miércoles 2 de diciembre de 2020
Asesinato | Celular |

Descubrió la infidelidad de su esposa, citó al amante y lo mató

Un hombre asesinó al amante de su esposa: le escribió desde el celular de la mujer (haciéndole creer que era ella), lo hizo ir a donde él estaba y lo mató.

El asesinato se produjo en Carmarthenshire, Gales. Un hombre engañó al amante de su esposa, lo citó desde el celular de ella para encontrarse en un lugar donde estuvieran solos. Cuando el amante llegó, lo mató.

Andrew Jones es el nombre del hombre de 52 años, que asesinó a Michael O’Leary. En septiembre de 2019, Jones revisó la tablet de su esposa y al ver una serie de mensajes con O’Leary, descubrió que lo estaba engañando. Desde ese momento tanto el hombre como su hija, se mantenían atentos a los movimientos de la mujer.

image.png
Andrew Jones y su esposa Rhiannon

Andrew Jones y su esposa Rhiannon

Jones usó este celular para comunicarse con O’Leary, haciéndose pasar por su esposa, y fijando un encuentro en una granja. O’Leary acudió al lugar porque creyó que se trataba de un mensaje de Rhiannon, pero lo último que se imaginó era que allí lo iban a asesinar.

Salió a la luz uno de los mensajes que Andrew Jones le envió al amante de Rhiannon: “Dejé las puertas abiertas. Seguí el rastro hasta la cima, baja por la pendiente y vas a ver mi auto ahí”.

image.png
Michael O’Leary era el nombre del amante de Rhiannon

Michael O’Leary era el nombre del amante de Rhiannon

El auto de Michael O’Leary fue hallado abandonado en las cercanías de la granja y cerrado bajo llave. Los hechos fueron en enero de este año y al momento, las autoridades no encontraron el cuerpo del hombre asesinado. Pero en marzo hallaron restos de tejido humano, dentro de un barril en la granja, con signos de haber sido quemado.

“El asesinato fue cuidadosamente planeado y llevado a cabo por Andrew Jones, quien tomó medidas para encubrir y destruir las pruebas de su crimen. La destrucción del cuerpo de Michael O’Leary fue un intento de obstaculizar la investigación policial”, declaró William Hughes, el fiscal de la causa.