lunes 21 de junio de 2021
Arquitectura Gas | arquitectura | Vida

Monóxido de carbono: las señales de alerta para prevenir accidentes con un asesino silencioso

Las bajas temperaturas llegaron para quedarse y todos los años la intoxicación por CO (monóxido de carbono) se cobra la vida de cientos de personas en Argentina. Qué pasa cuando el gas ingresa en el organismo y cómo evitar que eso suceda.

Se trata de un gas tóxico que se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales como la leña, carbón, gas, kerosene, alcohol o nafta. Con la llegada de las bajas temperaturas aumenta el riesgo debido a la mala utilización o funcionamiento de los artefactos de calefacción y a la escasa ventilación que reciben los ambientes. Por esta razón es importante tener en cuenta algunas señales de alerta y precauciones que pueden salvar nuestra vida y la de los que nos rodean.

¿Por qué se dice que el CO (monóxido de carbono) es un asesino silencioso?

  • No tiene olor
  • No tiene color
  • No tiene sabor
  • No irrita los ojos ni nariz
monoxidodecarbono1024 e1562791769612.jpg
Con la llegada de las bajas temperaturas aumenta el riesgo debido a la mala utilización o funcionamiento de los artefactos de calefacción y a la escasa ventilación.

Con la llegada de las bajas temperaturas aumenta el riesgo debido a la mala utilización o funcionamiento de los artefactos de calefacción y a la escasa ventilación.

¿Cuáles son los síntomas de intoxicación por CO?

  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Vómitos
  • Desmayo
  • Somnolencia
  • Palpitaciones

¿Cómo evitar que suceda?

  • Mantener ambientes ventilados
  • Si se utiliza brasero encenderlo y apagarlo fuera del hogar y nunca dormir con los mismos encendidos.
  • No usar horno ni hornallas de la cocina para calefaccionar el hogar.
  • Nunca ubicar calefones dentro del baño.
  • No obstruir las rejillas de gas reglamentarias.

En el caso de los artefactos a gas es recomendable hacerlos revisar al menos una vez al año por un gasista matriculado y observar que el color de la llama sea siempre azul y nunca amarrilla o naranja. Pero también hay que prestarle atención a sistemas de calefacción como braseros, salamandras o estufas con otro tipo de combustible, las cuales pueden provocar el mismo inconveniente.

En todos los casos conservar una ventana abierta y no utilizarlos mientras dormimos o en pequeños recintos como baños puede salvarnos la vida.