menu
search
Economía

Industriales y comerciantes ven “muy difícil” poder pagar el bono de fin de año

Desde la Federación Industrial de Santa Fe (FISFE) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) mostraron preocupación e incertidumbre tras el anuncio del gobierno nacional.

Representantes de los sectores industrial y comercial advirtieron dificultades para cumplir con el pago del bono de 5.000 pesos en dos cuotas para los trabajadores del sector privado y público que acordó este martes el gobierno nacional con la CGT y empresarios. Los pagos se harán en noviembre y en enero. Los gremios reclamaban una compensación tras la caída de los salarios por efecto de la inflación, y con este acuerdo se desactivó el paro general previsto para noviembre.

Leer más ► El Gobierno y la CGT acordaron un bono de fin de año: serán $5.000 en dos cuotas

Elías Sosso, presidente de la CAME, expresó que “nadie discute que es justo resarcir algo del poder adquisitivo a los sectores obreros y empleados”, pero advirtió que “habrá que ver la posibilidad fáctica de que eso se pueda concretar en algunos rubros”. “Las PyMEs estamos absolutamente de acuerdo de que hay que mejorar el ingreso de nuestros trabajadores. Ojalá todos pudiéramos pagar, porque eso vuelve en consumo: así, recuperaríamos un poco de la alicaída venta y facturación que hoy tienen nuestros negocios”, argumentó.

En diálogo con Aire de Santa Fe, el dirigente manifestó que para poder concretar el pago del bono de fin de año serán necesarias “medidas de emergencia” como “un crédito especial, con tasas subsidiadas, que posibilite poder afrontar el pago del bono a los empleados”.

Leer más:► El 85% de los comercios santafesinos vendió menos que hace un año

Aunque ve con buenos ojos la medida, Sosso recordó que “estas no son soluciones estructurales, son parches”: “Hay que pensar en una estructura más fuerte y poderosa, porque las PyMEs no están en condiciones de estar resolviendo los problemas con parches permanentemente”, concluyó.

Similares fueron las expresiones del vicepresidente de la FISFE, Alejandro Taborda. El industrial fue muy cauto en sus apreciaciones, y puso en duda la posibilidad de que se haga efectivo.

“Por un lado es una medida muy buena, porque inyectar 5 mil pesos en el bolsillo de la gente le va a venir bien a todo el mundo, especialmente al asalariado, que está tan castigado. Pero con una caída tremenda de la actividad, sin la posibilidad de vender más y sin la posibilidad de endeudarse, yo veo una imposibilidad total de que la industria pueda afrontar el pago de este bono“, argumentó.

Al igual que Sosso, Taborda opinó que “es una medida que debería ir acompañada de algún apoyo financiero, que ayude a pasar este difícil trance a todo el mundo”.

Leer más ► Informe: la actividad industrial se derrumbó 11,5% en septiembre

Dejá tu comentario