lunes 10 de agosto de 2020
Deportes | Colón | Superliga |

Boca fue letal, no tuvo piedad y goleó a Colón en Santa Fe

A pesar de un desarrollo del juego parejo, el Xeneize derrotó 4-0 al Sabalero gracias a los goles de Pol Fernández, Eduardo Salvio, Carlos Tévez y Wanchope Ábila.

Como si fuese el inicio de un nuevo campeonato, Colón comenzó el encuentro ante Boca con la actitud que sus hinchas le reclamaban. En los primeros minutos, con la línea de cinco volantes que plantó Diego Osella, el Sabalero fue amo y señor del partido. Cubría todos los espacios por donde Boca podía atacar y se mostraba decidido a ser profundo en cada ataque.

Leer más► Racing y Newell's igualaron 1-1 en el Cilindro de Avellaneda

La presión sobre la salida del Xeneize también fue clave para incomodar y mantener alerta a la defensa del visitante y para aislar a los delanteros de Boca que veían el partido desde lejos. El desgaste físico que realizó Colón fue admirable.

En los primeros minutos del partido se pudo observar todo el trabajo que Osella aplica en la semana. La forma de apretar la salida, de manera ordenada, sin desarmar las líneas y liberar espacio, daban la impresión que hubo una ardua tarea de estudio del rival y sus movimientos. Lo ocurrido en Rosario parecía haber despertado al plantel que se mostraba con intenciones de querer redimirse.

Como Boca no podía imponer sus condiciones, jerarquía, su chapa, comenzó a cortar el juego con faltas para intentar sacar del partido al Sabalero quien tenía las riendas del juego y se mostraba muy comprometido con el planeamiento previo.

Esta táctica provocó que Carlos Izquierdoz metiera un codazo temeroso a Marcelo Estigarribia pero solo viera la tarjeta amarilla. El central de Boca caminaría por la cornisa lo que resta del partido, lo que condicionó su juego y el Sabalero se aprovechó de eso.

TNT Sports LA on Twitter

Lo intermitente del juego hizo que el nivel del partido bajara, no fue vistoso para el espectador, pero sí iba de la mano con las pretensiones de Colón. Incluso el árbitro Diego Abal sintió una molestia físico que obligó a esperar unos segundos para la reanudación del juego.

TNT Sports LA on Twitter

Lo actitudinal y por pasajes lo futbolístico colocaron a Colón por sobre Boca como un merecedor a quedarse con los tres puntos. Lo que impidió al equipo de Osella demostrar esa superioridad en el marcador fue la sangre fría necesaria para dar el pase justo o resolver con lo que la jugada pedía en los momentos necesarios. Al Rojinegro le faltaba estar preciso en el campo rival.

Justamente la poca precisión también afectó a Boca que estaba inconexo de mitad de cancha en adelante. Pero para que el local no se confíe, Sebastián Villa estrelló un remate en el palo izquierdo de Leonardo Burián. El colombiano remató con la cara interna del pie derecho desde el borde del área cuando moría el primer tiempo que paralizó todos los corazones sabaleros. Fue un aviso para Colón que no debía perder la concentración y seguir siendo solidario dentro del campo para correr y ayudar en las marcas.

TNT Sports LA on Twitter

Segundo tiempo:

Para el último tramo del encuentro, Boca reconoció que debía jugar más adelantado para evitar que Colón se animara a complicarle su pelea en la Superliga con River.

El principal dolor de cabeza para el Xeneize fue Gabriel Esparza, quien estuvo muy movedizo todo el partido, generó sus espacios para atacar, se mostró participativo con sus compañeros y muy solidario a la hora de defender, pero no calibró la mira para la finalización de las jugadas. Sea para asistir a uno de camiseta roja y negra o para definir de cara al arco.

Cuando nadie se lo esperaba, ni siquiera Boca, un centro desde la izquierda terminó con un remate de sobrepique de Pol Fernández dentro del área que venció a Burián (sin ninguna responsabilidad) y puso al visitante por encima en el marcador. Fue un mazazo para los de Osella que no esperaban verse derrotados. Aún sin merecerlo, Colón estaba perdiendo.

TNT Sports LA on Twitter

Ante la adversidad, Osella se vio obligado a tener que desarmar el medio y colocar más jugadores en la ofensiva. De esa manera se dio el ingreso de Lucas Viatri por Estigarriba. Esa disminución de soldados en la mitad de la cancha le facilitó el desarrollo a Boca que jugó con la impaciencia del local.

Para colmo, en una ráfaga, Eduardo “Toto” Salvio y Carlos Tévez aumentaron la diferencia a 3-0. Números algo exagerados por lo que se había visto en el desarrollo del juego pero que hablan de las diferencias entre los planteles y el por qué de las posiciones en las que se ubican en la tabla cada uno de los equipos.

TNT Sports LA on Twitter
TNT Sports LA on Twitter

Poco más tarde, para dar el golpe de gracia, con una pirueta Ramón Wanchope Ábila puso cifras definitivas a este partido. Otra vez, esta vez de manera impensada, Colón recibió cuatro goles y despertó el descontento de algunos de sus hinchas que anhelan volver al triunfo.

TNT Sports LA on Twitter

El hundimiento de Colón fue más anímico que futbolístico. De ninguna manera, en otro tipo de partido, con lo que se vio reflejado en el campo de juego del "Brigadier López", este encuentro podía llegar a tener cuatro goles de diferencia.

Jugando como en el primer tiempo ante el Xeneize, el Sabalero conseguirá más puntos de los que perderá, pero debe resolver la cuestión mental que aparecer en ciertos pasajes de los encuentros y lo perjudica en gran medida.

Embed