sábado 11 de julio de 2020
Deportes | River | Fútbol | Gallardo

Hace seis años, Marcelo Gallardo se transformó en DT de River: el comandante de los sueños del Millo

En 2014 y para ocupar el lugar que dejaba otro ídolo del club, Ramón Díaz, el "Muñeco" se transformó en entrenador del club que lo vio nacer, luego de una experiencia en Nacional de Uruguay.

El 6 de junio de 2014, Marcelo Gallardo retornó a River como entrenador, un hito que marcó la historia del club y el fútbol argentino. Un DT que revolucionó la vida institucional del club y modificó -para siempre- la forma de ver los Superclásicos. Su labor inicial fue la de reemplazar a Ramón Díaz, algo que no solo igualó sino que superó y con creces.

Ramón se fue campeón del club luego de la obtención del Torneo Final 2014, acrecentaba su leyenda y era considerado el máximo ídolo del club, hasta que su sucesor arrasó sus números. Gallardo es el entrenador con mayor cantidad de títulos en la historia de River, con 11. Cuatro a nivel local y siete títulos obtenidos en certámenes internacionales.

Embed

En detalle: obtuvo la Copa Argentina en tres ocasiones (15-16; 16-17 y 18-19) y la Supercopa Argentina 2017. Mientras que los títulos internacionales son: la Copa Libertadores de 2015 y 2018, la Copa Sudamericana de 2014, la Recopa Sudamericana de 2015, 2016 y 2019, además de la Suruga Bank de 2015.

Gallardo lleva dirigidos 295 partidos oficiales, conquistando 154 victorias, 83 empates y 58 derrotas. Números excelentes para un entrenador que aún no tocó techo y suena para llegar al fútbol europeo en el corto plazo.

Además de ser el director técnico con más títulos en la historia de River, el Muñeco Gallardo está muy cerca de romper un nuevo récord como entrenador riverplatense. Podría superar el período de Ángel Labruna, quien estuvo al mando durante 6 años y 7 meses, siendo el 2° ciclo más extenso por detrás del período de José María Minella como DT, entre 1947 y 1959 (12 años).

Pero los principales logros de Gallardo al mando de River fueron en los superclásicos ante Boca por las copas, tanto en Libertadores como en Sudamericana. Como DT consiguió dejar afuera al clásico rival en dos finales y tres fases de eliminación directa.

El primer duelo ganado ante Boca fue en las semifinales de la Copa Sudamericana 2014, cuando en el Estadio Monumental, Marcelo Barovero inscribió su nombre en la historia del club al atajar un penal a Emmanuel Gigliotti y luego Leonardo Pisculichi remató la serie con un gol de zurda.

Embed

Un más tarde, en la Copa Libertadores 2015, y luego de un episodio repudiable e imborrable que manchó el certamen, el Millonario avanzó en la copa tras la eliminación en el escritorio de Boca por parte de Conmebol. En el partido definitorio, jugado en la Bombonera, un grupo ubicado en la popular del Xeneize tiró gas pimienta a los jugadores de River y el partido tuvo que ser suspendido. La frutilla del postre fue que el club de Núñez terminó siendo el campeón del certamen.

Embed

El siguiente enfrentamiento entre ambos fue dos años más tarde, en 2017. Ya no fue por una copa internacional, sino por la Supercopa Argentina, en el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza. Gracias a los goles de Pity Martínez y Nacho Scocco, los de Gallardo se impusieron por 2-0 y se quedaron con otro título frente a las narices de su clásico rival.

Embed

El cuarto capítulo de esta serie de clásicos que mantuvieron en vilo al país fue en 2018. Otra vez, una Copa Libertadores. Esta vez, una final. Todos los relojes se detuvieron. Tras de igualar 2-2 en la Bombonera en la ida, la vuelta se jugó en el Santiago Bernabéu luego de que los piedrazos de hinchas de River al micro de Boca obligaran a los dirigentes y empresarios a reorganizar el partido definitivo en Madrid, España. Una Copa Libertadores definido en suelo europeo. En el campo del Real Madrid, el Millonario ganó 3-1 y escribió la página más gloriosa de su palmarés.

Embed

Por último, el enfrentamiento más reciente entre ambos se dio en 2019, nuevamente en el certamen de mayor relevancia a nivel sudamericano. Fue en instancia de semifinales, cuando los dirigidos por el "Muñeco" ganaron 2-0 en el Monumental en el partido de ida y lograron clasificar a la final tras perder por 1-0 en la vuelta. A pesar de la eliminación, los hinchas xeneizes respiraron aliviados gracias a Flamengo que derrotó al Millo en la final, con el doblete de "Gabigol".

Embed

En un año marcado por la parálisis del fútbol, Gallardo no puede desempeñarse en lo que más sabe, dirigir y conquistar, conducir y ganar. El "Napoleón" de Núñez, a pesar de los rumores, no tiene fecha de vencimiento en el club, algo que hace dormir tranquilos a los fanáticos millonarios todas las noches y en todas las copas.