Maite Lanata se inspiró en un amigo para hacer su personaje en “100 días para enamorarse”

Maite Lanata

Maite Lanata se destacó este año interpretando a un chico trans en la polémica novela “100 días para enamorarse”. Ella se inspiró en un amigo para poder llevar a cabo el papel.


La joven actriz se transformó en una de las artistas más nombradas durante 2018. En la novela le tocó interpretar a “Juani”, una adolescente que vive un proceso de transformación hasta llegar a ser Juan, un chico trans.

Leer más ► En medio de la polémica entre Wanda Nara y Maxi López, se divorció su mamá Nora Colosimo

En medio de las grabaciones y la construcción del personaje, Maite se encontró con un chico trans que resultó trascendental y del que se hizo amigo, Lautaro Giménez.

“Yo ya estaba grabando los primeros programas y todavía no había conocido a ningún chico trans. Eso me generaba mucha inseguridad. Había hablado con la Asociación de Familias Diversas de Argentina (AFDA), que es la que intervino en todas las escenas del personaje, pero me faltaba conocer el costado más personal“, aseguró  en declaraciones a Enzo Maqueira a la Revista Viva.

Además contó que “conocerlo a él me sirvió un montón. Hay mucho de él en la forma en que fue construido: la ropa, un reloj, la gorrita”, afirmó

¿Quién Lautaro Gimenez?

 

Lautaro sumó su voz y también contó su historia. “Lo que más sufrí toda la vida fue mirarme al espejo. No me gustaba mi cuerpo. Tenía muchos prejuicios conmigo. A los doce padecí anorexia, después caí en las adicciones. No fue solo por eso, pero tuvo mucho que ver. No me quería”.

Desde chico supe que no era mujer, que yo era Lautaro, pero no lo podía poner en palabras. Cuando iba al colegio no teníamos educación sexual. No se hablaba de eso. Tampoco había un programa de televisión que mostrara un caso como el mío”, agregó.

Maite contó una anécdota de sus primeros encuentros con Lautaro: “Siempre pensé que era muy abierta, pero cuando me senté con él a hablar, tenía miedo. No quería incomodarlo. Hasta que Lautaro contó que por las hormonas le estaba creciendo el clítoris… ‘Si dijo eso’, pensé, ‘puedo preguntar lo que quiera’”.

Discriminación laboral

Por otro lado, Lautaro hizo referencia a la discriminación laboral emparentada con el personaje: “En un capítulo, a Juan lo bochan de un trabajo. A mí me pasó algo muy similar: estuve trabajando un año y medio en una escribanía, todavía como mujer, en atención al público. Cuando me dieron el documento de identidad con mi nombre de varón, tuvimos una conversación larga con mi jefa, en la cual me mostró comprensión”.

Leer más ► Terminó “Mi hermano es un clon”: te mostramos cómo fue el final de la novela

“Yo había iniciado el tratamiento hormonal y quería que supieran que iba a empezar a ir como hombre. Les conté a mis compañeros, uno por uno, y encontré mucha aceptación. Parecía que estaba todo bien, pero dos semanas después me llamó mi jefa para decirme que no necesitaba más mis servicios”, sentenció.

NOTICIAS DESTACADAS