viernes 13 de diciembre de 2019

El drama de los hijos del femicida: “No quiero que mi papá salga más de la cárcel”

Luca, el hijo, teme volver a ver a su padre. Milagros, la hija, tiene crisis de llanto, se autoflagela y agrede a quienes la rodean. El desgarrador testimonio de Melisa, la hermana de Mariela Noguera, una de las víctimas de la masacre de barrio Santa Lucía.

Facundo Javier Solís tiene 34 años, es exagente del servicio penitenciario y asesinó a su expareja y a cuatro familiares de la misma, el 29 de diciembre de 2017, en barrio Santa Lucía. Aceptará la pena máxima que establece el código penal argentino para esta tipificación delictiva la prisión perpetua que representa 35 años de reclusión.

El 24 de mayo, a las 10, en los tribunales santafesinos se llevará a cabo la audiencia de juicio abreviado para el femicida.

Leer más►Caso Solís: imputaron a un jefe policial por robar celulares de la escena del crimen

Se celebrará ante un tribunal pluripersonal presidido por el juez penal Rodolfo Mingarini y los vocales, Rosana Carrara y José Luis García Troiano. Ellos deberán determinar, si admiten y homologan el acuerdo llevado a cabo entre la Fiscalía, querella y defensa.

Leer más ► Quíntuple femicidio: Facundo Solís será condenado a 35 años de cárcel

“Este mal nacido arruinó muchísimas familias y me sacó gran parte de mi familia. Arruinó a sus propios hijos, no pensó en ellos”.

Cuando se iba a cumplir el primer año de los asesinatos, Luca que hoy tiene 10 años le preguntó a su tía si es verdad que al padre le van a dar 35 años de pena.

“No quiero que mi papá salga más de la cárcel” ,el nene está aterrorizado.

Melisa dijo que Carmen su madre quien también fue asesinada a manos de Solís,  había advertido horas antes de la masacre. “Acordate este desgraciado la va a terminar llevando a tu hermana en un cajón“.

Lamentablemente los dichos premonitorios de Carmen, la madre de Melisa, se hicieron realidad pero ella ya no está para saberlo.

Tras la masacre, Melisa cuida de Luca y Milagros, los dos pequeños hijos que su hermana Mariela tenía en común con el femicida Solís.

“En parte estamos más tranquilos. Queremos que sea sentenciado y que empiece a pagar todo el daño que nos causó y las familias que destruyó. Me dejaría tranquila que este mal nacido se muera. No duermo de noche tengo miedo, pienso que se me va a aparecer, va subir la escalera  y va a matar a los chicos”, se sincera Melisa.

Los efectos de la masacre son multiplicadores. Milagros, la hija de Solís le teme a su abuela, la madre del asesino. ” Piensa que su abuela es la persona de un película, siente que le está rasguñando el brazo”.

Cuando Melisa llega de trabajar, Milagros la espera para hablar, necesita desahogarse.

“Me empieza a hablar. Recuerda ese día en que el padre ( Solís) sale y empieza a patear las ojotas de ella, se acuerda que el padre le dice que va a matar a Aylen y a Joel ( la hermana de milagros y su novio)”.

Melisa aclaró que Luca y Milagros están con contención psicológica desde el primer día.

La psicóloga está en todo momento para asistirlos en situaciones extremas.” Milagros estuvo con crisis emocional el año pasado. Se pegaba, y le pegaba a quien se le acercaba. Lloraba desconsoladamente y gritaba llamaba a su mama.”

Volvé a escuchar la entrevista

Dejá tu comentario