sábado 23 de enero de 2021
Internacionales | secta | Condena | Extorsión

Condenan a Keith Raniere, líder de secta sexual NXIVM, a 120 años de prisión

El líder fundador y espiritual de la secta sexual, fue condenado el martes en Brooklyn, a cadena perpetua por los delitos de tráfico sexual, extorsión, delincuencia organizada, amenazas y abuso a menores.

Keith Raniere, un gurú de la superación personal cuya organización NXIVM atrajo a millonarios y actrices entre sus seguidores, fue sentenciado el martes a 120 años de prisión por haber convertido a algunas seguidoras en esclavas sexuales marcadas con sus iniciales.

El juez federal de distrito Nicholas Garaufis anunció el martes por la tarde la larga pena de prisión para Raniere después de escuchar hablar a las víctimas.

¿Quién es Keith Raniere? | Líder de la secta sexual NXIVM

El procedimiento judicial en Brooklyn culmina varios años de revelaciones sobre NXIVM, que cobraba miles de dólares por cursos de superación personal solo por invitación en su sede cerca de Albany, Nueva York, y tenía sucursales en México y Canadá.

Entre los invitados se encontraban actrices de Hollywood y otras personas adineradas o prominentes, algunos de los cuales estaban dispuestos a soportar la humillación y prometer obediencia a la visión de Raniere de cómo buscar la perfección.

Los fiscales buscaban la cadena perpetua, mientras que los abogados defensores dicen que debería enfrentar 15 años tras las rejas por su condena por cargos que incluyen extorsión, tráfico de extranjeros, tráfico sexual, extorsión y obstrucción de la justicia.

NXIVM ha sido el tema de dos series documentales de televisión este año, "The Vow" de HBO y la serie de Starz "Seduced: Inside the NXIVM Cult".

Los fiscales dijeron que Raniere, de 60 años, dirigió lo que equivalía a una empresa criminal, induciendo vergüenza y culpa para influir y controlar a los co-conspiradores que ayudaron a reclutar y preparar parejas sexuales para Raniere.

Dijeron que, entre otros delitos, Raniere comenzó una relación sexual en 2005 con una niña de 15 años y confinó a otra adolescente en una habitación durante casi dos años.

La probabilidad de indulgencia pareció disiparse con la reciente sentencia de Clare Bronfman, de 41 años, heredera de la fortuna de los licores Seagram, por su papel en lo que algunos ex miembros han descrito como una secta. Bronfman fue condenado a casi siete años de prisión. Los fiscales solo habían buscado cinco años.

Los ex seguidores le dijeron al juez que Bronfman durante años había usado su riqueza para tratar de silenciar a los desertores de NXIVM.

Los seguidores de Reniere lo llamaban "Vanguardia". Para honrarlo, el grupo formó una hermandad secreta compuesta por mujeres "esclavas" que fueron marcadas con sus iniciales y se les ordenó tener relaciones sexuales con él, dijeron los fiscales. Las mujeres también fueron presionadas para que entregaran información vergonzosa sobre sí mismas que podría usarse en su contra si abandonaban el grupo.

Junto con Bronfman, las enseñanzas de Raniere le valieron la devoción de actrices de Hollywood, incluida Allison Mack de la serie televisiva "Smallville". Mack también se declaró culpable y está esperando su sentencia.

La sentencia y la condena de Keith Raniere

En una presentación de sentencia, los abogados de Reniere dijeron que "continúa afirmando su total inocencia ante estos cargos".

Escribieron que su condena por jurado en un juicio injusto fue el resultado de una campaña en los medios que involucró a testigos que estaban motivados a testificar falsamente como parte de un "procesamiento de mano dura que amenazaba a posibles testigos de la defensa".

Adicionalmente, señalaron que los fiscales lo han criticado por no mostrar remordimiento mientras intentaba crear un podcast para amplificar sus afirmaciones de inocencia.

“Ha actuado precisamente como lo haría un hombre inocente, gritando desde todos los altos cada hora que está despierto que el sistema lo ha condenado injustamente”, escribieron los abogados.

Sus abogados dijeron que la cadena perpetua que buscaban los fiscales parecía fuera de línea con un caso que no involucra armas, cuchillos o fuerza.

"Nadie fue baleado, apuñalado, golpeado, pateado, abofeteado o incluso gritado", dijeron. "A pesar de los delitos sexuales, no hay evidencia de que alguna mujer le haya dicho a Keith Raniere que no quería besarlo, tocarlo, tomar su mano o tener sexo con él".