domingo 23 de febrero de 2020
Gritos de la Tierra | Medioambiente |

A diferencia de Nación, Santa Fe ya tiene una ley para proteger los Humedales

La Legislatura aprobó una ley que buscar reforzar controles y planificación en esos ecosistemas, generadores de múltiples beneficios ambientales.

Tras la aprobación por parte del Senado hace pocos días atrás, la provincia de Santa Fe ya tiene una ley que declara de interés provincial “la preservación, conservación, defensa y mejoramiento de los Humedales”, un ecosistema esencial de la región que aporta beneficios de todo tipo al ambiente y al ser humano al moderar las temperaturas, mitigar las inundaciones, ser refugio de biodiversidad y sumar belleza al paisaje, entre otros.

Desde lo geográfico y lo cultural, los Humedales son constitutivos de la identidad santafesina: de hecho, existen tres Humedales o “sitios Ramsar” que tienen rango de protección internacional en esta región: Jaaukanigás en el norte, las lagunas de Melincué en el sur y las islas que conforman el parque nacional Islas de Santa Fe, cuya entrada está a la altura de la localidad de Puerto Gaboto.

humedales (2).jpeg

De esta manera, Santa Fe se dota de legislación más completa y actualizada para la defensa de este ecosistema. Una deuda que mantiene la Nación, ya que ni bajo los gobiernos de Cristina Kirchner y Mauricio Macri se decidió avanzar con esta normativa, que cuenta con una doble resistencia (evidentemente) muy difícil de vencer: la del sector inmobiliario y la del sector agropecuario, dos rubros ávidos de tierras para sumar a su negocio.

Leer más ► Identifican las tres grandes corporaciones que generan más contaminación con plásticos a nivel mundial

Desde la Fundación Humedales (una organización que trabaja en todo el mundo ­­-y tiene sede en Argentina- en la preservación de esos ecosistemas) aseguraron que se trata de una iniciativa clave para avanzar en la protección de esos ambientes. “Es muy importante contar con marcos normativos más avanzados para poder trabajar con mayores certezas y planificación en el cuidado de estos territorios” explicaron.

Qué dice la nueva ley

El proyecto ya había obtenido media sanción de Diputados a mediados de año y con el aval de los senadores de la semana pasada ya fue promulgada como una ley. La iniciativa fue presentada por el diputado radical Fabián Palo Oliver, que ya la había presentado en 2017 junto a Rubén Giustiniani y Silvia Augsburger de Igualdad y Participación.

Se define a los Humedales como una zona de tierras, generalmente planas, cuya superficie se inunda de manera permanente o intermitentemente. “Al cubrirse regularmente de agua, el suelo se satura, quedando desprovisto de oxígeno y dando lugar a un ecosistema híbrido entre los puramente acuáticos y los terrestres”. Esto comprende zonas de categorías geológicas diversas como ciénagas, marismas, pantanos y turberas así como las zonas de costa marítima que presentan anegación periódica por el régimen de mareas.

La lista de los principales servicios ambientales que los humedales brindan a la sociedad es extensa: provisión de agua y filtrado y retención de nutrientes y contaminantes; alimentos para personas, fauna silvestre y doméstica; amortiguación de crecientes y disminución del poder erosivo de los flujos de agua; mitigación de contaminantes y salinización de suelos; control de la erosión costera; almacenamiento de carbono; carga y descarga de acuíferos y estabilización de microclimas.

Ordenamiento territorial, la clave

Para avanzar hacia la conservación y defensa de los Humedales, la ley propone “ordenar el emplazamiento poblacional, la actividad industrial, la actividad agrícola-ganadera existente y la expansión de las fronteras productivas, en función del resguardo del hábitat y su entorno; la utilización racional del suelo, el agua, la flora, fauna, paisajes y demás recursos naturales en función de los valores del ambiente, su defensa y preservación”.

humedales (1).jpeg

Esto significa ordenar y planificar el uso de la tierra para que, en caso de haber intervención humana, esta sea respetuosa de las características ecológicas del territorio para garantizar los numerosos beneficios ambientales que presta. En ese punto, la norma afirma que “podrán realizarse todos aquellos aprovechamientos tradicionales” en tanto y en cuanto no afecten el funcionamiento de la naturaleza y sean compatibles con la nueva ley.

Más áreas naturales

La legislación también busca promover la creación y mantenimiento de áreas y monumentos naturales, refugios de vida silvestre, reservas forestales, áreas verdes de asentamiento humano y cualquier otro espacio que merezca ser sujeto de un régimen especial de cuidado y atención; el control, reducción o eliminación de actividades, procesos o componentes del medio que ocasionen o puedan ocasionar perjuicio al ambiente, y la salud del hombre, como también a su flora y fauna; y desarrollo y fomento de procesos educativos y culturales a fin de promover la preservación, conservación, defensa y mejoramiento del ambiente.