menu
search
Economía precios | inflación | Javier Milei

La marcha de los precios: qué hay detrás de la menor inflación de mayo

El gobierno Javier Milei dice que la baja de la inflación es un logro por el superávit fiscal logrado a costa de una fuerte licuación de los gastos corrientes y la inversión.

Este descenso en la suba de los precios se dio en un contexto de fuerte caída de la actividad, una más que lenta movida del tipo de cambio, menores ventas por la caída de los ingresos de la población y con ajustes en las tarifas de los servicios públicos que no completaron el ciclo de aumentos previsto por el Ejecutivo.

Como lo señala la consultora LCG, la desaceleración del aumento de los precios “lo hace desde niveles superiores al 25% que dejó la devaluación de diciembre y lo hace a niveles incluso inferiores a los registrados en todo 2022 y 2023”.

LEER MÁS ► Se desacelera la inflación: en mayo perforó el 5% y fue la más baja desde enero de 2022

Y agrega: “Seguimos viendo que buena parte de la baja responde a factores circunstanciales como una marcada recesión, un nuevo uso del ancla cambiaria y la postergación reiterada del ajuste pendiente en tarifas, que más temprano que tarde deberán corregirse".

Milei en Agroactiva 2024 2.jpg
El Gobierno de Javier Milei festeja la baja de la inflación, pero trae consigo despidos en el sector público y privado.

El Gobierno de Javier Milei festeja la baja de la inflación, pero trae consigo despidos en el sector público y privado.

"Entendemos que la notable desaceleración de la inflación se explica por el desplome de la demanda y por la apelación (nuevamente) al uso del ancla cambiaria como medida antiinflacionaria", apunta la consultora.

Finalmente, postula: "Seguimos sosteniendo que el verdadero test para ver si entramos en un nuevo régimen de inflación más baja deberá hacerse con la actividad repuntando y los salarios recortando la caída de los últimos tiempos. Recién ahí podremos ver si las expectativas inflacionarias están realmente ancladas”.

LEER MÁS ► El FMI aprobó el desembolso de US$ 800 millones para la Argentina

En la misma línea, la consultora ACM dice que “es importante recordar que esta reducción en el nivel de precios presenta diversos elementos a tener en cuenta: dicho proceso ocurre en medio de una caída significativa de la actividad y de un ritmo de devaluación del tipo de cambio que corre por debajo de la inflación. Considerando este contexto, es probable que el descenso en los precios continúe, pero de una forma más marginal”.

Además, la tasa de inflación de mayo se alcanzó con la postergación de aumentos de las tarifas de los servicios públicos. Por eso, la consultora LCG dice que “es posible que la inflación de mayo sea un piso transitorio. En junio computarán los aumentos de transporte (subtes en CABA, a mediados de mayo y otro ajuste en junio), naftas, y electricidad y gas (ajustes en la parte de generación, con transporte y distribución todavía suspendido) y, nuevamente prepagas”.

Y como quedan pendientes ajustes de tarifas que fueron postergados a fin de garantizar este proceso acelerado de desinflación, “desde LCG esperamos inflación en torno al 170% anual medida a diciembre, consistente con un promedio de 243% anual en todo el año”.

LEER MÁS ► Se desinfla el dólar blue tras la aprobación de la Ley Bases y el acuerdo con China

La consultora Equilibra sostiene: “Posponer aumentos de precios regulados junto con la baja de las cuotas de prepagas restó 2,5 puntos porcentuales a la inflación de mayo. Pero no habrá otro ‘shock’ de desinflación en junio: las principales prepagas pueden aumentar su cuota hasta 8,8% y el gobierno subió el precio del costo de la energía que pagan los usuarios y aplicó parte del alza del impuesto a los combustibles. Por ello, en junio la inflación superaría en un punto porcentual a la de mayo”.

La apuesta por el pase de estos aumentos de tarifas para junio es que puedan ser absorbidos en parte con el cobro de medio aguinaldo.

LEER MÁS ► Pablo Olivares: cómo impacta la baja de la inflación en los sueldos públicos de Santa Fe

De todos modos, el gobierno sigue apostando a que la inflación siga descendiendo para atenuar el ritmo de atraso del tipo de cambio que implica una devaluación mensual del 2%. Pero eso requiere que la magra actividad, la baja de los ingresos de la población y los recortes del gasto público, licuadora mediante, se mantengan, Y eso también requiere más despidos en el sector público y en la actividad privada.