La economía al rojo vivo: el riesgo país toca su pico más alto en diez años y supera los 1.700 puntos

El único país de la región que supera a la Argentina es Venezuela, con 5.500 puntos. Brasil, en cambio, tiene 239 puntos básicos de riesgo país.


Redacción Aire Digital

En el contexto de corrida bancaria que se disparó tras las primarias en la Argentina, el riesgo país supera los 1.700 puntos y se acerca a su nivel más alto en diez años. Es un indicador central para las inversiones y una variable que encarece las tasas de crédito a la que puede acceder un país.

 

Los más de 1.700 puntos que alcanzó el riesgo país este martes superó al pico de 1.685 puntos de mayo de 2009, cuando la crisis golpeaba el gobierno de la entonces presidenta Cristina Fernández. El factor que impulsa el riesgo país es la alta turbulencia en el mercado cambiario.

 


Qué es el Riesgo País y cómo afecta a la Argentina

Ahora bien, ¿qué es el Riesgo País y por qué preocupa que suba? Este indicador, que elabora el banco JP Morgan a través de su índice EMBI más el agregado del país (como “EMBI Argentina”), mide el diferencial de tasas que pagan los bonos del Tesoro de EE.UU. contra el del resto de los países.

Es decir, es la sobretasa que debe pagar un bono argentino para igualar lo que dan los títulos a 10 años del Tesoro estadounidense, que para el mercado tienen riesgo cero de incumplimiento.

Así, si un bono del Tesoro de EE.UU. paga por ejemplo 2% anual (equivalente a 200 puntos básicos -pb-, ya que cada punto porcentual de tasa son 100 pb) y los argentinos un 19% (1.900 pb), la tasa de Riesgo País para Argentina sería de 1.700 pb. Este número reflejará entonces el riesgo de que el país incumpla con sus obligaciones: por eso, cuanto mayor sea, más caro será colocar bonos afuera porque los inversores pedirán mayor tasa.

Básicamente, el Riesgo País es ni más ni menos que el costo “extra” que tienen que pagar el Estado Nacional, las provincias o las empresas argentinas si salen a colocar deuda, respecto de lo que rinden los bonos de la plaza más “segura” para los inversores, que es Estados Unidos.

Además, que este indicador sea alto puede frenar la llegada de capitales de largo plazo, como los destinados a inversiones en infraestructura, nuevas plantas industriales y radicación de empresas.

En esta situación de “alerta” está ahora Argentina, con un nivel de Riesgo País récord de 1.700 puntos que, impulsado por la fuerte turbulencia financiera luego de los resultados electorales del domingo pasado.

De esta manera este indicador llegó a su registro más elevado en una década, tras superar los niveles de mayo del 2009.

Además, el indicador se alejó aún más de los 239 puntos básicos que tiene Brasil y es el más alto de la región por detrás de Venezuela, que tiene unos inalcanzables 5.500 puntos.


El número refleja el riesgo de que el país incumpla con sus obligaciones de pago: por eso, cuanto más alto sea, más caro será colocar bonos afuera porque los inversores pedirán mayor tasa.

Cuando terminó el gobierno de Fernández de Kirchner, el indicador se ubicaba en los 480 puntos, y si bien para fines de 2017 había caído a niveles de 350 unidades, en un año se duplicó, hasta llegar a superar los 800 puntos a fines del 2018. Es decir que, en lo que va de 2019, el riesgo país sube más de 800 puntos, más de 100%. En cuanto al avance bajo todo el mandato de Macri, se triplicó.

Un nivel tan elevado de Riesgo País complicará las necesidades de financiamiento de Argentina.

El Gobierno tiene la rueda de auxilio del FMI para enfrentar parte de los vencimientos de este año y del que viene, pero las empresas no tienen esa ayuda, y las que están endeudadas deberán hacer esfuerzos muy grandes, por lo menos para los vencimientos de corto plazo. En ese contexto, la producción sufrirá, también, por falta de financiamiento y su encarecimiento.

campaña


Cuando asumió, en diciembre de 2015, el indicador estaba en 500 puntos y viene subiendo desde diciembre del 2018 de la mano de la crisis económica.

El número, a pesar de ser el más alto de toda una década, todavía está muy lejos de los 5.500 que alcanzó en el 2001, cuando la Argentina se declaró en default.

NOTICIAS DESTACADAS