menu
search
Viral |

La hija de una mucama compró la casa que su madre limpió durante 43 años

Nichol Naranjo dice que estaba destinada a ser dueña de la casa que fue un refugio cuando ella era pequeña, donde su madre trabajaba los viernes haciendo limpieza.

De todas las casas que limpiaba su madre mientras crecía en Albuquerque, Nuevo México, Nichol Naranjo se enamoró de la que limpiaba su madre los viernes: una casa de mediados de siglo construida alrededor de un patio interior y decorada con antigüedades europeas.

Naranjo se sentaba debajo de un escritorio de Thomasville en la biblioteca y se imaginaba a sí misma dirigiendo un negocio, mientras su madre, Margaret Gaxiola, quitaba el polvo y pulía el escritorio. Se maravilló de las amplias habitaciones, la repisa de la chimenea, las vistas al patio con sus abundantes flores y fuente de agua.

“Pude verla yendo de habitación en habitación, soñando con todo lo que hay aquí”, dijo Margaret.

image.png
El escritorio bajo el que se sentaba Nichol Naranjo cuando su madre Margaret Gaxiola trabajaba como ama de llaves.JOHN BURCHAM - NYTNS

El escritorio bajo el que se sentaba Nichol Naranjo cuando su madre Margaret Gaxiola trabajaba como ama de llaves.JOHN BURCHAM - NYTNS

Ella dijo “aquí” porque en noviembre de 2020, su hija compró la casa que había limpiado durante 43 años, un resultado inusual pero natural de la cercanía que se formó entre la familia de un ama de llaves y la ex dueña de la casa, Pamela Key-Linden, que murió en 2018.

“Creo que siempre supe que algún día terminaría aquí”, dijo Nichol, ahora casada y de 44 años. “Se siente bien”.

La casa está en Ridgecrest, un barrio próspero con calles arboladas y un paisaje exuberante. A los ojos de una niña, la casa era una mansión rodeada de otras mansiones. No eran realmente mansiones, sino casas elegantes en un bonito barrio.

Pero la familia Gaxiola vivía a unos 20 minutos en Los Duranes, un vecindario de bajos ingresos dividido en dos por la ruta Interestatal 40 y conocido por su comunidad unida y su ambiente semirrural, con caminos de tierra, pequeños jardines, cabras y gallinas en los patios. Su casa era modesta: 89 m² y un baño.

image.png
La casa por fuera desde donde se puede ver un piano en la sala de estarJOHN BURCHAM - NYTNS

La casa por fuera desde donde se puede ver un piano en la sala de estarJOHN BURCHAM - NYTNS

En 1976, Margaret trabajaba en una florería. Tenía 29 años, estaba casada y tenía tres hijos pequeños. Necesitaba algo de dinero extra, y un amigo le habló de un trabajo de medio tiempo haciendo algunas tareas domésticas ligeras en uno de sus días libres.

En esa primera visita a Ridgecrest, Gaxiola quedó impresionada por la belleza del vecindario y de la casa de 278 m² de Key-Linden, elegantemente decorada.

Mientras Key-Linden le mostraba los alrededores, Gaxiola hablaba con un fuerte acento sureño que era difícil de entender, lo que la puso nerviosa. Las mujeres se pusieron de acuerdo para comenzar.

La familia de Gaxiola siguió creciendo, y los días que limpiaba, traía consigo a sus hijas menores, Mónica y Nichol, que nació en 1978. Las niñas miraban principalmente la televisión, aunque a Nichol, que era más activa, su madre le encargaba pequeñas tareas para mantenerla ocupada, como vaciar todos los cestos de basura y reemplazar las bolsas. El marido de Gaxiola fue contratado por Key-Linden para pintar la casa.

Mónica García, que ahora tiene 48 años y está casada, recordó que anhelaba las visitas a la casa de Key-Linden, donde miraba todas los adonos de sus muebles.

“Aunque tenía cosas grandiosas y hermosas, encontrabas una cerámica de Peter Rabbit metida en un estante o un juego de té en miniatura”, dijo Mónica. “Mi amor por los unicornios comenzó al verlos en casa de Pam”.

Visitar la casa cada semana se convirtió, para Nichol, en un vistazo a un mundo de abundancia. “Pam tenía televisión por cable, tenía cereal de marca. Su despensa parecía una mina de oro”.

image.png
Nichol Naranjo en la casa donde acompañaba a su madre a trabajar siendo muy chica JOHN BURCHAM - NYTNS

Nichol Naranjo en la casa donde acompañaba a su madre a trabajar siendo muy chica

JOHN BURCHAM - NYTNS

Cada vez más cerca

Key-Linden se había criado en Louisville, Kentucky, hija única de un hombre de negocios y una ama de casa. Cuando era joven, había vivido con su primer marido, un piloto de la Fuerza Aérea, en Gran Bretaña, donde compró y renovó una casa de campo histórica. Ella siguió siendo anglófila de por vida, dijo Tom Duhon, quien se hizo amigo de Pam cuando él estudiaba arquitectura en la Universidad de Nuevo México a principios de la década de 1970 y ella trabajaba en Sears. Más tarde, Key-Linden fue dueña de una tienda de telas, Beehive Fabrics.

