viernes 7 de enero de 2022
Ambiente | animales | perros | gatos

15 millones de perros y gatos callejeros, los beneficiados por el proyecto de presupuestos para Fauna Urbana 

La iniciativa espera ser tratada en la Cámara baja del Congreso de la Nación. Establece presupuestos mínimos para la fauna urbana y la educación en derechos animales. 

El proyecto de ley nacional sobre esterilización de perros y gatos y educación en derechos animales fue presentado nuevamente este año y espera su tratamiento en Diputados. Unos 15.000.000 de perros y gatos en situación de calle se verían beneficiados a través de atenciones primarias garantizadas por el Estado. Actualmente, la mitad de las provincias del país no tienen legislaciones vigentes de castraciones.

La Organización Mundial de la Salud estimó que en 2016, Argentina tenía entre 12 y 13 millones de perros y 6 millones de gatos callejeros. Sobre los canes, informó que hay un promedio de un perro cada cuatro habitantes, y en las principales ciudades del país, el 78% de los hogares tienen perro o gato. Sin embargo, solo hay 12 provincias que cuentan con leyes que garantizan un número anual de castraciones.

Que haya tantos animales tiene que ver con la enorme ausencia del Estado, que no brinda un servicio público, castración, desparasitación y vacunación”, dijo Florencia Callozo, abogada representante de la ONG Animal Libre (autora del proyecto) y directora del Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Morón.

Leer más ► "Los otros animales de la ciudad", la muestra inédita de fotos que visibiliza a los seres que conviven con el humano

Para la abogada se trata de atención primaria básica, lo que ayudaría a controlar algo tan palpable en el país como la superpoblación de la fauna urbana, es decir perros y gatos con o sin familia. “El único método de control ético es la castración”, aseguró Callozo en diálogo con Aire Digital, y recordó que se trata además del método recomendado por la Organización de las Naciones Unidas. “La castración evita que millones de animales estén deambulando por la calle, evita la mastitis en hembras, la transmisión de enfermedades sexuales, entre otras afecciones”, agregó.

De hecho, uno de los fundamentos del proyecto que volvió a presentarse este año a través de la diputada Cecilia Moreau, señala que “la superpoblación animal tiene su origen en la existencia de criaderos y en la ausencia de castraciones masivas, extendidas, tempranas y sostenidas en el tiempo”.

Educación

La obligatoriedad de la educación en derechos animales acompaña las atenciones primarias en el proyecto de ley, siendo los ejes de los presupuestos mínimos para fauna urbana y un factor clave para disminuir la cantidad de abandono de mascotas.

¿Por qué aún no existe la educación en derechos animales en las escuelas e instituciones educativas? Para los autores de la iniciativa nacional, la visión actual del Estado es que perros y gatos pueden transmitir enfermedades a los humanos (zoonosis), y por ello las decisiones que los afectan son dictadas por autoridades del área de Salud en la mayoría de las provincias.

Leer más ► El caso de Ángel, el perro violado y asesinado que sentó un precedente en la legislación contra el maltrato animal

“Así, el Estado no solamente los mata en forma indirecta al no ejecutar políticas públicas éticas (castra poco y no educa), sino que también los asesina en forma directa: las perreras, conocidas como centros de zoonosis o antirrábicos, los matan mediante inyecciones, encierro o ahorcamiento”, argumenta el texto.

Es necesario, entonces, que el Estado abandone esa visión con eje en la salud pública y comience a hablar de derechos animales, teniéndolos también como destinatarios en sus políticas. “No existen campañas donde nos informen sobre el derecho a la vida, la libertad, el hábitat y la salud de los animales”, señaló la abogada Callozo.

El proyecto de presupuestos mínimos para la fauna urbana sumó las voces de celebridades argentinas que apoyan su aprobación y cuentan, en videos difundidos en redes sociales, la importancia de contar con un mínimo de políticas estatales abocadas a los derechos animales.

“Es necesario que se apruebe esta ley y que se pueda cumplir”, expresó Callozo, de lo contrario “los animales seguirán muriendo en la calle por hambre, peleas, envenenados y golpeados por los humanos”.

La atención primaria básica en perros y gatos que conviven en urbes con las personas significa, más que el reconocimiento de sus derechos, la puesta en valor de los mismos. Simplemente, la abogada animalista lo consideró “una deuda histórica con los animales” que puede comenzar a ser reparada de una vez por todas.