lunes 10 de agosto de 2020
Deportes | Superliga | Unión |

Unión no pudo ante un Vélez demoledor y cerró la Superliga con derrota

Con goles de Lucas Janson, Lucas Robertone y Maxi Romero, el Fortinero venció 3-0 al Tatengue que cerró el semestre de mala manera. Los de Liniers despidieron a Heinze con todo.

La mala tarde en Rafaela se prolongó este lunes en el “15 de Abril”. Vélez fue una aplanadora en el “15 de Abril” y despidió a Gabriel Heinze con una producción para destacar. Unión, desconcertado, no pudo contrarrestar el planteo del Fortinero que fue profundo e incisivo en cada ataque.

Leer más► ¿Otra vuelta de rosca? AFA piensa en dos descensos directos, sin Promoción

El Tatengue no podía descifrar los ataques del equipo de Liniers que jugó sin varias de sus piezas claves. Luego de todo lo hecho en el “Nuevo Monumental de Rafaela”, lo que mostró el equipo de Leonardo Madelón en el primer tiempo ante Vélez era “entendible". El Rojiblanco no podía obstruir el avance del rival que llegaba al área de Sebastián Moyano y tenía muchos jugadores fuera del perímetro para capturar algún rebote y finalizar la jugada.

Por los costados, por el medio, Vélez llegó por donde se lo propuso. En los primeros minutos fueron intenciones que no terminaron en nada, después, el Fortinero comenzó a justificar su protagonismo en el juego.

TNT Sports LA on Twitter

Producto de la presión en la salida de Unión, esa que Heinze le exige a sus dirigidos, Vélez pudo romper con el cero a través de Lucas Janson. El delantero velezano asfixió el intento de salir jugando desde el fondo a Franco Calderón, robó la pelota, ingresó al área y definió para poner el 1-0.

TNT Sports LA on Twitter

El Tatengue no tuvo tiempo a asimiliar el golpe siquiera cuando Lucas Robertone, desde afuera del área, sacó un bombazo de derecha que bajó de manera violenta y se le clavó pegado al travesaño de Sebastián Moyano. El repertorio del Fortinero era muy amplio y Unión no estaba a la altura para neutralizar todas las variantes que tenía el equipo del Gringo.

Pocas veces se vio a un equipo con tantas facultades como para hacer correr atrás de la pelota a Unión y como visitante. Espectacular actuación en el primer período del Velezano que cerraba con broche de oro una Superliga en la que consolidó a varios jóvenes en primera.

TNT Sports LA on Twitter

Encima, en las pocas aproximaciones del Tate al arco de Vélez, se toparon siempre con un Lucas Hoyos con las respuestas necesarias a lo que la jugada requería para evitar el descuento del equipo de Leonardo Madelón.

El local era desprolijo, jugaba desordenado ante un equipo que tenía las cosas en claro. Pero de todas formas podía llegar y le produjo algún que otro dolor de cabeza al visitante, eso era importante, pero debía mejorar mucho para revertir el 0-2.

Segundo tiempo:

La actitud con la que Unión salió a jugar al complemento equilibró las acciones en el partido. El desarrollo del partido se hizo de ida y vuelta con tenencias cortas de ambos equipos y con ataques directos. Los equipos cedieron a generar juego con mucho pases o a través de una posesión prolongada de la pelota, sino que optaron por intentar llegar al área rival con pocos pases.

En pocos minutos de esta segunda parte, el Tate tuvo una muy clara para descontar y recortar la distancia con el Fortinero a través de Franco Troyansky. El Pocho remató de media vuelta dentro del área pero la pelota se escapó por el fondo apenas desviada del palo izquierdo que defendió Hoyos.

A partir de mediados del complemento, el encuentro fue electrizante. Unión se jugó todo y todo podía suceder. Madelón ordenó a sus centrales plantarse en mitad de cancha para encerrar al visitante en su propio campo, a lo que Vélez cedió y aceptó ceder la pelota para jugar a la contra. Los de Heinze tenían la ventaja que jugaba con el marcador a su favor.

TNT Sports LA on Twitter

Jugar así representa un gran riesgo, pero el Tatengue debía asumirlo porque estaba perdiendo. En una escapada tras aguantar los embates del local, Maxi Romero encaró, le ganó en velocidad a Calderón, dejó en el camino a Moyano y definió de derecha para poner el 3-0. Vélez es un equipo que se amolda a lo que el encuentro le presenta, ahí radicó su ventaja sobre Unión.

Más allá de la insistencia por intentar recortar el 0-3, Unión no pudo acercarse en el marcador y terminó cayendo por tres goles de diferencia. De no ser por la histórica clasificación a la segunda fase de la Copa Sudamericana en Brasil, el equipo de Leonardo Madelón cierra la Superliga con un andar muy irregular, en la que cosechó más resultados negativos que favorables.

Es una derrota que le da un cachetazo de realidad al Tate que parecía entero luego de la ida de varias piezas fundamentales del once titular, pero que con el correr de los partidos se hicieron sentir y hoy siembran incertidumbre en el andar del equipo. El domingo, ya en la Copa de la Superliga, Unión tendrá la oportunidad de demostrar que tiene la capacidad para levantar este momento.