miércoles 5 de agosto de 2020
Economía | salarios | lechería | Argentina

Qué hay detrás de la medida de fuerza que paralizó las industrias lácteas

Este lunes, el gremio de los trabajadores lecheros (Atilra) realiza un paro de 24 horas en reclamo de un aumento salarial, pero también hay una pulseada por el aporte a la obra social. La provincia dictó la conciliación obligatoria.

Las principales industrias lácteas comenzaron la semana paralizadas. La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) resolvió un paro de 24 horas en reclamo de una mejora en los salarios. En un comunicado, que se puede leer completo en la web de Atilra, el gremio acusa a las cámaras empresarias de no “satisfacer el justo reclamo de sus trabajadoras y trabajadores” y argumenta que el consumo de lácteos creció durante la cuarentena y también el precio internacional de la leche en polvo, un termómetro clave para las exportaciones.

La posibilidad de que se prolongue la medida de fuerza generó preocupación porque en los tambos hay una capacidad limitada para almacenar la leche cruda (en promedio, unos 6.000 litros, pero siempre de acuerdo a la escala del establecimiento) y existía el riesgo de que los productores tengan que tirar la lecha si se definían más días de paro. Cerca del mediodía, Aire de Santa Fe informó que el Ministerio de Trabajo de Santa Fe dictó la conciliación obligatoria entre las dos partes.

Las empresas lácteas vienen argumentando que no están en condiciones de otorgar un nuevo aumento de salarios por el incremento de los costos, el difícil escenario económico de la pandemia y porque el precio de algunos insumos está dolarizado. El último incremento que recibieron los trabajadores lecheros fue de 57,5% y se concretó en diciembre.

Leer más ► Brasil: las exportaciones hacia Argentina son las que más cayeron

Desde Rafaela, la periodista especializada en el sector lechero y corresponsal de Aire de Santa Fe, Elida Thiery, contó que la medida de fuerza se sintió con fuerza en las industrias lácteas y también explicó que lo que busca el gremio es un aumento en los aportes que recibe su obra social (Ospil).

En una entrevista con Luis Mino en el programa “Ahora Vengo”, Thiery recordó que además del porcentaje salarial que se paga con destino a la obra social, como en todos los otros casos de la fuerza laboral, en la industria lechera se suma desde 2009 un monto fijo que actualmente en las grandes industrias es de $ 1.500 pesos y de $ 750 en las pymes. Se lo denomina “aporte solidario”.

Leer más ► Radiografía para entender la deuda externa argentina

Es un tema que ya había planteado el gremio el 2 de julio, cuando advirtió que “el mismo deterioro que la situación produjo en los salarios, se ha trasladado a la estructura de servicios médico-asistenciales de la obra social, la que ha visto resentida su cartera prestacional en lo que concierne a la cantidad y calidad de los mismos, padeciendo esta afectación no sólo las y los trabajadores, sino también sus familias”.

El análisis completo de Elida Thiery se puede escuchar aquí.

En una entrevista con Aire de Santa Fe, el ministro de Trabajo de Santa Fe, Roberto Sukerman, también analizó el conflicto entre el gremio y las industrias lácteas. "El aporte solidario está en el convenio colectivo. El Ministerio de Trabajo está a disposición de las partes y nos gustaría intervenir para solucionar el conflicto. La verdad es que el horno hoy no está para bollos, hay que cuidar la actividad económica y las fuentes de trabajo", planteó.

- En los tanques de almacenamiento que hay en los tambos, la capacidad suele ser de 6.000 litros y si este conflicto continúa existe el riesgo de que haya que tirar leche, ¿la provincia tomó nota de este detalle?, consultó Mino.

- Sería criminal que en un momento como este, que hay personas que están pasando hambre, suceda eso. Vamos a seguir este tema de cerca.

Dejá tu comentario