miércoles 23 de septiembre de 2020
Judiciales | Rosario | Policía |

Cómo funcionaba la cadena de coimas que cobraban dos fiscales de Rosario

Empresarios, narcos, fiscales y políticos involucrados en una investigación sobre negocios turbios del juego clandestino en el sur de la provincia.

Leonardo Peiti es un empresario que se mueve en dos universos paralelos, por un lado, en el plano legal, incluso con compañías en el exterior, como en Paraguay, y por otro en las sombras de los negocios turbios, como el juego clandestino, que históricamente fue tolerado como uno de esos delitos benignos que sirven para alimentar, sin causar demasiados perjuicios ni víctimas, las cajas negras de la policía.

La “tranquilidad” de ese negocio ilegal se rompió hace más de un año, cuando Ariel “Guille” Cantero, líder de Los Monos, junto a su lugarteniente Maximiliano Díaz, alias Cachete, descubren que se pueden meter en ese rubro, que durante los últimos cuatro meses, con el cierre del casino City Center, duplicó su facturación.

Ponce Asahd portada.jpg
El fiscal Ponce Asahad brindó sus explicaciones a la prensa en <a href=Rosario." id="188567-Libre-1339784430_embed" />

El fiscal Ponce Asahad brindó sus explicaciones a la prensa en Rosario.

Para lograr asociarse con Peiti, Cachete usó la clásica estrategia de Los Monos: las amenazas y la violencia. El 1º de julio del año pasado dos jóvenes en moto pasaron por el edificio de Servando Bayo al 1000, donde dispararon cinco balazos y escribieron con aerosol rojo en una pared el mensaje: “Leo pagá”. Peiti era el destinatario del apriete, y denunció que Guille Cantero le había pedido 400.000 dólares a cambio de no ser blanco de más atentados.

Según la investigación de los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra, Peiti ya pagaba sobornos a la policía para que dejara funcionar sus casinos clandestinos, a través del ex jefe de la Unidad Regional VI de Villa Constitución, Alejandro Torrisi. Se detectó en la causa que este uniformado retirado visitó en varias oportunidades la jefatura de Policía de Rosario para definir los alcances del acuerdo.

Pero aparecieron actores nuevos además de la policía como destinatarios de las coimas: Los Monos y los fiscales Gustavo Ponce Asahad y su jefe Patricio Serjal.

Pero aparecieron actores nuevos además de la policía como destinatarios de las coimas: Los Monos y los fiscales Gustavo Ponce Asahad y su jefe Patricio Serjal, según se desprende de la investigación judicial. A Guille Cantero, de acuerdo a la causa, le abonaba con salas de juego ilegales. Según declaró Peiti, le pagaba coimas a los funcionarios del MPA desde diciembre de 2018, con quienes mantuvo alrededor de 30 encuentros en distintos lugares de Rosario y de Capital Federal. Los “sobres” eran de entre 4.000 y 5.000 dólares mensuales. En la causa está el registro de las cámaras de seguridad cuando se concreta uno de los pagos en la cochera del restaurante Ceviche, en Jujuy y Oroño. También en el pasaje Rosario, a pocos metros de Tribunales.

serjal.jpg
Patricio Serjal es el otro fiscal investigado. Tenía mandato en la Fiscalía Regional hasta abril del 2023.

Patricio Serjal es el otro fiscal investigado. Tenía mandato en la Fiscalía Regional hasta abril del 2023.

El abogado de Peiti, Angelo Rossini, detalló que desde diciembre de 2018 su cliente "se reunió con el fiscal Ponce Asahad que lo citó en un bar de Mendoza y bulevar Oroño para brindarle información sobre una causa en la que se lo investigaba y que entonces le pidió entre 4.000 y 5.000 dólares por mes no solo para él sino también para su jefe (Serjal) a fin de tener protección, a lo que accedió por temor a quedar entrampado en alguna causa".

Una pata de la política

Hay una pata política que se está investigando que también embolsaba otra parte de la cadena de coimas que desembolsaba Peiti, que está lejos de ser víctima en esta trama, porque luego se terminó por asociar con Cantero y pasarle información clave para llevar adelante extorsiones contra otros empresarios que como él transitaban por la oscuridad de algún rubro de la economía, sobre todo el financiero.

Todas las estructuras del Estado recibían dinero de este capitalista del juego clandestino: la policía, la justicia y se sospecha también, sectores de la política. Pero a los que Peiti les tenía más miedo no era a este entramado corrupto, sino a Los Monos, con quienes termina siendo socio de un negocio de recaudación permanente con más de 80 casinos clandestinos.

Todas las estructuras del Estado recibían dinero de este capitalista del juego clandestino: la policía, la justicia y se sospecha también, sectores de la política.

Por eso, cuando la investigación de Edery y Schiappa Pietra avanza y empiezan a detectar cómo funciona este entramado, este hombre de 46 años decide presentarse como arrepentido y contar todo, con lujos de detalle, dónde y cómo se concretaba cada pago de coimas a los fiscales, que -según altas fuentes de la causa- “nunca creyeron que Peiti los iba a entregar”.

