso.

Este jueves la Confederación General de los Trabajadores solicitó oficialmente a la Iglesia Católica la beatificación de Evita en el marco del centenario de su nacimiento. Si bien ya se lo habían anunciado al Papa Francisco en mayo, ahora la central obrera envió una carta al Cardenal Mario Poli, del arzobispado de Buenos Aires, para pedir que se inicie el proceso. Luego de evaluado, el pedido debe ser enviado al Sumo Pontífice.

“A cien años de su nacimiento, superadas dilaciones y divisiones inconducentes para el bien común, cuando su figura y obra han alcanzado el justo valor trascendente que poseen para nuestro pueblo y para todos los pueblos del mundo con sed de justicia, solicitamos que nuestra Iglesia acompañe el sentir popular y la coloque en los altares oficiales para felicidad de nuestros fieles y santos”, argumenta la carta firmada por los secretarios Jorge Sola, Julio Piumato, Carlos Acuña y Hector Daer.

Para la CGT, “el renacimiento de la Argentina está cifrado en la recuperación de las fuentes espirituales de la nacionalidad. Y circunstancias únicas nos vuelven a dar esta oportunidad”.

Para beatificar a una persona es necesario primero enviar una carta de solicitud que funciona como una presentación. Debe realizarse en la jurisdicción eclesiástica donde ocurrió el fallecimiento. Si el pedido es aceptado, el candidato es declarado Siervo de Dios y se investiga su vida y obra.

Una vez aceptado por el arzobispado, envía el pedido a la congregación para la Causa de los Santos del Vaticano, que deberá comprobar si el candidato vivió las virtudes cristianas de modo heroico. Desde ese momento, es declarado “venerable”.

El paso que le sigue es comprobar que Dios obró un milagro por intercesión de la persona, para poder declararla beato. Si se comprueba que el candidato fue muerto por un asesinato a causa de “odio a la fe” no es necesario que haya ocurrido un milagro para declararlo beato.

Si se verifica un segundo milagro, es proclamado santo. Pero si el Para exime la exigencia del milagro, como ocurrió con Juan XXIII, el candidato puede ser declarado directamente.

Temas

Dejá tu comentario