Key-Linden realizaba viajes anuales a Gran Bretaña y se hospedaba en una casa de campo en un pequeño pueblo, dijo Duhon. De vuelta en Albuquerque, creó un jardín de estilo inglés y llenó las habitaciones de su casa con antigüedades, pinturas al óleo y otros muebles tradicionales comprados en sus viajes.

“Su casa estaba impecable”, dijo Duhon. Estantes con muchos tesoros. Tesoros cuidadosamente seleccionados. Todo tenía un significado”.

Cuando comenzó a limpiar la casa en cuestión, Margaret a menudo estaba sola. “La mayoría de las veces”, dijo, “Pam se iba a tomar el té con sus amigas, así que yo tenía la casa para mí sola”.

Después de unos años, dijo Margaret, ella y Pamela comenzaron a entrar en confianza y a compartir un poco sobre sus vidas. Pam, que estaba casada con el piloto pero no tenía hijos, expresó su calidez no con palabras sino con gestos, dijo Margaret. Compraba la gaseosa favorita de las niñas, Big Red, en la casa. Para Navidad, envolvía regalos con cintas y los arreglaba hermosamente para cada miembro de la familia Gaxiola.

Un día Margaret mencionó que se acercaba el invierno y necesitaba comprarle un abrigo a su hijo Gabriel. A la semana siguiente, dijo, Key-Linden le regaló un abrigo de Sears para Gabriel. Margaret se conmovió con el regalo.

image.png
Margaret Gaxiola sostiene un retrato de Pamela Key-Linden, la propietaria original de la cas y su antigua jefa JOHN BURCHAM - NYTNS

Margaret Gaxiola sostiene un retrato de Pamela Key-Linden, la propietaria original de la cas y su antigua jefa

JOHN BURCHAM - NYTNS

Hubo más amabilidad, como cuando Margaret y su esposo construyeron su casa, allá por 1980, y no podían permitirse completar la cocina con alacenas nuevas. Key-Linden estaba renovando su cocina en ese momento y se ofreció a darles sus muebles viejos.

“Esos gabinetes todavía están en la casa de mi mamá hoy”, dijo Nichol. Ese no era el único emblema de Ridgecrest en su hogar. “Teníamos este cisne de cristal, una pieza decorativa grande que Pam trajo de Inglaterra para mi mamá”, dijo Nichol. “Nos enseñaron a reverenciar a este cisne. A nuestros ojos no tenía precio”.

A medida que pasaron los años, Gaxiola y Key-Linden se divorciaron y perdieron a sus seres queridos, se apoyaron emocionalmente entre ellas y las familias se unieron más.

Los Gaxiola asistieron a la fiesta de cumpleaños número 50 de Key-Linden y a su boda con su segundo esposo. Key-Linden enviaba tarjetas a los niños en ocasiones especiales y les traía regalos. Cuando Mónica quedó embarazada de su hija Aleessa en 1995, Key-Linden organizó el baby shower en su casa. Ella también estuvo allí, en el funeral cuando Gabriel murió en 2017.

image.png
El comedor de la casa que Nichol Naranjo compró en 2020 y que su madre solía limpiar. JOHN BURCHAM - NYTNS

El comedor de la casa que Nichol Naranjo compró en 2020 y que su madre solía limpiar.

JOHN BURCHAM - NYTNS

Para entonces, Margaret había estado limpiando la casa durante más de cuatro décadas y se había convertido en un ama de llaves habitual.

“Entramos en muchas casas por la limpieza de mi mamá”, dijo Nichol. “Pude observar diferentes estilos de vida y personalidades. Nadie era como Pam. Ella se convirtió en una familia”.

Después de la muerte de Key-Linden, Gaxiola continuó limpiando la casa hasta que el segundo esposo de Key-Linden, Richard Linden, murió al año siguiente. Luego entregó sus llaves.

“Eso fue desgarrador, y pensé: ‘Eso también fue la mitad de mi vida’”, dijo Gaxiola. “Me estaba despidiendo. Esta no era una casa para limpiar. Era una segunda casa para venir y disfrutar.”

image.png
La sala de la casa que Nichol Naranjo compró en 2020 y que su madre solía limpiar JOHN BURCHAM - NYTNS

La sala de la casa que Nichol Naranjo compró en 2020 y que su madre solía limpiar

JOHN BURCHAM - NYTNS

La inspiración para su futuro

Para Nichol, la casa de Key-Linden había sido la casa de sus sueños desde que tenía memoria. Sus muebles le transmitían el sentido de cómo era el éxito y el buen gusto de los adultos. “Le dio una visión de su futuro”, dijo Gaxiola.

