jueves 16 de julio de 2020
Actualidad | Madeleine McCann |

Encontraron un nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann

Más diez años después de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann mientras veraneaba con su familia en la costa sur de Portugal, la investigación ha dado un nuevo giro con un nuevo sospechoso.

Más diez años después de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann mientras estaba de vacaciones con su familia en la costa sur de Portugal, la investigación ha dado un nuevo vuelco: la Scotland Yard ha identificado a un presidiario alemán de 43 años, que en el momento de la desaparición de la niña acampaba en su autocaravana en la zona, como nuevo sospechoso y lo ha convertido en el foco de sus pesquisas, según informa la BBC.

El caso, que dio la vuelta al mundo, estuvo marcado por la acusación de los padres de la niña, Gerry y Kate McCann, que tuvieron que limpiar su nombre, y el despido del inspector a cargo de la investigación. La policía portuguesa clasificó el caso en 2008, pero fue reabierto cinco años después. La policía británica decidió en julio de 2013 abrir su propia investigación, pero Scotland Yard había reducido drásticamente el número de investigadores movilizados en el caso.

Caso Madeleine McCann
Caso Madeleine McCann

Caso Madeleine McCann

¿Un nuevo sospechoso?

El hombre, cuya identidad no fue revelada, actualmente se encuentra en prisión, en Alemania. De acuerdo a la información recopilada por las autoridades, la noche de la desaparición de la pequeña británica este individuo estaba en las inmediaciones de Praia da Luz, y mantuvo una conversación telefónica que terminó poco más de una hora antes de que la niña desapareciera del apartamento.

El nuevo rumbo de la investigación apunta a que el alemán, un varón blanco que entonces tenía 30 años, se encontraba cerca de la Praia de Luz en el momento de la desaparición de la pequeña, de apenas tres años.

Leer más ► Un comisario que investiga el caso de Madeleine McCann brindó un detalle preocupante

La desaparición de Madeleine McCann | Tráiler oficial | Netflix

Según detalles ofrecidos por el equipo británico al frente de la investigación, el sospechoso, que tenía hace trece años el cabello corto y rubio, era de complexión delgada y medía en torno a 1,82 metros, frecuentaba el Algarve (región portuguesa donde desapareció Madeleine) entre 1995 y 2007, quedándose "durante días" en campings para su autocaravana, una furgoneta de camping Volkswagen T3 de principios de los años 1980, de colores blanco y amarillo y con matrícula portuguesa.

Al parecer, el alemán contaba además con otro vehículo, un Jaguar modelo XJR 6 de 1993, con matricula alemana, que transfirió a otra persona justo un día después de la desaparición de Madeleine, en mayo de 2007.

Jaguar modelo XJR 6 de 1993 Madeleine McCann
Jaguar modelo XJR 6 de 1993

Jaguar modelo XJR 6 de 1993

El 4 de mayo de 2007, el día después de la desaparición de Maddie, el coche fue registrado en Alemania, con el nombre de otra persona. Sin embargo, la policía cree que el vehículo todavía se encontraba en Portugal.

Quieren información de cualquiera que pueda haber visto ambos vehículos, que han sido incautados y actualmente están en posesión de la policía alemana.

Leer más ► Para un ex detective británico, la busqueda de Madeleine McCann es un "desperdicio de recursos"

Posterior detención

Más tarde, el sospechoso entró en prisión en Alemania por un "asunto no relacionado". Según Scotland Yard, el alemán tenía "condenas anteriores", pero se han negado a proporcionar más detalles. Actualmente, el sospechoso se encuentra bajo custodia de las fuerzas del orden alemanas, cuya Oficina Federal de la Policía Criminal, el Bundeskriminalamt (BKA), ha tomado la iniciativa en este aspecto de la investigación.

Madeleine McCann
Madeleine McCann

Madeleine McCann

Al parecer, el sospechoso recibió una llamada telefónica sospechosa a las 19:32 horas, que se prolongó durante 30 minutos. Esta llamada confirmaría su presencia en la Praia de Luz en el momento de la desaparición de la pequeña. Según la Policía británica, esa llamada podría ser "crítica" para la investigación.

Aunque para la Scotland Yard, según han sostenido, continúa siendo una investigación sobre "personas desaparecidas", ya que no hay "evidencia definitiva" sobre la muerte de Madeleine, la BKA lo ha clasificado como una "investigación de asesinato".