menu
search
Economía Silvina Batakis | Jubilaciones | pobreza

Plan Batakis: ¿cómo quedan los salarios, las jubilaciones y las ayudas sociales?

Con una inflación creciente, se profundizan todas las variables negativas para la población argentina. Los niveles de pobreza subirán indefectiblemente. Los grandes desafíos para la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis.

Con la disparada de la inflación, las “adelantadas” paritarias ya quedaron rezagadas. Con aumentos pactados en cuotas del 55% al 60% anual, quedaron “cortas” frente a las proyecciones inflacionarias del 80%, 90% o más; y la disparada de los dólares alternativos.

El salario mínimo, vital y móvil (SMVM) fue “adelantado” a partir de junio a $ 45.540 para todos los trabajadores mensualizados que cumplen la jornada legal completa de trabajo y a partir del 1 de agosto ascenderá a $ 47.850. Es un valor que empalidece frente al costo de la canasta familiar de pobreza de un matrimonio con dos hijos menores, que ronda los $ 105.000, sin considerar el alquiler. No alcanza a cubrir la línea de pobreza familiar, incluso si ambos cónyuges perciben el SMVM.

El retraso del SMVM afecta a los planes sociales que perciben la mitad del salario mínimo.

Otro tanto pasa con las jubilaciones. En los primeros seis meses, tuvieron un incremento del 29,1% versus una inflación del 36,2%. En el segundo trimestre, las jubilaciones y pensiones mínimas tuvieron un “refuerzo” extraordinario” de $ 18.000 (que no se integró a los haberes), que no se renovó en julio y hay dudas si se aplicará en agosto.

Pobreza.jpeg
La pobreza se profundiza en la Argentina.

La pobreza se profundiza en la Argentina.

Lo mismo pasa con la AUH y las asignaciones familiares que recibieron los aumentos según la fórmula de movilidad del 29,1%, inferior a la inflación real.

Los sectores vulnerables –más de 7 millones– recibieron en mayo y junio un “refuerzo” también de $ 18.000 que no se repitió en julio, un mes más que crítico por el salto de los precios.

Impacto sobre jubilados

Los jubilados docentes nacionales y docentes universitarios tuvieron un aumento en marzo, no recibieron ningún refuerzo o adelanto, y deberán esperar hasta septiembre para percibir el próximo aumento. Así, entre enero y marzo podrían tener una pérdida real de más del 25%.

El próximo 23 de julio vence la moratoria previsional para que las mujeres que no cuentan con los 30 años de aportes puedan jubilarse. ¿Será prorrogada por el gobierno?

Esta enumeración revela que la inflación está acentuando la pérdida del poder adquisitivo de empleados y trabajadores de ingresos fijos, de jubilados y pensionados, de sectores informales y vulnerables. Y constituye un factor clave para licuar el gasto público, un compromiso asumido por el Gobierno con el FMI, pero que amenaza con un recrudecimiento del conflicto social-laboral.

Jubilados y pensionados ANSES: cuánto voy a cobrar de aguinaldo en 2022
Si no hay aportes extraordinarios, los jubilados pierden frente a una inflación que se acelera.

Si no hay aportes extraordinarios, los jubilados pierden frente a una inflación que se acelera.

Este retroceso salarial-previsional- y de ingresos acumula ya 5 años y fue acompañado de un deterioro en la participación de la remuneración del trabajo en el valor de producción: de representar a comienzos de 2016 el 54,2% de la “torta”, descendió al 49,8% en el primer trimestre de 2019 y al 46,9% en el arranque de este año.

Ahora, la decisión de la ministra Silvina Batakis de centralizar todas las cajas del Estado, que la cuota presupuestaria de cada organismo se limite a la disponibilidad de caja y a cumplir con lo acordado con el FMI abre un gran interrogante;

¿Habrá compensaciones, actualizaciones, re-adelantamiento de paritarias, refuerzo de ingresos, prórroga de la moratoria previsional que vence el próximo 23 de julio, todas eventuales medidas que tienen la oposición y rechazo del FMI?

Por ahora, una pregunta sin respuesta.

Dejá tu comentario