sábado 27 de noviembre de 2021
Ambiente | Agricultura | Alimentos |

Agroecología: la pandemia aceleró la demanda de alimentos sin agroquímicos

Del 20 de octubre y al próximo 20 de noviembre se celebra en la Argentina el Mes de la Agroecología, una construcción colectiva impulsada por actores de la sociedad civil y por el propio Estado que busca multiplicar la fuerza de esta forma de producir alimentos anclada en el manejo sustentable de la tierra.

Desde el pasado 20 de octubre y hasta el próximo 20 de noviembre se celebra en Argentina el Mes de la Agroecología, una construcción colectiva impulsada desde actores de la sociedad civil y del propio Estado que busca visibilizar y multiplicar la fuerza de esta forma de producir alimentos anclada en el uso y el manejo sustentable de la tierra. Por ese motivo en estas cuatro semanas organizaciones, centros de investigación, productores, locales de comercializadores, consumidores y cooperativas presentaron una agenda de actividades a nivel federal que busca darle fuerza a este paradigma que, según se define, es un camino “para que los pueblos alcancen su soberanía alimentaria y política”.

La creación el año pasado de una Dirección Nacional de Agroecología, así como una demanda social creciente en relación a la calidad y origen de los alimentos, renovaron la discusión pública sobre los modos de producción de la agroindustria. En este escenario, el mes de la Agroecología sirve como empuje para visibilizar todo lo que, en muchos puntos de la geografía nacional, ya está en marcha (más información acá).

agroecología edit 2.jpg
El mes de la Agroecología sirve como empuje para visibilizar todo lo que, en muchos puntos de la geografía nacional, ya está en marcha.

El mes de la Agroecología sirve como empuje para visibilizar todo lo que, en muchos puntos de la geografía nacional, ya está en marcha.

Manual de uso

¿Qué es la agroecología? Se trata, en pocas palabras, de una forma de producir alimentos respetuosa del suelo y de los ciclos naturales donde las herramientas principales tienen que ver con el conocimiento y el manejo, y no con el uso de insumos químicos. Según un listado desarrollado por la FAO (el organismo de Naciones Unidas que se ocupa de la alimentación) y las definiciones de la Renama (la Red Nacional de Municipios por la Agroecología), se trata de un método de producción que mejora la fertilidad de los suelos, reduce los costos de producción al evitar la dependencia de insumos químicos dolarizados (agroquímicos) y promueve el arraigo rural, ya que genera mano de obra. “La agroecología ayuda a robustecer la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios al tiempo que protege los bienes comunes naturales como el agua, el aire y el suelo”, definieron desde la Red.

Para Marisa Fogante, que es miembro de la Renama y también forma parte del equipo de la dirección nacional de Agroecología, se trata de un paradigma que conjuga presente y potencialidad a futuro: “es algo para seguir creciendo y que a su vez ya está presente como forma de producir alimentos. Estamos transitando en este tiempo esas dos cosas, la historia y la potencialidad de este camino”.

productos agroecologicos -desvio a la raiz.jpg
La agroecología mejora la fertilidad de los suelos, reduce los costos de producción al evitar la dependencia de insumos químicos dolarizados y promueve el arraigo rural, ya que genera mano de obra.

La agroecología mejora la fertilidad de los suelos, reduce los costos de producción al evitar la dependencia de insumos químicos dolarizados y promueve el arraigo rural, ya que genera mano de obra.

La pandemia, como en muchos otros aspectos, aceleró los cuestionamientos de parte de la sociedad en relación a la forma en la que se producen los alimentos: “Cada vez somos más quienes nos preguntamos qué comemos, de qué nos alimentamos y de dónde vienen nuestros alimentos”. Ante estos cuestionamientos, la respuesta es “el camino de la agroecología”. “Pensamos que podemos producir todos los alimentos que necesitamos, que hay un montón de agricultores transitando el camino y siendo parte de esta decisión de que los alimentos vengan de este tipo de agricultura y no estén contaminados”, dijo Fogante.

Red nacional de municipios

En el año 2016, por impulso de diferentes actores sociales, se creó la Red Nacional de Municipios y Comunidades que Fomentan la Agroecología (Renama) formada por agricultores, técnicos agropecuarios, municipios, entes gubernamentales, organismos académicos y científicos y organizaciones de base. El principal objetivo fue y es el de intercambiar experiencias y conocimientos para la transición hacia la agroecología del sistema agroalimentario argentino. En la actualidad la Renama es una red que incluye a 34 localidades argentinas (más una uruguaya y una española) y que agrupa a 180 productores que trabajan unas 100 mil hectáreas bajo ese paradigma agroecológico, con el asesoramiento de 85 técnicos.

productos agroecologicos -desvio a la raiz 1.jpg
La Red Nacional de Municipios Agroecológicos (Renama) ya lleva plantadas más de 100.000 hectáreas con un modelo respetuoso de la salud humana y el ambiente.

La Red Nacional de Municipios Agroecológicos (Renama) ya lleva plantadas más de 100.000 hectáreas con un modelo respetuoso de la salud humana y el ambiente.

¿Pueden convivir la agricultura llamada convencional con este paradigma que prescinde de muchas de las herramientas o insumos que, muchas veces, son presentadas como irremplazables? Para Marisa Fogante la respuesta es positiva: “en un país como Argentina, con toda su historia agrícola, estamos en un camino de convivencia. Apuntamos a que todos nuestros alimentos se produzcan bajo este paradigma, pero también sabemos que esta decisión no es inmediata, ni posible, ni viable. Para nosotros se trata de sostener el camino agroecológico no desde la confrontación, pero si desde el convencimiento”.

La pata estatal

Fogante consideró que si bien la agroecología como práctica existe desde hace ya muchísimos años la creación durante la actual gestión nacional de una dirección nacional “es una ganancia obtenida por la demanda creciente de los productores y consumidores que ponen en valor la agroecología y el conocer y reconocer cómo se producen los alimentos”.

Fue esa demanda creciente, así como la necesidad de una mayor visibilización, lo que desencadenó la creación de la dirección dentro de la estructura del ministerio de Agricultura de Nación, algo que permite enmarcar a la agroecología dentro de una política pública estatal. Eso, a su vez, ayuda a que se fomente una ley de apoyo y promoción, así como la discusión de otras variables que ayudan a darle sostén y presencia en normativas de otras dependencias estatales como por ejemplo el Senasa. “Hay muchas otras variables que, al existir la dirección como un organismo formal, tienen más visibilización y encastre en otras tantas políticas estatales, y eso es una gran ventaja”, puntualizó.