martes 7 de julio de 2020
Deportes | Alemania | Fútbol | Bundesliga

El FC Kaiserslautern, cuatro veces ganador de la Bundesliga, se declaró en quiebra

La institución de Alemania se declaró insolvente tras contraer 24 millones de euros en deuda. El clásico club alemán marcó una época a fines de los '90.

El FC Kaiserslautern, o FCK, cuatro veces campeón del fútbol alemán, se declaró este lunes en quiebra tras contraer una deuda de 24 millones de euros. La institución informó su situación en redes sociales, mientras espera por la llegada de inversores para impulsar la imagen del club.

El tradicional club, que actualmente milita en la tercera división, se sometió voluntariamente a concurso de acreedores con el objetivo de "retornar rápidamente a una sustentabilidad económica", según aseguró el jefe ejecutivo, Sören Oliver Voigt.

https://twitter.com/Rote_Teufel/status/1272499824823320577

"Nuestro negocio operativo continuará, así como la actividad en el campo de juego. Pedimos a nuestros hinchas, seguidores, amigos y promotores apoyar al FCK con la mente fría y el corazón caliente", agregó el dirigente de la institución.

Kaiserslautern fue uno de los clubes fundadores de la Bundesliga, que conquistó en 1998 después de sus títulos con otros formatos en 1951, 1953 y 1991. También ganó dos Copas alemanas, llegó dos veces a las semifinales de la antigua Copa UEFA y una vez alcanzó los cuartos de la Liga de Campeones -Champions League en la actualidad- en 1999.

En 2006, cuando todavía estaba en segunda división, tuvo en el plantel al delantero argentino Nicolás Pavlovich y en abril de 2018 descendió por primera vez a la tercera. El club seguirá funcionando y el equipo que ocupa la 12ma posición en el campeonato seguirá compitiendo.

Embed

En la temporada 97-98 de la Bundesliga, el Kaiserslautern se coronó campeón en la penúltima jornada, con una goleada por 4-0 sobre Wolfsburgo, con una ventaja de cuatro puntos sobre Bayern Múnich, que igualó sin goles en la misma fecha ante Duisburgo. Acabó siendo una campaña consagratoria para los diablos rojos, que alcanzaron el título en la temporada inmediatamente posterior al ascenso, algo inédito en la Bundesliga. Similar a lo hecho por Rosario Central en 1987 en el fútbol Argentino.

De esta manera, y de la mano de Olaf Marschall -goleador de aquel equipo con 21 tantos- el club se quedó con su cuarta estrella en la máxima división del fútbol alemán, siendo éste su segundo campeonato desde la creación de la Bundesliga.