miércoles 24 de noviembre de 2021
Ambiente | Humedales | Paraná |

Humedales en peligro: cuatro escenarios para proyectar el futuro de un ecosistema clave

El cambio climático está generando modificaciones importantes en los ríos de la región. Un estudio de la Fundación Humedales advierte sobre las graves consecuencias de "no hacer nada".

Profundas y aceleradas transformaciones en el uso del suelo y nuevos escenarios climáticos están generando cambios importantes en la hidrología de la región, que desde hace dos años atraviesa una situación de sequía severa, bajante de los ríos e incendios en gran escala que pusieron como nunca antes al cuidado de los humedales del corredor Paraguay/Paraná en el ojo del debate social y académico.

El uso intensivo agrícola del suelo, el avance de la frontera ganadera, la pérdida de biodiversidad, la multiplicación de actividades productivas, la expansión urbana, el turismo, la navegación, la sobrepesca y nuevas infraestructuras como rutas, represas, puertos y puentes tensionan al máximo la disputa por el agua y el suelo en gran parte del corredor.

Leer más ► Advierten que Argentina puede padecer efectos "dramáticos" por el calentamiento global

En este escenario de demandas sociales en alza y máxima fragmentación de los ríos, y con cada vez más herramientas tecnológicas accesibles que permiten mapear el estado del territorio como nunca antes, la Fundación Humedales presentó una investigación que plantea diferentes escenarios posibles para la salud de este ecosistema en las próximas décadas. Bajo la dirección de Gilberto Gallopín y con más de 40 expertos de Brasil y argentina, el documento “Escenarios alternativos para el futuro del Corredor Paraguay/Paraná y sus sistemas de humedales: Pantanal, Esteros del Iberá y Delta del Paraná” traza horizontes temporales para el corto plazo (2030) y el mediano (2050/60) poniendo la lupa sobre las fuerzas económicas, políticas y sociales que presionan al humedal.

Editada - humedal campo andino flamencos.jpg
Los humedales son esenciales para conservar la biodiversidad, como la laguna que aloja a los flamencos rosados cerca de Campo Andino.

Los humedales son esenciales para conservar la biodiversidad, como la laguna que aloja a los flamencos rosados cerca de Campo Andino.

Si todo sigue igual y predomina una lógica economicista, las consecuencias sobre la salud del ambiente y la humana se intensificarán en pocos años. Pero, si se privilegia una mirada anclada en que la salud ecológica equivale a la salud humana, las cosas pueden ser diferentes.

La foto de 2021

En los dos últimos años la sequía, la bajante extraordinaria de los ríos que componen la Cuenca del Plata y los incendios forestales pusieron en el ojo público a los humedales del corredor Paraguay/Paraná, uno de los últimos sistemas fluviales libres a nivel global. Se trata de un corredor de unos 3.400 kilómetros de largo que va desde el Pantanal brasileño hasta el Delta del Paraná, constituyendo un sistema de humedales interconectado con gran valor patrimonial que es considerado uno de los ecosistemas más ricos del mundo.

La crisis climática ha afectado los regímenes de lluvias en toda la región, cuyos ríos tuvieron en los dos últimos años los niveles más bajos en más de medio siglo. La ausencia de agua generó la multiplicación de un colchón seco de biomasa vegetal que arde con facilidad. Sin barrera natural contra el fuego, los incendios se expandieron sin control, lo que generó pérdida de biodiversidad y problemas de salud.

Leer más ► Los Bajos Submeridionales, un refugio único para la fauna silvestre de Santa Fe

Apenas el 2,5% del agua del planeta es dulce y está en los humedales, que albergan el 40% de la biodiversidad mundial y son grandes almacenadores de carbono. Aún así, estos ecosistemas están desapareciendo tres veces más rápido que los bosques.

“Sigamos como siempre” y “reinado de la economía”

Estos escenarios no se vislumbran grandes cambios en las políticas nacionales ni internacionales. En esa situación “es de esperar que los problemas ambientales y sociales en el Corredor Paraná-Paraguay sigan agravándose, componiéndose además con el cambio climático global y recurrentes crisis económicas y geopolíticas internacionales, y repercutiendo en forma negativa sobre el crecimiento económico”.

Las Islas parque nacional paseo laguna_MG_2470-1200_MTH.jpg
El Parque Nacional Islas de Santa Fe, en el Delta del Paraná, es uno de los humedales más lindos de la provincia.

El Parque Nacional Islas de Santa Fe, en el Delta del Paraná, es uno de los humedales más lindos de la provincia.

En el caso de una evolución en el tiempo bajo un paradigma economicista “donde los problemas ambientales representan una externalidad que se considera que se soluciona o compensa con mayor crecimiento económico”, los expertos estiman que el deterioro del ambiente se incrementaría “repercutiendo sobre el propio crecimiento". “Este escenario resultaría en una trayectoria insostenible en el largo plazo”, afirmaron.

“El fin de la infancia”

Fueron estas las palabras elegidas por quienes escribieron el reporte para proyectar un escenario en el cual, a través de un cambio cultural, se acepta que “la búsqueda de una mejor calidad de vida no es sinónima de acumulación creciente, una vez alcanzado un mínimo adecuado”. Esto implica un cambio de objetivos donde la maximización se transforme en armonización “para que el desarrollo sostenible sea una realidad generalizada”.

Leer más ► Agroecología: la pandemia aceleró la demanda de alimentos sin agroquímicos

En el caso del Corredor Paraná-Paraguay, dice el trabajo, esto se materializaría en el largo plazo “en una gestión integrada que tendería a lograr el bienestar humano y la salud ecosistémica combinando el conocimiento con la solidaridad y la visión de corto plazo con la de largo plazo”.

Corredor Azul

Se trata de un programa a largo plazo que incluye desde el Pantanal hasta el Delta del Paraná y sus 3.500 kilómetros de corredor fluvial ladeado de planicies de inundación y humedales. “Buscamos conectar estas dos puntas que son parte de un sistema integrado y generar discusiones para alcanzar un modelo de desarrollo más sostenible”, dijo.

La pandemia irrumpió “como un llamado de atención” que aceleró el debate público sobre el cuidado del ambiente. Desde la Fundación Humedales se busca, a través del programa Corredor Azul, generar debate entre actores sociales y económicos para mejorar la gobernanza entre el Estado y su liderazgo, la sociedad civil y diferentes actores de la producción.