lunes 21 de septiembre de 2020
Deportes | Unión | Superliga |

Unión jugó de igual a igual pero cayó ante River por 2-1

El Millonario se quedó con los tres puntos gracias a los goles de Nacho Fernández y Robert Rojas. El del Tatengue fue de Walter Bou.

En un duelo de estilos similares, el campo de juego del “15 de Abril” se transformó en un tablero de ajedrez en el que los jugadores de Unión y River no se mueven a no ser que sea un movimiento planeado con anterioridad por los entrenadores.

Leer más► De local, Racing derrotó a Independiente ¡con nueve jugadores!

Incluso los esquemas fueron similares o que lo parecieron por las características de los jugadores en cancha. Marcelo Gallardo, como casi nunca lo hizo antes, debió mover el banco cuando se cumplió media hora de partido porque anticipó que de la manera en que estaba su equipo no podría construir nada ante el de Leonardo Madelón, que encontró en Franco Calderón y Walter Bou a sus dos figuras en los primeros minutos.

Union River

El defensor juvenil se mostró muy seguro, leyendo de buena manera los tiempos para hacer lo que la jugada pedía. Mientras que el delantero se mostró dispuesto a encarar sin temor a Javier Pinola y al defensor del Millonario que se le pusiera enfrente. Bou tenía la misión de llevarse la pelota lo más lejos posible del campo tatengue e intentar conseguir alguna jugada de pelota parada a favor de su equipo.

El entendimiento y la asociación de River fue superior a la de Unión que debió hacer un gran esfuerzo físico para impedir el avance al Millonario, mientras que los de Madelón no se quedaron atrás y empujaron al visitante a su campo en cada contra y contaron con chances de gol que no pudieron aprovechar.

Segundo tiempo:

Apenas comenzó el complemento, Unión consiguió un tiro libre sobre el sector izquierdo que, a diferencia de jugadas puntuales en el primer tiempo, supo sacar ventaja. Un gran centro de Federico Milo, con precisión milimétrica para un Walter Bou que se arrojó y acomodó la pelota con la cabeza al palo más lejano de Franco Armani que no hizo otra cosa que mirar cómo ingresó la pelota. El Tate ganaba bien. Era un partido “de detalles”.

TNT Sports LA on Twitter

Pero River no se amilanó y siguió yendo al frente fiel al estilo de juego que pregona su entrenador. La agresividad y la intensidad con la que juega el Millonario es envidiable y admirado por muchos equipos del continente, no solo por lo incómodo que le pone los partidos a sus rivales, sino porque tiene buenos resultados.

A los nueve minutos, Matías Suárez corrió a las espaldas de los centrales de Unión, recibió, levantó la cabeza y le puso la pelota en la cabeza a Nacho Fernández que puso, también de manera merecida, el 1-1 en el marcador.

TNT Sports LA on Twitter

Con el 1-1, los de Gallardo se adueñaron del partido. Unión sintió el golpe del empate y no se pudo reponer. El Millonario era muy agresivo, decidido y tenaz y era muy difícil frenarlos. Además, tener a Juanfer Quintero en cancha le posibilitó una infinidad de variantes en jugadas de pelota parada que le iba a dar mucho rédito al líder de la Superliga.

En un córner ejecutado por el enganche colombiano, la pelota atravesó la marca del primer palo y encontró la red luego de que el defensor paraguayo Robert Rojas se la chocara. River se ponía 2-1 y Unión la tuvo cada vez más difícil.

TNT Sports LA on Twitter

Por momentos, por varios pasajes del encuentro, Unión jugó en igualdad de condiciones a River. Si bien el visitante fue más claro y eficaz en la búsqueda por quedarse con los tres puntos, no se puede hablar de una clara superioridad de los de Gallardo. River también debió ponerse el overol para poder conseguir los tres puntos.

La derrota no dejará contento a Madelón, el resultado no es el que pretendía teniendo en cuenta que su equipo fue el que comenzó ganando, pero la actuación de este domingo le demostró al entrenador que su equipo todavía responde a lo que busca o quiere de sus dirigidos.

Estas actuaciones del Tatengue ya no permitirán hablar de lo malo que fue el último mercado de pases para el equipo. Los juveniles que subió el entrenador y la confianza depositada en las incorporaciones le devolvió la identidad de aquellos equipos que consiguieron las clasificaciones a las copas. Bien Unión a pesar de la derrota.

Embed