“En algún momento esto iba a saltar, si no era en esta causa podría ser en otra, porque desde hace tiempo se veía un comportamiento oscuro de la conducción de la fiscalía a cargo de Serjal”, señaló una fuente de la investigación.

Serjal ya estaba siendo sometido a una investigación en la Legislatura, luego de que en noviembre pasado fuera denunciado por el empresario Omar Santero, quien adujo que fue perjudicado en una causa en litigio contra el titular de Auto Rosario, Rómulo González, a quien 29 días después del fallo el fiscal regional le compró dos autos Toyota cero kilómetro.

Los primeros indicios de la cadena de coimas

La cadena de coimas que cobraban, según el fiscal general Jorge Baclini, empieza a ser detectada por Edery y Schiappa Pietra en la investigación por el ataque al casino City Center, el 4 de enero pasado, cuando muere de un disparo el ex gerente del Banco Nación Enrique Encino.

Unos días antes de ese ataque a balazos, Cachete Díaz pretendía realizar un atentado dentro del casino. Su plan era hacer explotar un auto en la playa de estacionamiento que está en el subsuelo del complejo.

Casino de Rosario 4.jpg
Los primeros indicios de la cadena delictiva surgieron a partir del ataque a balazos al Casino de Rosario.

Los primeros indicios de la cadena delictiva surgieron a partir del ataque a balazos al Casino de Rosario.

De acuerdo a las escuchas de la causa, Guille Cantero y Chachete Díaz buscaban generar una fuerte conmoción en ese lugar con un ataque de ese calibre, porque hacía unos días que se había roto un acuerdo económico con gente ligada al casino, luego de que -según los investigadores- cambiara el manejo de la seguridad interna de la empresa.

El ataque al casino en el estacionamiento, antes de la balacera, no se concretó porque la Prefectura Naval detuvo antes a los dos soldaditos de Los Monos Claudio Ricaldez y Hernán Horacio Quinteros. La idea era que uno de estos jóvenes iba a entrar en el baúl de un auto robado al que iban a incendiar dentro del parking con el objetivo de que otros vehículos se prendieran fuego.

Por pedido del lugarteniente de Guille Cantero, Peiti se contactó por Whatsapp con un empleado de Ponce Asahad, su “hombre” en la fiscalía, a quien -según la investigación- le pagaban sobornos desde fines de 2018. El objetivo era que el fiscal lograra liberar a los soldaditos. Antes lo había hecho con el ex comisario Torrisi, su contacto dentro de la Policía, quien le dijo que no podía hacer nada porque el caso estaba en el MPA.

Leer más►Habló el fiscal allanado en Rosario

“Y Hernán Horacio Quinteros. En esta se comió un encubrimiento por andar con un auto robado y tenía una 9mm cargada, le metieron portación de guerra. Fue ayer, por protocolo tenía que pedir prisión preventiva, pero aparentemente se puede cerrar después de peritar el arma. No tengo la causa yo, pero dejame ver cómo metemos un comentario ahí. En un mes le podrían dar la libertad. No tiene antecedentes, así que seguramente”, escribió su contacto en la fiscalía, un empleado de Ponce Asahad, Nelson Ugolini, también acusado.

Peiti le mandó el 10 de enero una captura de pantalla del celular a Cachete. A la par, este hombre, según la investigación, participaba de las extorsiones a otros empresarios con sus nuevos socios Los Monos. En la imputación, Edery y Schiappa Pietra acusaron a Peiti de enviar el 8 de enero a gente de los Monos a una financiera de Entre Ríos al 700 para obligar al dueño a pagar 5.000 dólares invocando que se trataba de un pedido de Guille Cantero. Si no pagaban iban a atacar contra el local.

La reunión se concretó en un hotel de Capital Federal y Serjal, según la investigación, le pidió 100.000 dólares de coima.

Cuando Edery y Schiappa Pietra empiezan a tener definido toda la estructura mafiosa en torno a las extorsiones y a la relación con este capitalista de juego clandestino, con Los Monos, Peiti se contacta otra vez con los fiscales, a los que coimeaba, en busca de una salvación. Pero con la investigación avanzada el monto que reclamaron los fiscales fue mayor.

La reunión se concretó en un hotel de Capital Federal y Serjal, según la investigación, le pidió 100.000 dólares de coima. Peiti nunca les entregó ese monto, sino el 10 por ciento, 10.000 dólares. Después de que se concretara el pago ocurrió algo extraño en la causa, según explicaron fuentes de la pesquisa, Ponce Asahad y Serjal visitaron el Organismo de Investigaciones para ver la causa. En ese momento estaba intervenido el teléfono celular de Peiti, al que estaban escuchando en la causa. Después de la visita de los fiscales, Peiti destruyó el teléfono y dejaron de poder seguir sus conversaciones.

Dejá tu comentario