domingo 29 de noviembre de 2020
Niños | Anses | escuelas

Coronavirus en Argentina: ¿los niños y los jubilados son esenciales?

A poco de terminar 2020, millones de chicos siguen sin regresar a las escuelas y la Anses mantiene restringida la atención presencial a sus beneficiarios. Sin embargo, se habilitó la práctica deportiva y poco a poco se normaliza el uso del transporte público en las grandes ciudades.

Un slogan que se repite hasta el cansancio: los niños y los ancianos, primero. Sin embargo, en el país de la cuarentena interminable y ficticia -sólo a modo de ejemplo, Santa Fe se encuentra en un estado de "Aislamiento Social" que no existe"-, los más chicos y los más grandes no siempre parecen ocupar un lugar preponderante en la lista de urgencias.

Con dos ejemplos alcanza para describir esta situación sin demasiados rodeos.

1.- En Santa Fe los amantes del fútbol amateur pueden colmar centenares de canchas cada fin de semana sin control alguno, pero miles de niños continúan sin la posibilidad de retornar a las aulas de manera presencial y bajo estrictos protocolos preventivos. Sobre todo para los chicos más desfavorecidos, un año fuera de las escuelas representa una verdadera catástrofe social y educativa.

2.- El Gobierno nacional autoriza la circulación de micros de larga distancia y en el Amba los pasajeros ya pueden viajar parados en colectivos o en el subte, pero la Ansés continúa restringiendo la atención presencial en sus oficinas, condenando a los jubilados a esperas interminables u obligándolos a realizar trámites online para los que no están capacitados.

Frente a esta realidad, los hechos parecen demostrar que la educación y la atención de la Ansés no son "esenciales", ni imprescindibles en el país de la cuarentena interminable y ficticia.

La pandemia de coronavirus no sólo estableció nuevas agendas de debate a escala mundial, sino también generó léxicos específicos con términos poco utilizados hasta hace apenas 10 meses. De repente y de la peor manera, la humanidad se percató de que existen actividades y sectores "esenciales"; y actividades y sectores accesorios o no imprescindibles.

Frente a esta realidad, los hechos parecen demostrar que la educación y la atención de la Ansés no son "esenciales", ni imprescindibles en el país de la cuarentena interminable y ficticia.

Todo un año con las escuelas cerradas

A principios de noviembre, un grupo de docentes santafesinos reunidos bajo la consigna "Aula Abierta", publicó una carta donde hacen hincapié en la necesidad de alumnos y maestros de reconectarse con las aulas.

"Somos un grupo de docentes preocupados por esta situación -remarcaron- y entendemos que es necesario abrir las escuelas y volver a las clases presenciales -suspendidas por el Poder Ejecutivo Nacional el 15 de marzo de este año- lo antes posible. Los chicos quieren volver, los padres quieren que sus hijos vuelvan. Las escuelas cerradas profundizan la desigualdad social, se están provocando daños que pueden ser irreparables".

Adolescentes+EscuelasCerradas_ImgNota_v1-03.png

"El esfuerzo que están haciendo muchos directivos, tutores, maestros, profesores, preceptores, personal administrativo y personal auxiliar es cada vez más difícil de sostener, en algunos casos hay un profundo agotamiento no sólo físico sino también psíquico y mental. Y lo más trágico es que pese a todo este esfuerzo hay muchísimos alumnos que permanecen desconectados de la escuela", advirtieron en la carta.

Los maestros propusieron que "la participación de un docente en lo que queda de 2020 sea voluntaria, si un docente es parte de la población de riesgo debe postergar su participación en la presencialidad por lo menos hasta febrero de 2021, el docente que regresa a la presencialidad en una escuela no debe hacerlo en ninguna otra escuela en la que dé clases. Y la concurrencia para los estudiantes durante 2020 también debe ser voluntaria, si alguno vive muy lejos puede elegir seguir de manera virtual y los demás si quieren hacerlo tienen que poder hacerlo".

Hace apenas cuatro semanas que algunas escuelas rurales o de localidades pequeñas abrieron sus puertas en la provincia de Santa Fe, para recibir a los chicos de primero y séptimo grado del nivel primario. Sin embargo, el resto de los estudiantes de primaria y secundaria observa cómo el año se diluye sin haber tenido la posibilidad de pisar un aula.