Cuando Nichol se casó con Dominic Naranjo en 1996 y compró su primera casa, llevó la influencia de Key-Linden a su vida adulta. Su familia, tiene tres hijas, organizó una fiesta anual de Nochebuena, inspirada en la que Key-Linden organizaba cada año.

Nichol decoró con elementos tradicionales como una repisa de chimenea falsa y retratos al óleo comprados en tiendas vintage, mostrando su decoración en Instagram y apareciendo en sitios de diseño. Ella también se convirtió en remitente de tarjetas y notas. Anhelaba un jardín en el patio.

De hecho, dondequiera que viviera Nichol en Albuquerque, Ridgecrest seguía siendo el vecindario definitivo a sus ojos, el lugar donde se visualizaba a sí misma. Y no cualquier dirección de allí.

“Pam nos llamaba: ‘Oigan, esta casa cerca de mí está en venta”, dijo Naranjo. “Lo miraba, pero no estaba bien. Yo decía: ‘Pero Pam, no es tu casa’”.

image.png
El patio con la fuente y el jardín florecido que siempre Nichol quiso tener en una casa propia JOHN BURCHAM - NYTNS

El patio con la fuente y el jardín florecido que siempre Nichol quiso tener en una casa propia

JOHN BURCHAM - NYTNS

“Fue tan emotivo”

Después de la muerte del esposo de Key-Linden, Gaxiola se enteró de que los custodios de la herencia, que incluía a su amigo Tom Duhon, planeaban poner la casa en venta. Ella le dijo a su hija. Nichol y su esposo, que trabaja en ciberseguridad, inmediatamente quisieron comprar la casa. Pero primero, Nichol llamó a su hermana.

“Ella me preguntó: ‘Hermana, como eres mayor que yo, ¿estás interesada en comprar la casa de Pam?’”, recordó Mónica. “Le dije: ‘No, pero si lo estás haciendo, sería hermoso. Honraría no solo a Pam sino también a mamá’”.

Nichol contactó a los abogados y dijo que quería comprar la casa y todo lo que había en ella. Debido a la pandemia, el proceso se prolongó durante casi un año. Mientras tanto, algunos de los contenidos de la casa fueron donados o vendidos a otros.

Cuando finalmente se mudó, Nichol se sintió abrumada por los recuerdos de su viaje personal. Su padre había pintado esas paredes. Su madre había limpiado esas habitaciones. Ella misma había vaciado las papeleras de niña. Ella y su esposo pagaron casi U$S472.000 por la casa.

“La huella dactilar de toda mi familia está en esta casa”, dijo. “Fue tan emotivo”. Para Margaret, venir a la casa en Ridgecrest de esta nueva forma ha sido un giro feliz. “Ahora vengo como invitada”, dijo. “A veces todavía quiero levantarme y recoger algo o guardar algo. Tengo que contenerme”.

Al principio, Nichol estaba paralizada a la hora de tomar decisiones de diseño. Finalmente estaba viviendo en la casa de Pam. Pero ese era el problema: en su mente, era la casa de Pam.

Su instinto inicial fue tratarlo como un santuario, manteniendo los colores de pintura en las paredes. Pero lentamente, la nueva dueña comenzó a visualizar su propio toque en la casa.

“Me di cuenta de que gran parte de mi deseo de mantener la casa igual era no decepcionar a nadie en la vida de Pam”, dijo. Cuando se dio cuenta de que a nadie le importaba, “fue liberador”.

Duhon se ha mantenido en contacto con Nichol y la visitó desde que ella compro la casa de Key-Linden. Él ve similitudes entre las dos mujeres en su deseo compartido de una hermosa casa y su visión para llevarla a cabo.

Nichol ha quitado la alfombra de pared a pared en toda la casa para exponer los pisos de madera originales, y ella y su esposo tienen la intención de cambiar el techo de tejas españolas a algo más parecido a listones de cedro. Ella está, por fin, haciendo suya la casa.

Pero hay todavía algunas pinturas que estaban de cuando Key-Linden vivía allí. Hay una silla en el comedor y un lavatorio en el tocador que Key-Linden trajo de Gran Bretaña.

En el dormitorio principal, Nichol tiene el escritorio antiguo de Thomasville que perteneció a los padres de Key-Linden, bajo el cual ella solía sentarse y soñar.

“Hemos vivido algunos momentos difíciles en nuestra vida”, dijo. “Este siempre fue un lugar para venir y recuperar el aliento. Y soñar.