domingo 23 de enero de 2022
Deportes Colón | Defensa y Justicia | Torneo de la Liga Profesional

Colón empató 1-1 con Defensa y Justicia por el Torneo de la Liga Profesional

Colón igualó 1-1 con Defensa y Justicia por el Torneo de la Liga Profesional, luego de 90 minutos emotivos, que tuvieron una lluvia incesante, fallos arbitrales discutidos y buenos goles. Alexis Castro, para el Sabalero, y Miguel Merentiel, para el Halcón, anotaron los goles del partido.

La aplanadora en la que se transformó Defensa y Justicia desde hace varias fechas, sumado a que Colón no se achica ante ningún desafío hicieron que el partido sea atrapante desde el primer segundo de juego. El Halcón, con una gran dupla de ataque formada por Walter Bou y Miguel Merentiel, detectó rápidamente las fisuras en la defensa sabalera y empezó a generar ocasiones de gol.

En el área de enfrente, los de Eduardo Domínguez no se quedaban atrás. Si bien las ocasiones de gol que podían armar no eran del mismo tenor que las del local, Colón se las ingenió para llevar peligro al área de Ezequiel Unsaín. Las polémicas tampoco se hicieron esperar. Un agarrón sobre Lucas Beltrán dentro del área no fue sancionado con penal y el banco de Colón explotó en reclamos contra los árbitros. Las imágenes televisivas le dieron la razón más tarde a las protestas. Fue claro penal contra el delantero rojinegro.

https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1465086784489107465

Pero en medio de la bronca por las decisiones del árbitro se estaba jugando un partido con un ritmo muy alto. En un corto lapso de tiempo, Defensa pudo adelantarse en el marcador en varias oportunidades. Con desborde por los costados, el Halcón ponía a sus delanteros mano a mano con Leonardo Burián. Muchas veces, la pelota se escapó por el fondo apenas desviada de un palo.

En media hora de juego, inexplicablemente el partido estaba 0-0, con Defensa y Justicia como absoluto dominador. Al igual que ante Rosario Central (a diferencia de que aún no le habían anotado), la defensa de Colón no ofrecía garantías. El equipo en su totalidad no estaba siendo sólido. La mitad de la cancha era superada con facilidad por el Halcón y la última línea tenía que responder como podía, casi siempre mal posicionada y en inferioridad numérica. Si no corregía cosas sobre la marcha, el Sabalero podía recibir otro duro golpe en su ánimo.

A los tumbos, en uno de los primeros tiempos en que peor la pasó de los últimos años, Colón llegó al descanso empatando 0-0. Por cómo se desarrolló esta primera parte, Eduardo Domínguez tendría mucho trabajo en el vestuario para ajustar todos los puntos flojos de su equipo. El clima tampoco le jugaba a favor al equipo santafesino. La lluvia beneficiaba al local, que imprimía un ritmo alto, vertiginoso y no le daba descanso ni un segundo al Rojinegro. La buena noticia para los del Barba eran que no habían recibido goles por lo que de corregir ciertos aspectos, corrían con las mismas chances que su rival de quedarse con el partido.

Segundo tiempo:

En apenas tres minutos del complemento, Fernando Espinoza sancionó un polémico penal a favor de Defensa y Justicia por un contacto casual de Federico Lértora con la mano tras un intento por cortar un centro. El volante sabalero se arrojó al suelo, el balón dio en su pie y luego pegó su mano sin ninguna intención de jugar con esa parte del cuerpo. Para el árbitro, fue motivo suficiente para pitar la pena máxima.

https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1465100982401085443

El encargado de ejecutar el penal fue Walter Bou, uno de los mejores delanteros del fútbol argentino y que estaba haciendo un gran partido. El atacante exBoca definió débil, apenas a un costado de Burián, pero el arquero uruguayo adivinó sus intenciones y tapó el remate para sostener el cero en su arco. Para los sabaleros, la atajada del Cachorro fue un acto de “justicia” por el penal que sancionó Espinoza y que consideraban que no era.

https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1465101562246795270

Con la salvada de Burián (como casi siempre) el equipo levantó su nivel y utilizó la bronca contra el árbitro como motor para mejorar en lo futbolístico. Sin hacer grandes cosas, Colón se liberó, niveló el ritmo de Defensa y empezó a llevar peligro al área de Unsaín.

Con la levantada del equipo de Domínguez, la lluvia también comenzó a jugar un papel importante en el partido. La gran cantidad de agua que caía sobre el campo hacía que los controles de pelota o trasladar sean complicados, lo que obligaba a los jugadores a tener que desprenderse más rápido del balón para poder progresar en la cancha.

En plena escalada de rendimiento del equipo de Eduardo Domínguez, una mala salida de Ezequiel Unsaín en un centro le iba a permitir a Colón ponerse en ventaja. El Sabalero metió la pelota en el área con un tiro libre, el arquero del Halcón intentó rechazar pero quedó lejos de la pelota, un defensor del local sí logró cabecear el balón pero se la dejó a Alexis Castro en la boca del área que, con una decisión rápida y efectiva, la metió en la red picándola por encima de una marea de jugadores que luchaban por hacerse con la posesión. Colón ganaba 1-0 y era merecido por todo lo que había hecho en este segundo tiempo. Por saber sufrir y sostener el cero a pesar de las dificultades.

https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1465106084977430528

Ya en tiempo de descuento, cuando el Sabalero se veía con los tres puntos en el bolsillo, Miguel Merentiel puso el 1-1 tras una desatención de la defensa que lo perdió de vista y le permitió ingresar al área sin resistencia. El delantero uruguayo definió ante la salida de Burián y marcó el empate definitivo, tal vez un resultado más justo por lo hecho por ambos equipos a lo largo de los 90 minutos.

https://twitter.com/TNTSportsAR/status/1465111147435200514

Después de lo ocurrido ante Rosario Central, un empate conseguido como visitante ante otro de los animadores del Torneo termina siendo un resultado "bueno" desde el punto de vista de lo anímico para Colón. Porque había jugado un mal primer tiempo, sostuvo el cero gracias a un penal atajado por Burián, logró ponerse en ventaja y recién en una de las últimas jugadas del partido recibió un gol que lo hace volver a Santa Fe con dos puntos menos, pero fue una demostración de que cuando el equipo quiere, puede competir de igual a igual con cualquier rival.

El ADN del campeón sigue estando en este plantel, en este Torneo de la Liga Profesional costó hacerlo relucir varias fechas, pero está presente y cuando el desafío es grande, el equipo de Domínguez no se achica. Para cortar con el clima generado tras el último encuentro, este empate viene bien para encarar la semana pensando en la próxima fecha.