menu
search
Viral |

Paramédica mantuvo con vida a la víctima de un accidente para que pudiera ver a su familia sin saber que era su hija

La profesional sufrió una gran conmoción tras enterarse quién era la persona herida que terminó falleciendo minutos después de su llegada.

Un lamentable y caótico episodio tuvo lugar en Calgary, Canadá, el pasado 15 de noviembre, cuando una madre auxilió a su propia hija sin saberlo. La joven estaba irreconocible por las heridas que le produjo el choque, y la paramédica solo pensó en mantenerla con vida, pero se llevó una triste sorpresa.

Todo comenzó cuando Jayme Erickson llegó al lugar con la intención de salvar a la joven, pero al ver la gravedad de sus heridas solo pensó en mantenerla con vida para que pudiera despedirse de su familia. Según se reconstruyó, a la socorrista se le solicitó brindar asistencia médica a las víctimas de un choque. Una vez en el lugar del incidente, ayudó a sacar a una joven desconocida del vehículo e hizo todo lo posible para curar sus heridas. Poco después, la adolescente fue trasladada a un hospital y perdió la vida.

Como socorrista, Jayme está acostumbrada a enfrentar estas situaciones, y muy profesionalmente se concentró en evaluar el estado de salud de la chica. Pero no la reconoció, por lo que regresó a su casa pensando en el dolor de los familiares de la chica cuando recibieran la noticia de su fallecimiento: la joven herida fue trasladada al hospital, pero no lograron reanimarla.

image.png
A la socorista Jayme Erickson se le solicitó brindar asistencia médica a las víctimas de un choque.

A la socorista Jayme Erickson se le solicitó brindar asistencia médica a las víctimas de un choque.

Poco después de llegar a su casa, llegaron agentes de la Real Policía Montada de Canadá (RCPM), con la tremenda noticia: la paciente fallecida tras el accidente era su hija, Montana, de 17 años de edad. La acongojada madre habló con la prensa días después, y recordó a su hija: “Era exitosa en todo lo que se proponía hacer y una nadadora entusiasta que quería ser abogada”, reveló. “Era una luchadora y luchó hasta el día que murió, y era hermosa”, aseguró.

Desde la estación de bomberos en Airdrie, y acompañada de familiares, paramédicos, policías y bomberos, la madre rompió en llanto varias veces. Al punto en que Richard Reed, un amigo cercano a la paramédica y quien presenció lo ocurrido, perdió la compostura varias veces mientras ella hablaba. Reed reveló que el conductor logró salir del auto, pero que la pasajera quedó atrapada con lesiones graves.

Erickson fue la primera persona en llegar al lugar”, contó Reed, un amigo de la familia. “En el camino de regreso expresó su dolor y frustración a sus compañeros, sabiendo que una familia probablemente había perdido una hija, hermana y nieta”, reveló.

image.png
La paciente fallecida tras el accidente era su hija, Montana, de 17 años de edad.

La paciente fallecida tras el accidente era su hija, Montana, de 17 años de edad.

Pero jamás sospechó lo que le iba a pasar: “Poco tiempo después de llegar a su casa, tocaron en la puerta. Era la Real Policía Montada de Canadá”, contó Reed. “Al entrar al cuarto, para su horror, se enteró de que la joven con quien se sentó en la parte trasera del vehículo para mantenerla viva para que la familia pudiera despedirse, y quien debido a la gravedad de sus lesiones era irreconocible, era su propia hija”, contó.