Es verdad que la mayoría de los docentes de la provincia realizó y realiza enormes esfuerzos para no perder contacto con sus alumnos. Sin embargo, también es cierto que el 50% de los chicos menores de 18 años en todo el territorio santafesino no cuenta con servicio de internet en sus casas y que apenas una de cada tres escuelas está dotada de la conectividad necesaria para usos pedagógicos.

Adolescentes+EscuelasCerradas_ImgNota_v1-02.png

Esta desconexión con la escuela profundizó un drama que ya era previo a la pandemia: antes del coronavirus, la mitad de los chicos no lograba aprobar todas las materias del secundario en tiempo y forma; mientras que el 30% directamente no lo terminaba. Frente a esta realidad, sólo dos de cada diez argentinos se reciben en la universidad, según datos del informe especial “La educación de los argentinos en clave de recursos y estructuras de oportunidades”, que publicó la Universidad Católica Argentina (UCA) en abril de este año, justo cuando comenzaba el efecto secundaria cerrada.

“La sensación es que va a impactar fuertemente en los sectores sociales más desfavorecidos y que va a ampliar la brecha de desigualdad”, advirtió Sergio Tríppano en una entrevista con Aire Digital. Es experto en Ciencias de la Educación y profesor en la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Aire Digital viene publicando una serie de informes sobre el tema de la educación durante la pandemia. Y los expertos coinciden en que, para los más chicos, el efecto "escuelas cerradas" será duro: “Es un desastre y no sabemos las consecuencias que va a tener sobre la primera infancia”, advirtió Mercedes Mayol Lassalle, presidenta de la Organización Mundial para la Educación Preescolar (Omep), en una entrevista con Aire Digital.

En la provincia de Santa Fe, los chicos menores de 12 años ya pueden retornar a sus clubes para realizar actividades deportivas. Sin embargo, no pueden pisar sus escuelas, ni los jardines, con los protocolos necesarios e imprescindibles.

El calvario de los jubilados

Cuando el 3 de abril pasado -en el momento más estricto de la cuarentena por coronavirus- el Gobierno nacional convocó a millones de jubilados a los bancos de todo el país, quedó en claro la falta de criterio entre los encargados de tomar decisiones clave. Fue un verdadero caos. Y un bochorno que le costó el puesto al entonces titular de la Anses, Alejandro Vanoli, quien incluso debió dar explicaciones ante la Justicia por lo sucedido.

El tiempo pasó y Vanoli fue reemplazado por María Fernanda Raverta. Sin embargo, el calvario para los adultos mayores no parece haber terminado: para las autoridades nacionales, la atención presencial en la Ansés sigue sin ser considerada una actividad esencial, por lo que gran parte de sus empleados sigue trabajando a distancia.

Tan grave es la situación, que en las últimas semanas las autoridades de los Colegios de Abogados de toda la provincia de Santa Fe salieron públicamente a denunciar esta realidad a través de un documento y a pedir medidas urgentes para encontrar soluciones.

Anses jubilados 2
La atención en la Anses sigue siendo restringida y los jubilados se ven imposibilitados de realizar determinados trámites.

La atención en la Anses sigue siendo restringida y los jubilados se ven imposibilitados de realizar determinados trámites.

Existen trámites en la Anses que se deben realizar de manera presencial. Pero la atención es tan restringida que el sistema colapsa todos los días, condenando a los jubilados o a los abogados que los representan a esperas interminables: "El sistema de turnos comienza a funcionar a las 7 de la mañana, pero a las 7.01 ya no hay turnos. Tenés que entrar a la página de Ansesmucho antes de las 7 y estar listo para hacer clic cuando marca la hora exacta, porque un minuto después te quedás sin posibilidades y estás obligado a esperar hasta el día siguiente, para ver si hay suerte", explicó Verónica Barcarolo, protesorera del Colegio de Abogados de Santa Fe.

La Anses mantiene disminuida la posibilidad de realizar trámites presenciales en sus oficinas, cuando los jubilados representan el sector con mayores dificultades en el uso de las nuevas tecnologías. De hecho, son muchos los que ni siquiera están en condiciones de utilizar los cajeros automáticos para retirar sus haberes. Antes de la pandemia, contaban con la ayuda invalorable de algún empleado bancario, pero esta alternativa se diluyó desde el momento en que los bancos también comenzaron a atender a puertas cerradas y con turno.

En Argentina, la Seguridad Social paga prestaciones a más de 17,5 millones de personas, de los cuales, unos 8,8 millones son, jubilados y pensionados. Sin embargo, y a pesar de todo, el trabajo de los empleados de la Anses no parece representar una actividad esencial.

Dejá tu comentario