menu
search
Ciencia |

“El cielo no es el límite, hay huellas en la Luna y yo hice algunas de ellas”, las frases del compañero de Armstrong

Cuando se habla de la llegada del hombre a la Luna todo el planeta menciona el nombre de Neil Armstrong. Sin embargo, el comandante del Apolo 11 estuvo acompañado por Edwin Aldrin, un piloto astronauta que recorrió con él la Luna por primera vez.

Redacción Aire Digital

Edwin Eugene Aldrin Jr. nació el 20 de enero de 1930, celebra su 89 años en el 2019. El piloto voló en el Apolo 11 y se convirtió en una de las primeras personas en pisar la Luna (y fue uno de los 12 que lo hicieron).

Reconocido como “el segundo hombre en pisar la Luna” declaró en una oportunidad que ha sido bastante frustrante que en vez de reconocer a ambos, sólo se hable de la hazaña mencionando a Neil Armstrong. Pero ¡el también ha dejado huellas en la Luna!

Lo que ha hecho que Armstrong sea más reconocido es que bajó primero de la nave por ser el comandante.

A lo largo de su vida, Aldrin ha aprendido mucho y ha compartido su sabiduría en varios libros y entrevistas.

“Desde la distancia de la Luna, la Tierra tenía cuatro veces el tamaño de una luna llena vista desde la Tierra. Era una joya brillante en el cielo de terciopelo negro. Sin embargo, aún estaba a una gran distancia, considerando los desafíos del viaje a casa “, dijo en una entrevista.

Una vez que pisó la Luna, el astronauta se preguntó: ¿”Dónde están los billones y billones y billones de personas, en lo que estoy viendo? Somos los únicos tres que no están allí. Y no pudimos celebrar. Porque estábamos fuera de la ciudad“.

En su libro No Dream is Too High (Ningún sueño es demasiado alto) donde relata el viaje, Aldrin ecribió: “A algunas personas no les gusta admitir que han fallado o que aún no han logrado sus objetivos o no han cumplido con sus propias expectativas. Pero el fracaso no es un signo de debilidad. Es una señal de que estás vivo y en crecimiento “.

En otra parte del libro se lee: “Sé que el cielo no es el límite, porque hay huellas en la Luna, ¡e hice algunas de ellas! Así que no permitas que nadie denigre o inhiba tus elevadas aspiraciones. ¡Tu sueño puede llevarte más alto y mucho más lejos de lo que nadie haya creído posible! Sé que el mío lo hizo “.

Allí hay muchos consejos y reflexiones.

“El miedo paraliza de muchas maneras, pero especialmente si te impide responder con inteligencia e inteligencia a los desafíos. La única forma de superar sus miedos es enfrentarlos” escribió Aldrin, conocido como Buzz.

En una ocasión, para el sitio Biography.com, el astronauta reflexionó: “Es necesario reaccionar a toda la vida de una manera positiva para aprovechar al máximo lo que ha experimentado y hacer una vida mejor y un mundo mejor” .

Sobre sus sensaciones al bajarse en la Luna, Aldrin dijo: “Hay una libertad tremendamente satisfactoria asociada con la ingravidez. Es desafiante en ausencia de tracción o apalancamiento, y requiere un ajuste cuidadoso. Descubrí que la experiencia de la ingravidez es una de las experiencias de vuelo espacial más divertidas y agradables, desafiantes y gratificantes. Regresar a la Tierra trae consigo una gran sensación de pesadez y la necesidad de un movimiento cuidadoso. En cierto modo, no es muy diferente de regresar de un barco oceánico oscilante “.

Y contó en National Geographic que en el viaje, a pesar de lo baldío del lugar, no se sentían solos.

“Ciertamente no me hizo sentir solo, excepto para darme cuenta de que estábamos tan lejos como la gente nunca había estado. Una vez que estuviéramos en la superficie de la Luna pudimos mirar hacia atrás y ver la Tierra, un pequeño punto azul en el cielo. Somos una parte muy pequeña del sistema solar y del universo entero. El cielo era negro como podría ser, y el horizonte estaba tan bien definido, ya que se curvaba a muchas millas de nosotros hacia el espacio”.

El astronauta ha sido reconocido por sus célebres frases y reflexiones que lo marcaron desde la hazaña.

“Tu mente es como un paracaídas: si no está abierta, no funciona”, se lo escuchó decir.

A Buzz también se lo escuchó hablar tras bajar a la Luna. Sus primeras palabras al bajarse del módulo Águila fueron “Magnifica desolación…”.

“Mis primeras palabras de mi impresión de estar en la superficie de la Luna que me vinieron a la mente fueron ‘magnífica desolación’. No hay lugar en la Tierra tan desolado como lo que estaba viendo en esos primeros momentos en la superficie lunar. Porque me di cuenta de lo que estaba mirando, hacia el horizonte y en todas direcciones, no había cambiado en cientos, miles de años. Más allá de mí, podía ver cómo la Luna se alejaba, sin atmósfera, cielo negro. Frío. Más frío de lo que cualquiera podría experimentar en la Tierra cuando el Sol está arriba. No hay ningún signo de vida en absoluto. Eso es desolado. Más desolado que cualquier otro lugar en la Tierra “.

De esta manera ahondó en la descripción del escenario que encontraron los astronautas del Apolo 11 cuando llegaron al satélite en 1969.

Armstrong y Aldrin plantaron la bandera de Estados Unidos y se comunicaron con la Tierra para hablar por teléfono con el entonces presidente Richard Nixon.
Armstrong y Aldrin plantaron la bandera de Estados Unidos y se comunicaron con la Tierra para hablar por teléfono con el entonces presidente Richard Nixon.

Dejá tu comentario