lunes 30 de marzo de 2020
Actualidad | Tucumán |

Caso Lucía: sentenciaron a 18 años al hombre que violó a la nena de 11

El tribunal encontró "responsable" al acusado, pareja de la abuela de Lucía.

La justicia tucumana condenó este viernes 14 de febrero a 18 años de prisión por el delito de "abuso sexual con acceso carnal" al hombre que violó a la nena de 11 años identificada como Lucía, a la que en febrero del año pasado le realizaron una cesárea a pesar de haber solicitado la interrupción legal del embarazo (ILE).

El tribunal encontró "responsable" al acusado, pareja de la abuela de Lucía, de "abuso sexual con acceso carnal, agravado por el grave daño a la salud de la víctima y por convivencia en concurso real" y lo condenó a la pena de "18 años de prisión accesorias legales y costas procesales".

El acusado, de 67 años, (su identidad se mantiene bajo reserva para preservar a la víctima) era la pareja de la abuela de la menor y permanece detenido, con prisión preventiva, por orden de María del Carmen Reuter, titular de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Integridad Sexual.

Las muestras del cordón umbilical y de la placenta que habían sido tomadas luego de la cesárea realizada a la menor fueron comparadas con el ADN del violador, el resultado fue positivo. y fue clave para comprobar la culpabilidad.

El caso salió a la luz a fines de enero de 2019, cuando la madre de la niña la llevó a un centro sanitario por un dolor de panza y los médicos confirmaron que cursaba un embarazo de 16 semanas.

La nena contó que había sido la pareja de su abuela quien la violó cuando ambos estaban solos en la casa. Posteriormente su madre realizó la denuncia el 5 de febrero de 2019, tras lo cual el abusador fue detenido.

La nena de 11 años fue derivada al Hospital del Este "Eva Perón" y, pese a que solicitó en reiteradas oportunidades la ILE, la autorización se demoró y el embarazo se extendió hasta la semana 25.

Cuando llegó la orden para que se haga la intervención, los médicos y enfermeros del Hospital del Este se declararon objetores de conciencia. Por eso, tuvieron que ser convocados para realizarla el cirujano José Gigena y su esposa, la ginecóloga Cecilia Ousset, quienes trabajan en otros centros sanitarios.

Tras revisar a la niña, los profesionales aconsejaron que sea sometida a una microcesárea, debido a que su cuerpo no estaba lo suficientemente desarrollado como para soportar otro tipo de intervención y a que sufría preclampsia (presión alta, con alto riesgo para la paciente).

Luego de la cesárea, la beba recién nacida, que apenas pesaba 660 gramos, quedó internada en grave estado, entubada y en incubadora, hasta que murió el 8 de marzo del año pasado por un colapso respiratorio.

Temas

Dejá tu comentario