lunes 9 de diciembre de 2019

Deportes |

El día que un árbitro se salvó de que lo ahorquen: la historia de un partido que duró setenta segundos

En 1946, San Lorenzo y Newell's retomarían un encuentro suspendido que tuvo increíblemente dos tiempos de ¡35 segundos!

Las personas que consumen y aman el fútbol saben muy bien la duración de un partido de fútbol. 90 minutos en los cuales veintidós personas divididas en dos equipos de once -a veces, menos-, intentan conseguir más goles que el rival. Incluso a veces, el tiempo puede alargarse debido a imposibilidad de que un cotejo finalice en empate, estirándose a 120 minutos.

El fútbol argentino atenta a veces contra esta regla, generalmente debido a la acción de algunos inescrupulosos; o también, debido a las inclemencias del tiempo, o algún desperfecto técnico en la iluminación. Incontables son los casos en los cuales se debió reprogramar los encuentros para otras fechas, y jugar el lapso faltante. En un fútbol argentino en pleno auge, lejos aún de las participaciones de los equipos de nuestra ciudad en la máxima categoría, se esconde un relato que merece muchísima atención por lo capcioso que resultó ser.

La historia del partido de los 70 segundos

image.png

Debemos remontarnos al año 1946 para conocer esta joyita del archivo del fútbol nacional. Aquel año, San Lorenzo de Almagro se consagraba campeón cortando la hegemonía de cinco títulos divididos entre Boca y River. Armando Farro, René Pontoni y Reinaldo Martino, conformaban una delantera letal, que desintegró los registros goleadores de loa época.

En la 25° fecha, con el campeonato encendido con una corta mecha a punto de estallar la bomba; San Lorenzo de Almagro debía visitar a Newell's Old Boys en Rosario el día 27 de octubre. A poco del final, cuando el Ciclón estaba ganando por 3-2, se produjeron graves incidentes y la principal víctima fue el árbitro Osvaldo Cossio, tras anular el tercer gol por parte del conjunto rosarino. Enseguida vino el tercer gol de San Lorenzo, lo que hizo que Cossio deba ser salvado por soldados debido a la invasión de los hinchas leprosos en el campo de juego. En aquel momento, voló de todo: piñas, patadas...¡hasta sillas!, lo que obviamente dio por suspendido el partido a falta de 70 segundos para su finalización.

image.png
Newell´s 2-3 San Lorenzo. Año 1946.

Newell´s 2-3 San Lorenzo. Año 1946.

Lo peor de todo, es que el colegiado no tuvo mejor idea que huír hacia las entrañas mismas del Parque Independencia, donde fue salvado justamente por los uniformados de ser ahorcado por los hinchas leprosos -lamentablemente, estas prácticas llevan ya varias décadas-. Finalmente tuvo que salir escondido en el baúl de un auto, y depositado en un tren hacia Retiro.

El Diario El Norte de San Nicolás, retrató el parte médico del árbitro: "Más tarde, en el hospital Britanico de Rosario se constató que el árbitro había sufrido un fuerte golpe en la cabeza con lesión en el hueso temporal derecho, heridas cortantes en brazos, piernas y rostro, además de una conmoción cerebral. Sin embargo, la furia de los hinchas rosarinos no se detuvo. Rodearon el nosocomio con el fin de volver a la carga por Cossio. Entonces, los mismos soldados que le salvaron la vida debieron cargarlo en un auto, esconderlo en su baúl y trasladarlo hacia San Nicolás. Desde allí, finalmente escapó hacia Buenos Aires”.

image.png

Las presiones existentes hicieron que el partido se retomara, debido a que Boca estaba expectante de un resultado adverso para San Lorenzo y presionaba en AFA para su culminación total. Finalmente, el día 11 de noviembre, con ambos equipos en Buenos Aires debido a la continuación de sus encuentros programados, completaron el tiempo restante en cancha de Ferro. El resultado no se inmutó, pero si lo hizo la historia: se convirtió en el encuentro de fútbol más corto del mundo.

Dejá tu comentario